ETA y sus ritos de paso


(Hoy han matado a un ciudadano libre. ¿Por qué? Sigo sin saberlo… ante la impotencia, sólo se me ocurre analizarlo, y rezar para que no me maten…)
El pensamiento único campa a sus anchas por sectas, religiones, partidos políticos, movimientos y cualquier otro modo de organización social que tenga como base la adopción de cierta verdad. ETA, Euskadi ta Askatasuna (Patria Vasca y Libertad), en ese sentido, es toda una institución totalitaria, con sus ritos de pasaje, sus rituales de adopción, su universo simbólico y sus pruebas iniciáticas que desembocan todas ellas en lo que sus militantes llaman «ekintza«, la acción.

Una de sus pruebas, la que realmente te hace miembro honorífico de la secta, consiste en el asesinato. Uno no se puede sentir integrado en el movimiento si no ha pasado por ese rito de iniciación. Antes de eso, se encuentra en un proceso de liminalidad, como diríamos los antropólogos, es decir, vive a caballo entre dos tierras. Hasta llegar a esa secuencia de indeterminación hay que pasar por un camino largo y angosto. Primero, por el desencanto ante una situación social asfixiante construida a base de símbolos y discursos políticos de dudosa reseña: la opresión e invasión del Estado Español. Luego, el adoctrinamiento político y social sobre un ideal o idea fuerza: la liberación del pueblo oprimido. Sigue el empuje rebelde y la aceptación del grupo de referencia, creando sentido a la vida de los adeptos-militantes: los libertadores como agentes que han de dar solución al conflicto y liberar al pueblo oprimido. Y el problema radica en el mensaje y sobre todo, en el apoyo visceral a ese mensaje de parte de la sociedad civil. El joven, aún excesivamente influenciable a las modas y corrientes que surgen externamente a su propio pensamiento, se deja llevar inefablemente por los acontecimientos buscando un mensaje salvador a una vida sin sentido. Se reafirma con valores que no son suyos, como el asesinato o el chantaje, y empieza a hacer suyos mensajes que nunca estuvieron en su ideal de un mundo mejor. Más tarde, el cerco se estrecha y el deseo de ser un miembro para la causa se fortalece con la acción del grupo, la «ekintza«. Y llega el día del bautismo de sangre. Es ahí donde fallan todos, porque los rituales de sangre pasaron a la historia. Ya no se trata de matar por reivindicar algo, si es que exista algo en esta vida que se pueda reivindicar con sangre, se trata de matar para poder pasar con éxito un ritual establecido desde hace tiempo. Sólo se es un buen etarra si se ha sellado el rito de pasaje con sangre. Y tras el macabro rito, la desesperación, porque las salidas de un etarra son bien claras: la cárcel, el exilio o la propia muerte. Y es en esa cadena desesperante de acontecimientos donde se cometen las más horribles de las acciones. Ya no hay salida, y la única posible es aumentar el grado jerárquico dentro de la organización. ¿Y como se consigue? Con más violencia, más sangre, más rito.

¿Como solucionar el problema de ETA? Primero, abolir todos los mensajes de antiguos héroes que consiguieron victorias en el campo de batalla, antiguos y modernos. Toda revolución que se consiguió con sangre no es una auténtica revolución… entonces, ¿por qué seguimos llamando libertadores de la patria, salvadores, héroes, a todos aquellos que empuñaron un arma en contra de su prójimo? ¿Por qué nuestra cultura está llena de héroes emancipadores y libertadores que tienen tras de sí un pasado sangriento? ¿Por qué no se eliminan esos mensajes? Los militantes de ETA tienen la esperanza de ser recordados como los héroes que libertaron su patria. El problema es que ese mensaje de libertador está caduco en una sociedad civil que presume de cierta madurez.

Otro mensaje erróneo: la necesidad de una revolución. Y viendo que el mensaje interno de la organización es el de la revolución, el siguiente paso, como en casi todas las revoluciones, es el enfrentamiento civil a gran escala. Es decir, la matanza indiscriminada de vascos contra vascos en una guerra que cualquier día puede estallar.

¿Se puede evitar esta guerra? Sí… Primero, cambiemos los métodos y los mensajes. Los Etarras se autodefinen como personas marginadas ya que han decidido pasar por un umbral que requiere esa marginalidad. Se autodefinen y autoafirman cada vez que se acercan a algún preso etarra que ha sido torturado o alejado de su país. Pues bien, dejemos de torturarlos y acerquemos los presos a sus tierras. Ahí empezamos a minar sus argumentaciones. Tampoco debemos alimentar sus ritos. Es decir, hacer leyes antiterroristas o tratarlos como terroristas. Hay que tratarlos como asesinos, si han asesinado, y como extorsionadores, si han extorsionado. Con eso se consigue despejar y/o anular cualquier aureola mágica que les pueda dar sentido y causa.

Y por supuesto, no podemos dejar de lado el gran problema vasco: el sentido de independencia. ¿Qué hacer con eso? Única y exclusivamente se me ocurre una cosa: ser democráticos en las buenas y en las malas. Es decir, si el pueblo vasco desea la independencia, que se le otorgue. Y fin del conflicto.

(Foto: tumba en la mezquita catedral con una simbología clara hacia la cárcel temporal de la vida. Mezquita de Córdoba, septiembre de 2005)

La Caixa de Catalunya y otros trapicheos


Recibo asombrado una carta amenazante de un gabinete de abogados. El motivo, el impago de una deuda que tengo con La Caixa de Catalunya de, agárrense si pueden: 0,01 €. Esta deuda tiene una historia tan larga que ha acumulado la indecente cantidad de 40,40 € en concepto de intereses de demora. ¿Y es posible que una deuda de 0,01 € pueda ocasionar tantos intereses? Realmente no me importa pagar esa deuda si la considerara justa, procedente o justificada. El problema tiene una trascendencia que, a mi parecer, es mucho mayor. Pasaré a explicarlo. Resulta que cuando te matriculas en cualquier universidad te incitan en algunos casos o te obligan en otros a abrirte una cuenta en un banco o caja de turno. En este caso, ocurrió en la Universidad Autónoma de Barcelona, la cual, para poder ofrecerte el carnet de estudiante, te obligaban a darte de alta con La Caixa de Catalunya. Por supuesto, es una cuenta que nunca utilicé. La prueba de ello es que mi deuda acumulada, que sigo sin saber porqué se ocasionó ya que nadie de La Caixa de Catalunya desea informarme, es de 0,01€, deuda que por cierto, ha sido puesta en las feas listas del Asnef.
Aquí hay algunas rabietas que deseo expresar, porque al fin y al cabo, estas cosas de la burocracia, de las máquinas, y de los números mal interpretados solo sirve de rabieta. La primera: ¿por qué las Universidades te obligan a tratar con un banco y una caja de ahorros determinada? La segunda: ¿Por qué el banco o la caja de turno, toma tantas molestias en cobrar una deuda de 0,01 malditos euros? La tercera, ¿puede hacer algo la sociedad civil ante este tipo de abusos y atropellos sin que eso que haga suponga un coste mayor que esos 0,01€?
Uno siente rabia, ya no por lo que reclaman, sino por como funciona el mundo de la burocracia… Y uno siente admiración de lo que las Cajas y Bancos son capaces de hacer en momentos de crisis… Porque reclamar 0,01€ y cobrarte además más de cuarenta euros de intereses de demora…

Prince’s Street


La verdad es que las frías tardes de otoño invitan al recuerdo y a la melancolía mientras vemos como arden las brasas en el fuego de la chimenea. Eso hacía mientras me peleaba con la tesis y miraba viejas fotos de antropólogo naufrago por lugares y terrenos comunes y no comunes. Me topé de repente con Escocia y todos sus recuerdos. Un día me levanté desesperado. No me habían dado ninguna beca y los ahorros que traía de Barcelona se me acababan. Decidí adelantarme a los acontecimientos porque ya en febrero de 2007 la cosa empezó a volverse desesperante. Mi sueño era hacer la tesis doctoral, y nada ni nadie podía impedirlo. Ni siquiera hacía dos meses que habíamos empezado con la editorial y todo era bucear en el mundo de la inocencia y la incertidumbre. Llamé a mi amigo Carlos una fría tarde de febrero: «Tete, me marcho a Escocia»… Carlos me pidió un par de días… Estaba trabajando y me dijo que si me esperaba un par de días vendría conmigo. Lo dejó todo y yo también. Y ese día no supe hasta qué punto mi vida iba a cambiar para siempre. Tardamos algunos días en atravesar toda España, toda Francia, cruzar el Canal de la Mancha y atravesar toda Inglaterra para luego, días más tarde, y casi helados, atravesar toda Escocia hasta llegar primero a Edimburgo y más tarde a las Highlands… al norte del norte… Prince‘s Street la recuerdo especialmente como una calle en la que la incertidumbre y el miedo reinaba en nosotros… ¿hacia donde ir? ¿qué hacer? Yo creía tenerlo claro… En Findhorn, mucho más al norte, estaba mi trabajo de campo. Estuve casi dos meses… Carlos prefirió quedarse en Prince‘s Street, en Edimburgo… donde estuvo casi un año…
(Foto: Realizada desde la otra orilla de Prince‘s Street, en pleno febrero de 2007, en Edimburgo…)

El abrazo imposible…


El amor es una herejía, una utopía por venir… Me refiero al verdadero amor, ese que pretende entrega, que mira al otro por encima de nuestros intereses, que se sacrifica, que muere, por salvar al otro. Y a veces esa muerte es incomprensible y se torna locura. Amar sin poseer, amar sin hacer de tu vida, su vida, como nos decía el poeta… Es como un abrazo imposible, como un lugar fuera de cualquier lugar y un tiempo fuera de cualquier tiempo. El amor puede expresarse, de hecho, a veces lo hace, pero pronto es contaminado por los ruidos mentales, por los miedos, por la sinrazón… Amar es tan difícil… no estamos preparados para ello, no se nos educa para ello. Y por eso desconfiamos y tenemos miedo… El amor que atrapa no es amor. Sólo el amor silencioso, el que se escurre por entre los dedos y salpica a cuanto llega… Quiero amar, a cual Quijano que en su locura busca una Dulcinea inexistente… Quiero amar, sin ser amado…

(Foto: Abrazo imposible en Mount Abu, India, octubre de 2008)

El Corazón del Cielo…


Tengo sangre gitana. Hace años decidí buscar un lugar tranquilo y lo encontré en La Montaña de los Ángeles. Soy un vagabundo, pero quería tener un lugar donde guardar mis libros y mis pequeños tesoros. Así que encontré este hermoso lugar y lo convertí en mi cuartel general. No un lugar donde vivir toda la vida, pero sí un lugar donde volver siempre. Así solucioné mi doble necesidad: la necesidad de tener un lugar en el mundo y la necesidad de vivir viajando por todo el mundo. Soy antropólogo, lo llevo en las venas.

Esta forma de pensar tiene sus ventajas y sus problemas. Por ejemplo, en el mundo de las parejas. Otra doble necesidad, otro desdoblamiento: necesito estar solo y poder viajar. Pero también amo el mundo de pareja y de familia. ¿Cómo resolverlo? Aún no lo sé… Quizás deba encontrar a alguien especialmente extraña, una ciudadana del mundo, libre, independiente y adulta. En mi caso es más difícil porque, además, necesito que tenga cierta sensibilidad espiritual. Y aquí la cosa se complican… Pero no hay prisa por nada… El universo siempre nos ayuda a encontrar aquello que deseamos…

Por lo demás no debo preocuparme. Sólo debo dejarme llevar por lo que dicte el corazón, que al fin y al cabo, es el único que sabiamente nos lleva por el camino verdadero. El ruido mental solo sirve para confundirnos. Como decimos en antropología, “los guardianes del umbral” están ahí para llenar nuestras vidas de miedo e indecisión. No les hagamos caso… sigamos nuestro corazón… el corazón del cielo… que es el que nos arrastra irremediablemente hacia el camino de la felicidad…

(Foto: Pintura de Emilio Maldonado. «Desdoblamiento».)

Mantente hueco y serás lleno…


Es domingo, día de recogimiento, de meditación, de entrega a la vida interior, que no a la anterior, de la que debemos, sin duda, vaciarnos a cada momento… Tengo en mis manos el libro «La Palabra y el Tao», de Mario Conde… un libro que nos ha dado muchas alegrías internas y que ha supuesto un gran esfuerzo editorial. Estoy releyendo algunos de sus apartados al mismo tiempo que miraba, por internet, la página de la excelente revista Namaste, de la que ya hablé… Allí, en la página y también en el libro, me encuentro unos versos del Tao que me persiguen especialmente en estos días en los que la reflexión se perpetúa en el fluir, en el dejarme llevar por la vida que viene… y no por la que se fue… La melancolía o la derrota no ayudan en el camino del guerrero… sólo el ánimo, el entusiasmo y la fuerza interior pueden arrebatarle a la vida momentos de optimismo… Los comparto por su intensidad…

Doblégate y serás entero.
Enróscate y serás derecho.
Mantente hueco y serás lleno.
Destrúyete y serás renovado.
Ten poco y ganarás.
Ten mucho y estarás perdido.

(Foto: Portada del libro «La Palabra y el Tao», editado por nosotros en www.editorialnous.com )

APADRINA UN LIBRO…


Son muchos los autores e investigadores noveles que por falta de medios o iniciativas empresariales no ven publicadas sus obras. Muchos creen que el mercado editorial está saturado, nosotros partimos de la filosofía de que aún quedan muchas buenas obras por escribir y muchos buenos autores por descubrir. Por ello, queremos potenciar la oportunidad de que todos puedan publicar para ser conocidos. Para luchar contra la escritura del No, y especialmente en tiempos de crisis, proponemos el apadrinamiento de libros y autores que de otra forma quedarían en el anonimato.
Como ya sabéis, Editorial Séneca destina sus beneficios para apadrinar cuantas obras sean posibles, según el volumen de ventas y ganancias. Pero nos damos cuenta que nuestra buena voluntad no es suficiente. Así, existe la posibilidad de que empresas, fundaciones, asociaciones, instituciones o particulares financien o apadrinen dichas obras.
Si eres particular, institución o empresa y deseas apadrinar un libro, ponte en contacto con nosotros y te explicaremos como hacerlo. Existen diferentes formas de apadrinamiento que pueden ayudar al fomento de esta iniciativa.
También puedes colaborar de forma anónima con nuestro Fondo Editorial. Los importes remitidos serán invertidos en la edición de obras de autores noveles o, si lo deseas, también puedes suscribirte de forma mensual a partir de 30€. Con ello, ayudarás a potenciar nuestro fondo editorial y tendrás derecho a recibir un libro al mes siempre que lo solicites.

Más información en:

(Foto: Antonio Tellado, el autor del libro «Última Memoria», firmando libros en el acto de presentación del mismo en Málaga. Un libro apadrinado por Editorial Séneca, noviembre de 2008)

HOY NO COMPRO NADA…


Hoy nos llega la campaña mundial nacida en Estados Unidos para incitar al consumidor compulsivo a que se quede en casa viendo la tele, leyendo un libro o simplemente, realizando actividades que no requieran la utilización de la tarjeta de crédito o el dinero para… En fin, vayan de paseo, miren un atardecer, busquen la felicidad en las cosas reales de la vida, precisamente aquellas que siempre son gratuitas y generosas, como el amor o la amistad. Prometo no consumir, entre otras cosas porque me sería imposible. Y prometo ser generoso y repartir sonrisas y alientos a todos aquellos que lo soliciten… y paseos, atardeceres, sueños, leyendas, trozos de vida sentida, adheridas a la corriente más profunda de la existencia… en definitiva, prometo ser humano, y repartir todo aquello que no pueda meter en mi mochila, y sí en mis manos…

(Foto: Javier León consumiendo tiempo, paseos y melancolía en la Bahía escocesa de Findhorn, marzo de 2007. Foto, además, utilizada para la portada de uno de nuestros libros: «Fórmulas y oraciones para la vida cotidiana»… Ideas de los creativos…)

Bombay no es un paraíso…


Ya lo relaté en el viaje que hice no hace más de un mes a esa ciudad. Bombay en particular y la India en general no son un paraíso. Ahora se me pone la carne de gallina cuando veo lo que ha ocurrido y entiendo porqué había tanta seguridad a la entrada de templos, hoteles y cualquier otro lugar público. Entramos varias veces al hotel Taj Mahal, justo detrás de la Puerta de la India, ese arco triunfal que daba la bienvenida a los que antiguamente llegaban en barco. El motivo de la visita era meramente funcional. Subíamos a la última planta del hotel buscando uno de los mejores retretes de toda la India. Y allí, durante eternos minutos, descargábamos nuestras necesidades turísticas. Nunca podría haber imaginado que ese mismo lugar, tan hermoso y espléndido por dentro y por fuera, iba a sufrir un atentando como el que hemos visto en estos días. Así somos la raza humana… capaces de lo más maravilloso y lo más terrible…
(Foto: Hotel Taj Mahal tras «La Puerta de la India», en el malecón de Bombay, octubre de 2008).

Caminando hacia el Progreso…


Sigo escuchando, para mi asombro, contundentes afirmaciones en contra de las energías renovables, perdón, de la mierda esa que nos quieren meter, perdón, de las placas solares. ¿Son las placas solares una «mierda que nos quieren meter»? Hoy he asistido a una mesa-debate sobre desarrollo sostenible. Nos han repartido unas carpetas de plástico con algo de información… Sin duda, la persona que compró las carpetas de plástico no estaba pensando conscientemente que iban destinadas a una mesa-debate sobre desarrollo sostenible. Es como aquella concejala de Tenerife que dijo que en su localidad no existía ninguna Organización No Gubernamental con el nombre de ONG. Pero es que somos así. El progreso lo hacemos a base de porrazos y barbarismos. Y cuidado, porque muchos confunden progreso con crecimiento. Esa manía de pensar que sólo se progresa si crecemos… ¿No se dan cuenta de que no podemos estar creciendo hasta el infinito? Alguien se quejaba hoy de que la población no crecía… ¿y por qué eso iba a ser una mala señal? Pues eso, que nos quieren meter la mierda de las placas y con eso destruir los recursos endógenos de nuestra población… Así nos va…
(Foto: Placas solares en el Parque Natural de Hornachuelos, noviembre de 2008)

Busco Electricista… en el Banco del Tiempo…


COSAS SOBRE EL TRUEQUE MÍNIMO…

Me quedé hace meses sin presupuesto para acabar la casa-sede de Séneca y la estoy terminando como puedo. Se puede decir que la casa está ya casi terminada, a falta de los últimos detalles, por ejemplo, la electricidad (supongo que por eso ayer noche escribí eso de que Dios es Oscuridad). Como no tengo más presupuesto, ando buscando un electricista que desee hacer un trueque mínimo, como los que hacen en los Bancos del Tiempo que ahora están tan de moda. Así que si eres electricista, cambio tus servicios a cambio de los míos. Ya sabes que soy antropólogo y editor. Te puedo editar un libro, dar una charla sobre utopías, acompañarte en un viaje de carácter cultural o ceder mi casa para que disfrutes de unas semanas de vacaciones rurales en un paraje increíble y único. Mi idea, al final, es convertir la primera planta en sede de la Editorial y la segunda en casa rural para que se pueda mantener. Así que si aceptas el trueque…

(Foto: Preparando la reunión con el comité editorial de Séneca una vez gorreada la luz al bueno de mi vecino Francisco, noviembre de 2008)

DIOS ES OSCURO…


Cristo dijo que él era la Luz, el Camino y la Verdad… Tenía toda la razón… Los hijos de lucifer, los hijos que consagran templos en honor a cualquier Dios, también reclaman Luz… ¡luz, más luz! Dicen en sus rituales. En eso están de acuerdo. Y es que sólo desde la lucidez se puede acceder al plano de Dios, porque Dios, en su extremidad más elevada, es oscuridad. De ahí que la luz sea necesaria para manejarnos con nuestra linterna interior en tanta oscuridad cósmica. Por eso los soles y las estrellas son el ejemplo vivo de lo más cercano a nuestra necesidad: luz. Una de las particularidades de la luz es que hace las cosas visibles, de ahí que Lucifer intente rebelarse al orden establecido, donde todo es oscuridad, y pretenda iluminar la mente de lo humano para que éste salga de su ignorancia y pueda ver a su alrededor con la luz interior. Sectas y religiones de todo el mundo se han atrevido a seguir las indicaciones de los seres de luz, aceptando con suma normalidad que la luz es el camino y que desde ella veremos el rostro de Dios. Y es aquí donde viene la contradicción, ya que Dios no tiene rostro y además, es una eterna oscuridad que jamás podremos iluminar con nuestras linternas internas… Entonces… ¿como resolver esta paradoja? Preguntemos a Prometeo, que nos metió en este lío…

«¡Cómo has caído de los cielos, Lucero, hijo de la Aurora! ¡Has sido abatido a la tierra dominador de naciones! Tú que dijiste en tu corazón; ‘Al cielo subiré, por encima de las estrellas de Dios alzaré mi trono, y me sentaré en el Monte de la Reunión en el extremo Norte. Subiré a las alturas del nublado, y seré como el Altísimo.» (Is 14.12-14)

(Foto: Extraña forma tomada en la Mezquita de Córdoba en 2006).

¿Tú habeg estado allí, Sharlie?


Lo dijo el barón Munchausen, en versión de Jack Pearl. Porque para un antropólogo es importante el estar allí. Al menos eso defiendo yo, que de tanto empeño que pongo en «estar allí», con el otro, entendiendo sus sistemas de vida y de creencias, me está costando la tesis y algo más… Antes, los primeros antropólogos que luego se hicieron famosos contando relatos y aventuras, solían tener o gozar del mecenazgo de algún rico a sueldo que ponía medios y lo que hiciera falta para demostrar su generosidad en pro de la investigación. Ahora, ese mecenazgo ha quedado atrapado y encapsulado en manos del Estado, y resulta casi imposible, a no ser que te las ingenies reinventando la economía antropológica, el «estar ahí». Pero yo sigo en mi empeño, y quizás, si todo sale bien, esté en Copenague estas navidades visitando, entre otras cosas, la famosa comunidad de Cristiania. Excusa perfecta para reencontrarme con la utopía, la personal y la humana. Y por favor, no me pregunten para qué sirve la antropología… sólo sé que no sirve para ganar dinero…
(Foto: Con una nómada en el Desierto del Gobi, Mongolia, Julio de 2007)

El Teatro de la Vida Estrecha


Ayer paseaba, antes de volver a La Montaña, por el madrileño barrio de Lavapies. El vivir lejos de las grandes ciudades te hace observar más de cerca a esa colmena humana que se enjambra amontonada en paneles diminutos en un hormiguero casi imposible. Miraba con cierta curiosidad esa masa que se agolpaba en las calles, cada uno con su historia, cada uno con sus problemas, con sus familias, con sus alegrías y con sus miserias. Parecía como el telón de un gran teatro que se abría poco a poco a medida que me insertaba en sus calles. Intentaba mirar a los ojos de las personas pero era casi imposible porque en ellos no había mirada. Eran opacos, vacíos, llenos de preocupaciones, de citas, de compromisos, de problemas. No había hueco para un halo de luz, para un aliento que fuera de otro mundo. Parecían cajas vacías que representaban un papel, empeñándose en creer que el personaje era lo real, y que más allá de ese telón de acero y asfalto, no había más vida, ni más realidad. Volví algo triste. Me hubiera gustado pararme y parar a la gente, mirarles a los ojos, abrazarlos. Pero eso era imposible, porque yo también, en el teatro de la vida estrecha, estaba representando mi papel…
(Foto, calle Lavapies, esquina con el Teatro de la Puerta Estrecha, Madrid, noviembre 2008)

Paracaidatus: Noticias desde Barcelona…


Escribo desde Madrid… llegué ayer para una reunión sobre Séneca y me marcho hoy mismo antes de que con el poco dinero que me queda no tenga ni para pagar el billete de vuelta. Recibo un informe del Editor Paracaidista desde Barcelona que dice lo siguiente:

«Una buena noticia: el Corte Ingles de Francisco Macia tiene los libros del Tao y alguna merchan de pechos turgentes y finos tobillos los ha colocado con mimo y cariño porque han quedado de forma esplendorosa, un montículo muy visible en medio de las novedades ……………..eso si tete nos falta tener expositores:
hay papar toy pensando coge la fonovolumen del Richard y roba unos cuanto a los de planeta que les sobran depue los repintamo pa que nos lo compre los payos jarrrr

un abrazo paraeditor»

Si no fuera por el cachondeito que nos traemos ante los problemas de la vida y el humor punzante de mi querido Paracaidatus, todo andaría vete tú a saber donde…

ARTE


El Arte tiene muchas formas de manifestarse… sin duda, tiende a hacerlo apoyándose de los artistas, creyendo los artistas que el Arte es algo suyo, cuando realmente, tan sólo son expresiones de un Espíritu mayor al que desde nuestra ignorancia, llamamos Arte… Pero a veces también se apoya en la naturaleza o en el universo, no habría más que contemplar cualesquiera de sus manifestaciones para darnos cuenta de ello. Pero cuando desciende a lo humano, ese Espíritu nos atraviesa de un plumazo, y cuando lo hace, pretende poseernos y manifestarse como puede ante el interlocutor que somos nosotros. Y dependiendo de lo que en ese momento pase por el estómago, la cabeza o el alma de ese interlocutor, el Arte se expresa de una u otra forma, o toma formas, colores y sonidos de una u otra musicalidad. Sin duda, por algún motivo, el Arte nos atraviesa con una intensidad tremenda, dotándonos de un oficio que nos otorga nobleza y rectitud. Y lo hace con una fuerza inusual. Podemos verlo en los cuadros, en la música, en la danza, en la escritura, podemos sentirlo en cada pulsación. Deberíamos ser más sensibles a ese Espíritu. Deberíamos empezar a desnudarnos de nosotros mismos, de nuestra personalidad, de nuestros conflictos, de nuestra experiencia, como diría Krishnamurti, para llenarnos de fluidez y dejar que, desnudos, el Arte se manifieste desde lo que es: Vacío y Plenitud… Deberíamos romper con nuestro estilo propio y dejar paso al Estilo, como cuando en el Perfume, el protagonista del libro es capaz de encontrar la quintaesencia de los olores, el Amor, hipnotizando a todo aquel capaz de percibirla.

(Foto: Cuadro del artista Emilio Maldonado /http://maldomado.blogspot.com/ / Título: Haiku del Funámbulo)

AMIGO BOB


Ciertamente, el tiempo pasa inexorable para todos. También las oportunidades, los encuentros, las experiencias. Hacía años que no recibía noticias de mi amigo Bob. Era más que un amigo en aquella época de estudiantes desmadrados en la que compartíamos pisos, mujeres y batallas para hacer que la juventud que llevábamos dentro no se malgastara en cosas que no valieran realmente la pena. El fue testigo directo de nuestro primer proyecto editorial cuando tan solo contábamos veintipocos años. Fue una revista universitaria de relativo éxito que luego quisimos ampliar a un mercado más amplio y, como no podía ser de otra manera, fracasó en el intento. Pero de aquel fracaso quedó la espinita que luego se transformó en lo que ahora es Séneca. Así que, amigo Bob, ya lo ves, no hay mal que por bien no venga… También recibí varios y simpáticos bautizos por su parte: Muelles, Charli, Jordi, Cartones… y alguno más que ya no recuerdo… ¡disfrutaba tanto con esos apodos! En fin Bob, has conseguido sacarme al palacio de la nostalgia de aquella Linares de estudiantes de los años noventa y te estoy muy agradecido… Espero que los encuentros con hombres notables sigan por esas extrañas sendas que sólo Dios conoce…

La Experiencia de estar Atentos


Es difícil en un mundo de tanta confusión el poder centrar nuestra mirada en el eterno ahora. El estar atentos es estar despiertos, y el estar despiertos supone la privación de elección, la privación de división. No necesitamos elegir porque nos dejamos fluir por la experiencia del presente. Y entonces ocurre lo hermoso. Somos poseedores de nosotros mismos, que es el mayor de los dones posibles. Y nace la lucidez, una lucidez que está más allá del pensamiento divisorio y distorsionado. La atención es producto de la renuncia a la experiencia pasada para reencontrarnos con la vivencia del ahora. Sólo tenemos que mirar con fijeza el mundo que nos rodea, respirar profundamente y ser partícipes de este instante único y verdadero de la experiencia real. Mirar más allá de la forma divisoria, del texto discontinuo que la mente nos describe. Suspirar ante la belleza de un instante irrepetible. Y alcanzar con ello todo el movimiento circundante, nuestro palpitar interno y el palpitar universal, el latido de todo aquello que se mueve en la eterna Quietud. Estemos atentos… dejémonos llevar… Trascendémonos

(Foto: Me quedé fijamente mirando como miraban el infinito océano. Ocurrió en Mónaco, febrero de 2008)

Un jardín se mueve al viento…


Recurro a los versos de Juan Ramón Jiménez para encabezar lo que en tiempos de la Segunda República se dio por llamar «Misiones Pedagógicas». Consistían en la utopía de crear un pueblo culto, una exaltación de los valores de la cultura y la educación como herramienta importantísima en la regeneración de un pueblo. Se creó la Institución Libre de Enseñanza, también se potenció la irreverencia de los Ateneos Libertarios o aquel afán por llevar la lírica y la poesía al pueblo llano de manos de un grupo de universitarios encabezado por Lorca y que fue conocido como La Barraca. Tiempo más tarde, algunos exiliados de la República crearon en México, de la mano de José Bergamín, la primera Editorial Séneca. Ese, entre otros, fue uno de los motivos principales que inspiraron el nombre de nuestra editorial, creada por exiliados de nuestro tiempo y con un marcado carácter de exaltación de la cultura como bien común. Siguiendo esos ejemplos de antaño y continuando con el poema, «un jardín se mueve al viento, la tierra olea bajo nosotros como un mar sólido y somos todos marineros del entusiasmo» … Así, nuestra parábola vital rezuma entusiasmo y pretende revivir unos valores que nacen de los placeres del espíritu. Esperamos que el viaje sea largo y quede en el recuerdo…

(Foto: Editorial Séneca lindando con el cielo… así tituló esta foto Oscar Morales, feria del libro de Córdoba, abril de 2008)

1er Consejo Editorial Séneca…


Al mal tiempo buena cara. En tiempos de crisis, lo mejor es tomarse la vida por montera, con alegría, una buena copa de vino y una tortilla de patatas buenísima cocinada con amor por la mujer de Oscar, el cual, curiosamente, a falta de cuchillos (de nuevo la crisis) decidió cortar la misma con un separador de páginas de uno de nuestros libros… Así es la vida… dos años sin consejo editorial y lo montamos con rebeldía, a sabiendas de que una editorial no es rentable económicamente, pero sí culturalmente, y sobre todo, una plataforma perfecta para crear amigos… Temas hemos tratado muchos. Sobre todo la importancia de vender libros como único medio para seguir editando libros (Séneca tiene la particularidad de ser un proyecto cultural más que empresarial, y todos los beneficios se utilizan para reeditar nuevos libros)… Pero también hemos hablado de poesía, de rebeldía, de cultura, de libertad, de osadía… Ha sido una tarde hermosa… Es una pena que no hayan podido venir todos los convocados, pero espero que en la próxima seamos más… Más seremos, más reiremos… Por cierto, como la sede no tiene luz, tuvimos que enganchar un cable al vecino y alimentar con ello la estancia. Nos pudimos sentar en unas sillas baratas que compré ayer deprisa y corriendo y todo ha sido tan improvisado que al final ha salido bien. La gente hermosa que amenizaba la «fiesta cultural» así lo ha permitido… Gracias a todos por el esfuerzo de venir…
(Foto: Momento distendido tras cambiar el mundo editorial y cultural… Noviembre 2008)

¿Qué es Editorial Séneca?


Hoy tendremos por primera vez en dos años un Consejo Editorial. Antes habíamos tenido una especie de reuniones anárquicas donde tratábamos sobre lo humano y lo divino sin marcarnos excesivos rigores. Me ha llegado hoy un vídeo que se hizo en junio donde de forma resumida intentaba describir que era esto de Séneca en un encuentro en Barcelona titulado Management y Espiritualidad. Mi explicación en el mismo sobre lo que yo llamo «Nueva Cultura Ética» ha creado un poco de confusión, así que lo explicaré en un próximo comentario.
Paso el link sobre el mismo:

(Foto: Javier León presentando orgulloso uno de los libros editados con gran esfuerzo pero también con gran satisfacción. Barcelona, junio de 2008)

¿Dónde está Robin Hood?


Hoy fui a un centro comercial a hacer unas compras… Hacía mucho tiempo que no iba y la imagen que he visto ha sido desoladora. Una anciana paseaba por grandes pasillos vacíos. Una pareja miraba los precios en búsqueda de alguna rebaja. ¿Dónde estaba el resto de la gente? Miraba en la prensa digital el nuevo desplome de la bolsa y de la banca. También miraba como algunos se manifestaban en Granada en un banco y una inmobiliaria, reivindicando el dinero para los pobres, y no para los bancos… ¡Nacionalicemos los bancos! Gritaban… Todo se desploma suavemente… Miré a mi alrededor con preocupación y sobre todo con cierto desasosiego… Ni siquiera yo mismo sabré como pagar la hipoteca del mes que viene… Me tranquilizó esta mañana el hablar con un anciano mientras hacia cola en la oficina de correos… “¿Crisis? Vosotros los jóvenes no sabéis lo que es una crisis”, me decía mientras me contaba las miserias de la guerra civil… En el fondo tenía razón… quizás en unos meses el banco se quede con mi casa y tenga que refugiarme en alguna parte mientras renuncio a sueños y promesas… pero nada de eso tendrá que ver con la verdadera crisis de la que me hablaba el anciano hombre…

(Foto: Tiro al arco en Castellón, siguiendo las viejas enseñanzas sobre la búsqueda de la firmeza y la templanza, mayo de 2008)

Las ciencias sociales como forma de brujería…


El título no es mío, sino del hidalgo Andreski. Y viene a cuento ante mi necesidad de revelarme ante cualquier imposición que pretenda adoctrinarme en un pensamiento u idea que sea contrario al principio de libertad, o como mínimo, al principio de elección. En ese sentido, soy un desencantado de la ciencia social (y de casi todo), especialmente de la antropología en cuanto productora de conocimiento teórico, y más especialmente de los discursos dominantes y legitimados por la “norma” académica establecida o por, como diría Ortega (y Gasset), de “los sistemas de ideas” que pretenden convertir a la ciencia en “ideología científica”. Como tengo mala memoria, retomo alguna nota de Woolgar que leí en alguna parte y decía eso de que las verdades científicas no son sino una forma depurada de ideología de la representación. En fin, que la deconstrucción del discurso científico sigue chirriando en mis batallas pasadas. Y hoy, que me enfrentaba de lleno al rancio discurso académico que mamo en mi tesis, me he puesto de los nervios… Se me pasará… lo sé…

(Foto: La ciencia como anticristo posicionándose como nuevo dogma. Junto con un amigo anarquista en una iglesia abandonada del pirineo aragonés, 2004).

La Trastienda de la Seguridad Nuclear


Hay mundos paralelos, incluso hay dimensiones culturales, económicas, políticas y de otro tipo a las que nunca tenemos acceso. De hecho, a veces resulta imposible imaginar que pudieran existir mundos cuya realidad nunca habíamos imaginado. El mundo de la energía nuclear, ese que nos permite iluminarnos cuando la oscuridad acecha, tiene un funcionamiento que es controlado, al menos de forma teórica, por el llamado Centro de Seguridad Nuclear. Allí se pueden leer notificaciones como las que siguen:

«El titular de la central nuclear de Trillo ha comunicado al CSN una variación de potencia no programada superior al 20% de la potencia térmica máxima autorizada como consecuencia de la actuación de una protección del alternador. El suceso no ha tenido impacto sobre los trabajadores o el medio ambiente y se ha clasificado, de forma provisional, con nivel 0 en la INES».

La última frase me pone la carne de gallina: el suceso no ha tenido impacto sobre los trabajadores o el medio ambiente. En los primeros seis meses de este año en curso, según puedo leer en la revista Alfa que publica el CNS, las centrales nucleares han notificado 34 sucesos como este. Y estos son los que nos llegan públicamente. No quiero ni pensar lo que ocurre más allá del telón de acero…
Y a pesar de todo esto, hay gente que tiene dudas sobre la independencia energética… y las energías alternativas… ¿qué daño hacen los molinos de viento, y las placas solares?

Comíamos pepinos en la yerba…


Hace unas semanas hablaba con una amiga que entre lágrimas me confesaba que había desperdiciado parte de su vida por centrar su existencia en cosas importantes desde un punto de vista profesional, dejando en la cuneta su vida personal. Cosas sencillas como ir a dar un paseo, ir al cine, tener una familia, una compañía… Esa conversación me tocó de lleno porque su éxito profesional había chocado frontalmente con su fracaso personal. Le di las gracias por sus palabras porque me sentía de forma parecida en esos momentos y podía entender a la perfección de lo que hablaba. Había centrado mi vida últimamente tanto en lo profesional que, a cambio, estaba creciendo un deterioro terrible en mi vida personal. Le prometí a mi amiga que intentaría remediar ese tremendo desequilibrio. Prueba de ello ha sido este extraordinario y sensacional fin de semana. Vino una amiga de Madrid a visitarme y nos fuimos, a su vez, a visitar a su hermano en un hermoso lugar de Sevilla. Allí, en una pequeña pero acogedora casa de campo, nos apalancamos en la chimenea y nos dedicamos, durante dos días enteros a hablar, dormir y comer. Cosas sencillas, alejadas del alocado mundo de la empresa, la política o la cultura, donde podía hablar de cosas banales sin importar nada el resto del universo. Lo más emocionante fue cuando comíamos a las tantas de la tarde, disfrutando del sol sevillano y bebiendo un buen gazpacho andaluz. Sin duda, para una persona que viaja como costumbre a países exóticos y tiene encuentros con hombres y mujeres notables y se rodea de experiencias extrañas, el beber gazpacho con unos amigos ha sido una de las experiencias más extraordinarias y hermosas que he vivido en los últimos meses. Y es que a veces, en las cosas sencillas de la vida, se reencuentra uno con la esencia del todo… Sí habéis visto la película de Leolo y recordáis aquella parte en la que decía eso de «comíamos pepinos en la yerba«, seguramente entenderéis esto que os digo…
(Foto: Comida vegetariana en Mairena del Arcor, noviembre de 2008)

Hacer posible lo imposible…


Sigur Ros me acompaña en esa melancólica soledad cuyo discurso arrasa con cualquier duda o atisbo. El momento yermo se colma de gratitud ante la incerteza de lo imposible… Aún así, en este tiempo, es posible conectar con el corazón libre, dejando los suspiros de hace tiempo para poetas y adivinos. ¿Se imaginan poder escuchar el sonido de una flauta en mitad de un desierto? En el desierto del Gobi tuve esa sensación… Me alejé del campamento base, incurriendo en la imprudencia de avanzar en la oscuridad de la noche sobre una multitud de incertidumbres. La primera sensación es de miedo, y la oscuridad sólo puede ser vencida ante la valentía de un caminar seguro. Luego, a medida que te alejas del calor del grupo y ya no escuchas el griterío ni percibes las luces del campamento, cierto terror se apodera de uno, siendo la disciplina y el autocontrol la única salvaguarda posible. Y luego… la calma, una calma profunda y extraña, como si todo lo que existiera estuviera condensado en ese momento, en ese lugar… las estrellas, los universos, los seres sintientes, el murmuro de todo cuanto existe escuchado en una melodía próxima. Cuando ocurre eso, cuando sientes la síntesis de todas las cosas posibles, entiendes que lo imposible también está permitido… somos dioses… y lo hemos olvidado…
(Foto: Pasos perdidos en el Desierto del Gobi, Mongolia, junio de 2007)
A %d blogueros les gusta esto: