La cuba


En cierta forma me siento satisfecho porque después de más de dos años casi de pesadilla, se puede decir que la casa está prácticamente terminada. La señal ha sido el ver como un camión se lleva la única cuba de escombros que la casa ha originado ya que la mayoría han sido reciclados o reutilizados. Así que la cuba me llena de cierta satisfacción.

(Foto: un día agotador recogiendo las últimas de vagón… Hornachuelos, enero de 2009)

Amanece


Un nuevo día y una nueva oportunidad. Hago fotos en un amanecer lluvioso y lleno de niebla mientras espero que el mundo se levante…

(Foto: una calle de Hornachuelos mientras espero a que abra correos y los bancos…Enero de 2009)

Ne me quitte pas…


Ne me quitte pas Il faut oublier Tout peut s’oublier Qui s’enfuit deja Oublier le temps Des malentendus Et le temps perdu A savoir comment Oublier ces heures Qui tuaient parfois A coups de pourquoi Le coeur du bonheur Ne me quitte pas (4 fois) Moi je t’offrirai Des perles de pluie Venues de pays Où il ne pleut pas Je creuserai la terre Jusqu’apres ma mort Pour couvrir ton corps D’or et de lumière Je ferai un domaine Où l’amour sera roi Où l’amour sera loi Où tu seras reine Ne me quitte pas (4 fois) Ne me quitte pas Je t’inventerai Des mots insensés Que tu comprendras Je te parlerai De ces amants là Qui ont vu deux fois Leurs coeurs s’embraser Je te racont’rai L’histoire de ce roi Mort de n’avoir pas Pu te rencontrer Ne me quitte pas (4 fois) On a vu souvent Rejaillir le feu De l’ancien volcan Qu’on croyait trop vieux Il est paraît-il Des terres brûlées Donnant plus de blé Qu’un meilleur avril Et quand vient le soir Pour qu’un ciel flamboie Le rouge et le noir Ne s’épousent-ils pas Ne me quitte pas (4 fois) Ne me quitte pas Je ne vais plus pleurer Je ne vais plus parler Je me cacherai là À te regarder Danser et sourire Et à t’écouter Chanter et puis rire Laisse-moi devenir L’ombre de ton ombre L’ombre de ta main L’ombre de ton chien Ne me quitte pas…

Karma Yoga


Hoy estoy pasando el día trabajando en la «obra», que es como decir que me he tomado el día libre en el plano del pensamiento (editorial y tesis doctoral) para trabajar un poco en la casa interminable. He parado un rato para mirar la entrada, que deseo que sea ancha y abierta.
Me viene bien el trabajo físico. Con ello evito pensar en exceso y equilibrar así los siete cuerpos.

(Foto: Descansando frente a la fachada y reflexionando sobre su futuro, La Montaña de los Ángeles, enero de 2009)

Calentamiento Global


Dicen que es un bulo pero lo cierto es que las cosas no van bien… Algo está pasando y algo peor va a pasar si no empezamos a actuar desde lo local a lo global… empezando por nuestras vidas, nuestras casas, nuestra comunidad… La utopía debe empezar AHORA… porque mañana será demasiado tarde…

Omraam Mikhaël Aïvanhov


Presentamos el segundo tomo de la colección Grandes Pacifistas, de nuestra joven Editorial Nous. Esta vez de la mano del maestro búlgaro Aïvanhov, cuya biografía ha sido recopilada de forma excepcional por la canadiense Louise-Marie Frenette para nuestro sello. Este libro describe la extraordinaria trayectoria de un hombre que propuso desde la sencillez unos métodos infinitamente eficaces para hacer frente a los problemas cotidianos, alimentando siempre nuestra necesidad de amar mejor, de conocer más, de vivir sanamente en esta gran familia humana que él deseaba plenamente universal. Espero que podáis disfrutar de su lectura.
(Ilustración: Portada del libro La Vida de un Maestro en Occidente. Omraam Mikhaël Aïvanhov, de Louise-Marie Frenette para Editorial Nous. www.editorialnous.com )

Duelo…


Escribía el otro día unas palabras a una amiga que reproduzco ahora con su permiso. Y lo hago para recordarme que a veces los procesos de separación son dolorosos, pero también necesarios. El apego a los seres queridos, aquellos que están o aquellos que se van suele ser uno de los mayores problemas a los que nos enfrentamos en las relaciones humanas. El apego no deja espacio a la libertad, a la expresión, al dejarse fluir por nuevas experiencias… El duelo es necesario para advertir la renovación precisa… Y a veces tendemos a regir nuestras vidas presentes por apegos, experiencias o traumas pasados. Estos últimos meses he podido experimentar en mis carnes algo parecido y he condicionado mi vida por cosas que debían haber muerto hace tiempo. Y a su vez, he sido condicionado por segundas personas que seguían ancladas a un pasado remoto. Y dije así:

El duelo es un proceso lento. Uno cree sentirse orientado cuando ha terminado el dolor, pero luego llegan los fantasmas del pasado, el recuerdo inevitable ante los gestos, los guiños, los momentos. A veces me sorprendo a mí mismo llorando por aquellos que ya no están porque es inevitable e incluso necesario. Cuesta rehacer nuestras vidas cuando todo se derrumba. Vagas como un fantasma rogando respuestas a unos porqués imposibles. Un día, casi sin darte cuenta, descubres que la pregunta estaba mal formulada, que no había respuesta posible y que ya sólo nos queda recuperar el tiempo perdido… Uno nunca sabe como ocurre eso, cual es la chispa para mover el motor de una nueva vida. La ilusión por vivir, por reinventarte de nuevo y sobrevivir al dolor es algo que aparece de repente, quizás cuando de tanto llorar uno se quedó sin lágrimas.. No sé como funciona realmente ese mecanismo pero sé que es así. Así que solo nos queda tomarnos estas cosas con cierta calma. Sentir el dolor pero alejándonos poco a poco del tormentoso sufrimiento. Vaciarnos y llenarnos de nuevo. Así es la vida…
(Foto: mujer mirando al pasado. Copenhague, diciembre de 2008)

Una mota en el cosmos… eso somos…


No deja de ser sorprendente lo insignificante que somos, y no deja de ser sorprendente en cuantas ocasiones a lo largo del día perdemos esa noción. Si fuéramos conscientes, aunque fuera por un solo momento al día de cuan rídiculas, y a la misma vez, cuan maravillosas son nuestras vidas, viviríamos la milésima de segundo de tiempo que nos lleva la existencia en un gozo y respeto continuo. No lo olvidemos…

NICHOLAS ROERICH


Tras una larga espera impuesta por la crisis económica, hemos editado por fin en Editorial Nous (www.editorialnous.com) la excelente biografía que el profesor de historia contemporánea de la UAB, Jordi Pomés, ha realizado sobre Nicholas Roerich, un polifacético artista, científico, místico y pensador ruso que entregó su vida y obra profesional para conseguir un gran ideal: el ideal de la paz mundial. Os recomiendo su lectura, la cual sin duda os sorprenderá.

(Ilustración: Portada del libro La vida de Nicholas Roerich (1874-1947). El puente ruso entre Oriente y Occidente, de Jordi Pomés, Editorial Nous).

Ave Fénix


Han pasado muchas cosas en poco tiempo. Cosas importantes, cosas que merecían una profunda reflexión y un silencio. Un silencio justo que rompo ahora que parece que el ave resurge de sus cenizas. Ha sido una semana muy intensa. En la política han pasado cosas decepcionantes de las que hablaré más adelante, cuando consuma tiempo en digerir todo cuanto ha ocurrido.

En lo personal de nuevo se fue el amor a ese lugar que nadie conoce llamado consuelo. Un lugar donde dicen que el fracaso de un amor no es el fracaso del Amor. Habrá que esperar entonces a que llegue la ninfa verdadera, esa que desde el silencio sabrá decir las palabras justas.

El viernes cerró una semana intensa. El adiós definitivo; una entrevista con el Obispo para tratar asuntos de otra índole pero de trascendencia para hacer realidad un viejo sueño; viaje a Linares para participar en la inauguración de la exposición de mi amigo Emilio Maldomado, poeta y pintor. Y reencuentro con viejos Aleph, aquellos puntos desde donde el universo se comprime y se observa. Y en la exposición, mi vieja y querida amiga Pepa me preguntó: «¿Cuando encontrarás a la que sabe volar?» Sólo se me ocurrió decir: «ha pasado muchas veces por mi vida, pero no supe alcanzar su vuelo»…

(Foto: Javier, amigo de viejas batallas sacándonos unas sonrisas en la Sala Eduma de Linares, enero de 2009).

La Danza de aquello que no se puede nombrar…


Susurra en los silencios, cuando más solo y apartado del mundo te encuentras, cuanto más alejado sirven tus alas al viento. Son las variedades de aquello que surge de las brasas del abismo. Un génesis, un pronunciar, una única rebeldía nacida y concertada en el deseo. La audacia consiste en penetrar hasta en el más olvidado de los suspiros. Allí, en el ágape de los vasos comunicantes, donde el placer se imprime en la dicha de lo virtuoso, se posa eminente el haz de tiempo. Interna, la llama diligente anhela el bostezo cómplice, ese que brota de la necesidad, de la ávida derrota de un hecho insostenible. La danza de aquello que no se puede nombrar, queda impresa en el recuerdo, para siempre, anhelando una conquista futura en un tiempo inservible. Deseo volver, deseo suspirar con tu aliento, derramar mis lágrimas junto a tu regazo, recordando cuantas veces volvimos a reencontrarnos. Deseo imprimir en tus carnes el símbolo de la alianza, esa considerable perpetuidad que nos hace almas. La noche se apaga, llega el día. El mundo despierta, todo termina. Y llega la exigencia de sobrevivir hasta que todo vuelva al instante que no se puede nombrar…

(Foto: Paseando junto al Jardín Botánico, Copenhague, diciembre de 2008).

El pequeño dictador, el poder y sus disfraces.


El pequeño dictador suele tener bigote y es bajito, rubicundo, con nalgas que sobresalen por las pantorrillas cociendo todo cuanto cubre entre extremo y extremo. De ahí que a veces su paso sea pesado y torpe, arrastrando todo cuanto se ponga por delante. Normalmente el pequeño dictador actúa por dos motivos principales: primero por sus complejos derivados de un pasado oscuro, y luego, por sus terribles miedos, los cuales almacena en un estómago inflado por la acidez. Suele empezar el día con una copa de licor acompañado de un gran cigarro. Eso le da fuerza para enfrentarse a cuantos se pongan por delante. Es la señal de que el nuevo día ha empezado.

Ayer hubo pleno al quince. El pequeño dictador es muy hábil y se instala en cualquier parte. A veces incluso tiene la capacidad de poseer a seres indefensos que, como él, carecen de humanidad. Puede disfrazarse y atraer la atención fácilmente si lo desea. Sólo tiene que abrir su boca y dejar escapar de la misma tantos demonios como sean posibles. Es muy fácil, se disfraza de idea, de opción política, aboliendo de un plumazo cualquier adversario que pueda estar presente.

Lo de ayer fue patético, dramático, inconcebible después de un análisis serio. El pequeño dictador se meneaba a su antojo ante unas bocas sedientas de poder, de permanecer en el mismo o apoderarse del mismo con tal de ejecutar ciertos intereses. ¿Y qué intereses puede tener una persona por estar sentado en el trono del rey Salomón? Si fueran intereses sociales digo yo que de alguna forma participarían en los mismos. Si fueran intereses colectivos habría algún acto en sus vidas que les delataría… Y si no fuera así, si no hubiera ni un ápice de señal que advirtiera de una entrega generosa, ¿qué otro interés podría haber?

Los disfraces del poder… Analicemos bien este asunto. Hay una incómoda visión en el poder. O mejor dicho, hay un incómodo interés en el mismo. Supongamos que el pequeño dictador tuviera un primo panadero. Si el pequeño dictador estuviera en el poder, lo primero que haría sería comprar pan en la panadería de su primo y regalarlo a los pobres a costa del heraldio público.
De forma aislada, comprar pan y regalarlo a los pobres no resultan ser actos impúdicos. Lo escabroso del tema podría ser el análisis de la intención. El panadero es su primo. Por lo tanto, en la endogamia del poder, el primo recibe un beneficio a costa de la generosidad pública. Pero ni siquiera esa endogamia anecdótica resulta excesiva… ¿quién no haría cualquier cosa por su primo? Lo terrible del asunto es que para llegar a esa concepción del poder, uno sacrifique cuanto haga falta para ejecutarla. Sartre lo describió muy bien en su libro “Manos Sucias”. También algunos antropólogos como John Gledhill hablan de ello sin olvidarnos de Foucault y alguno más. La gente pensaría que el pequeño dictador es una persona de gran corazón. Sin embargo, la realidad a veces se disfraza para camuflar actos que engendran vicio, y aquello que el principio legal podría calificar de corrupción o de trato de favor, podría parecer ante la pantalla pública como algo correcto y lo peor de todo, normalizado. ¿Y qué es lo que crea la norma? La costumbre. Si todos practican el mismo juego, todos asumen la norma como costumbre. Y ahí viene el problema cuando uno pretende salirse de la norma, advirtiendo inclusive, como ayer ocurrió, que de no aceptar el juego, podría acabar mal.

Siendo así, y viendo como el pequeño dictador domina a cualquiera que pretenda seducir al poder con sus disfraces, uno se pregunta si, siendo otras las intenciones que presumiblemente motivan la intención, merece la pena esforzarse por la política de salón, que es la predominante hoy día y que ayer se pudo ver perfectamente en el pleno al quince. El arte de la prudencia lo describió Baltasar Gracián con la gracia de su tiempo barroco. Quizás debamos volver al mismo, y escudriñar qué otras opciones nos quedan para salvar al humano de su condición de animal salvaje.

(Foto: cuando uno se siente en la cumbre de algo empieza a olvidar el camino recorrido y el sentido que le dio al esfuerzo. Entonces se instala en una posición delicada que puede ser corrompida por el poder de sentirse seguro. En los Picos de Europa, 2004)

La Princesa Alexandra…


Erase una vez una princesa que vivía en un gran castillo junto a un feroz tigre encantado que custodiaba, en las frías montañas del norte, toda su hermosa realeza. El castillo era grande y lleno de joyas y todos los lujos que la soberanía de aquel entonces podía permitirse. Pero la Princesa, de nombre Alexandra, vivía sumida en una gran tristeza. El feroz tigre no dejaba pasar a nadie al castillo, tal era su celo por cuidarla y protegerla.

Había en tierras lejanas un Príncipe cuya pasión era domar a grandes fieras. Había combatido contra dragones terribles y leones en África. Erase que un día, un mago de la India le advirtió de que en las frías tierras del norte había una Princesa custodiada por un temible tigre que había sido encantado por una bruja y que ambos, el tigre y la Princesa, vivían sumidos en una terrible tristeza.

Fue así como el valiente Príncipe sintió la llamada de la aventura y montó su cabalgadura sin dejar de galopar hasta llegar a la cima de la montaña donde se encontraba el castillo de Alexandra.

Ocurrió que el tigre, cuando vio al Príncipe, pensó que era demasiado valiente y decidido como para poder vencerlo en batalla abierta, así que dejó entrar al Príncipe para, una vez dentro del castillo y ganada su confianza, acabar con su vida.

Fue así como el Príncipe pudo entrar en la gran fortaleza abrazando a la Princesa que, asombrada por la actitud del tigre y la valentía del Príncipe, quedó totalmente perturbada. Sin embargo, el Príncipe permaneció allí hasta que en la noche del séptimo día, la Princesa tuvo una terrible pesadilla. Soñó que al día siguiente el tigre mataría al Príncipe. Así que por la mañana, sin dar ninguna otra explicación y asustada y temerosa por el presagio nocturno, expulsó al Príncipe del castillo rogando que no volviera.

El Príncipe, consciente de su condición de invitado se marchó confundido por lo ocurrido sin saber realmente qué hacer. Así que decidió permanecer cerca del castillo para ver qué ocurría hasta que un día se decidió entrar por sorpresa. Pero allí estaba el tigre, totalmente transformado en una terrible fiera que le doblaba en tamaño. El Príncipe, que llevaba dos días y dos noches sin comer ni dormir, se sentía totalmente abatido y decidió retirarse antes de ser engullido por el aterrador animal. El arte de la prudencia pudo más que la osadía de una muerte segura.

Regresó tierras al sur hasta su castillo y entendió todo lo ocurrido. Comprendió que la Princesa sólo deseaba salvarle del feroz animal y con ello salvó su vida. En ese momento de soledad y lejanía se dio cuenta de que amaba a la Princesa por su nobleza y belleza y que ninguna fiera nacida de ningún abismo podría vencer todo cuanto ahora sentía. El Príncipe, tras unas semanas de silencio, fortaleciéndose y recuperando toda la energía perdida consiguió volver ante el tigre y vencer a la fiera, la cual, alejada de su conjuro, se transformó en un plácido gato. Sólo en aquel momento comprendió que no hay peor fiera que los miedos y los recelos de no luchar por lo que se quiere. Así, una vez alejada las fieras que todos llevamos dentro, fueron felices y comieron perdices.

(Foto: En toda mitología existe la suprema lucha entre el bien y el mal, que de diferentes formas, viene representada por el simbolismo animalístico. En este caso, la lucha del león y la serpiente como representantes de la dualidad humana la cual debe ser superada en la batalla y la lucha interior. Copenhague, diciembre de 2008).

Incubando el punto de no retorno


La existencia está llena de decisiones continuas. Somos humanos porque tenemos capacidad de decisión reflexiva ante cuantos acontecimientos llegan a nuestra vida. Pero sobre todo, somos humanos porque cada decisión puede cambiar para siempre nuestro devenir. Inclusive las pequeñas decisiones diarias. Hay momentos que requieren una profunda interiorización, una profunda reflexión antes de tomar una decisión que podría llegar a un punto de no retorno. Cada día pasa un tren por nuestras vidas, una oportunidad buscada o encontrada para poder dirigir nuestros pasos hacia nuevas metas, nuevas compañías, nuevas transformaciones radicales en nuestro existir. Algunas son precipitadas de forma súbita y otras pueden ser analizadas con calma, sin precipitación, buscando en nuestro interior esa voz que nos debe guiar hacia el correcto camino… Pero, ¿cual es el correcto camino? Hay una señal inequívoca para saber si andamos por el camino correcto: la felicidad. Si nos sentimos felices ante una decisión, eso significa que la decisión ha sido correcta. Si esa decisión nos trae malestar y tormento, es porque hemos errado totalmente en nuestras acciones. Es así como se construye la felicidad, incubando en nuestras vidas decisiones acertadas.

(Foto: En el Camino de Santiago, consultando en el mapa el camino correcto. Octubre de 2007)

En busca de lo milagroso…


Llevaba todo el día dedicado a la redacción de la tesis… Eso consume tiempo y a veces te sume en pensamientos poderosos, extraños, en un exceso de ruidos y aflicciones que conjugan las experiencias pasadas con todo aquello que te rodea y que no siempre dominas. Por un momento cerré los ojos y pedí al universo, o a la vida misma, un pequeño milagro. Uno de esos milagros que se desean continuamente y que suelen estar ahí, a la espera de que la tempestad molesta pase una vez alejado el trueno y ya sólo podamos sumergirnos en esas cuantas gotas que caen encima de uno… Y entonces ocurrieron tres al precio de uno. Sonó el teléfono y me vi al rato tomando un refresco con dos hermosas mujeres mientras los rayos del sol golpeaban mi cabeza. Y eso me animó. El sol, la charla agradable, unas pocas aceitunas en un plato devoradas entre risas y anécdotas. Me animó tanto que a la vuelta cogí la bici y me marché al monte. Allí sentí como las cadenas habían caído, me sentía liberado de hierros y promesas y podía ver el cielo y la tierra como un hombre libre. Y ocurrió el segundo milagro. Pinché la rueda de la bicicleta y tuve que volver despacio, caminando, contemplando en lo inesperado todo cuanto ocurría. Y allí estaban, elegantes, majestuosas. Apenas podía continuar sin desear ser una de ellas, traspasando el verde florido en esta otra primavera extraña y sintiendo como un triunfo la alegría y la paz de las pequeñas cosas. Adjunto foto del momento…
Y mientras escribía esto una buena amiga, Anja, me llamó desde Alemania para rezar juntos. Ha sido hermoso cerrar los ojos y rezar a la manera cristiana por familiares y amigos, en una comunión invisible pero real que pretende transmitir momentos de paz y armonía. Me he animado tanto que hoy quizás vaya a misa y penetre en cualquier templo que, para Eliade y para mí, es como penetrar a un universo paralelo. Pues así sea…
(Foto: a pocos metros de mi casa hay un paraíso de verde, de montañas y ríos y valles y vida y olores… El paraíso existe y está ahí fuera, lejos de cualquier oscuridad interna, La Montaña de los Ángeles, enero de 2009)

La Ninfa Dafne y el rechazo a la aventura


Apolo se enamoró de la ninfa Dafne gracias a que Eros, en venganza por unas burlas anteriores, le había clavado una flecha de oro mientras que a la ninfa, le había clavado una flecha de plomo, lo cual provocaba rechazo hacia las intenciones de Apolo. Éste, desesperado, la persiguió por medio mundo hasta que en el momento en que le va a dar alcance, Dafne prefiere convertirse en árbol de laurel antes que sucumbir a los deseos del amado.

El rechazo a la llamada del amor, a la aventura del vivir, es una tragicomedia que se repite día y noche en todo el mundo, sucumbiendo muchas veces en rituales que acaban en tragedia. La complejidad del amor pasa por factores físicos, emocionales, mentales y espirituales. Las hormonas provocan un movimiento interno que producen pasión y deseo, el cual, una vez arropado por el contacto físico de la persona amada y con la experiencia compartida del día a día, se convierte en emoción y sentimiento. El cariño crea un pensamiento constante de fidelidad y compañía el cual, con el tiempo, se traduce en una experiencia mística de amor y unión. Se crea una afinidad de sensibilidad y espíritu, de silencio cómplice que representa la comunión de dos almas llamadas a convertirse en uno. Pero es un proceso largo que Dafne rechazó, prefiriendo convertirse en árbol de laurel y olvidando por completo la llamada del corazón. Aún así, el fracaso de un amor no es el fracaso del Amor, por eso la vida continua y las palabras no dichas volverán a encontrar un reclamo de esperanza…
(Foto: La ninfa Dafne rechazando el amor de Apolo mientras se transforma en árbol de laurel).

El Lenguaje de la Naturaleza Entera…


Hay un lenguaje universal. Lo he podido experimentar en estos años que he viajado por el mundo y he «hablado» con personas que no entendían nada mi idioma ni yo el suyo. Sin embargo, ha existido comunicación, diálogo, compromiso, entrega, interrelación, proximidad, respeto, admiración, generosidad, amistad, amor y un montón de cosas más que conforman ese lenguaje universal que se encuentra en todos los seres, más allá de las palabras y las expresiones y los malentendidos y los errores. Si existe cierta voluntad, si existen ganas de entendimiento existe la comunicación. Una sonrisa, una caricia, una complicidad en la mirada… Hay tantos recursos disponibles para poder entenderte con el otro que resultaría imposible no poder comunicarte con un esquimal en Groenlandia o con un tuareg en el Sahara. Y existen motivos suficientes para comprender ese Lenguaje de la Naturaleza Entera, como lo llamó Eliade. La falta de diálogo y comprensión vienen dado por la pérdida de esperanza en el mismo, por la desidia y el tedio, por el aburrimiento o el desinterés. Si no existe diálogo es porque algo se ha roto en lo interno. Decía Unamuno que es el amor lo que nos revela lo eterno, en nosotros y en nuestros semejantes. Y en lo eterno sólo existe un lenguaje secreto, un lenguaje universal donde poder mirar al otro a los ojos y saber qué está transmitiendo. Así, el amor, esa palabra cursi que nunca llegamos a entender porque estamos alejados de su significado profundo, resulta ser ese lenguaje secreto y oculto en el que la naturaleza entera se expresa.

(Foto: La belleza de una flor comunica más que cien mil palabras. En el Jardín Botánico de Copenhague, diciembre de 2008)

La cuerda floja de lo inesperado


Vivir y bailar en la cuerda floja de lo inesperado puede resultar maravilloso o terrible. Hay cosas que llegan como un regalo del cielo y otras como una pesadilla que entra en tu vida y resulta difícil entender porqué. Un cáncer, una enfermedad terrible, un accidente, una ruina, un desamor… Miles pueden ser las causas que nos superan y que no podemos controlar. Cosas inesperadas a las que no estábamos preparados para afrontar. Ocurre todos los días y a veces sin darnos cuenta aprendemos si la lección es sencilla o sufrimos si nos sentimos impotentes. ¿Qué hacer? ¿Cómo reaccionar? Nunca nos preparan para ello… Ni siquiera nos preparan, en nuestra sociedad occidental, para algo que será, en justicia, igual para todos: la muerte. Y esta es de las más inesperadas de las visitas. Pero por supuesto, también ocurren cosas inesperadas que pueden llegar a ser una bendición: una carta inesperada, una visita inesperada, un viaje inesperado, un premio inesperado, un reconocimiento inesperado, un amor inesperado… Infinitas causas que tampoco controlamos pero que, al tratarse de cosas hermosas, dejamos pasar como algo necesario. La vida es un océano de oportunidades infinitas, y en cada rincón, en cada momento, ocurren cosas que nos advierten y nos ofrecen la posibilidad de ser mejores, de cambiar, de transformar nuestras vidas… ¿Podríamos imaginar un mundo sin esas cosas? Estemos atentos… en cualquier momento nuestras vidas pueden cambiar…

(Foto: Niebla en el camino… Los caminos siempre son oportunidades para aprender de lo inesperado… La Montaña de los Ángeles, enero de 2009).

Los juegos del lenguaje…


Siempre me ha parecido una falacia el término o la idea de búsqueda de la verdad, como si la verdad fuera un requisito imprescindible para proclamar como válidas nuestras posturas e ideas en nombre, precisamente, de esa búsqueda incansable. Y la realidad, así como la verdad, son elementos que se construyen a partir de nuestra subjetividad, la cual, viene determinada por nuestra memoria, nuestros sentidos y nuestro lenguaje. Pensamos según recordamos y actuamos según nuestras creencias, construcciones teóricas e irracionales nacidas de nuestras experiencias pasadas, de nuestros traumas, de nuestros miedos. Y a esa realidad dibujada en nuestra mente de forma confusa y atormentada la llamamos verdad. Todos los días vemos discusiones a cualquier nivel en nombre de una supuesta verdad. Incluso a veces, de una supuesta realidad. Pero la realidad es una construcción mental, una mentira ilusoria desvirtuada por la luz de las otras «verdades» que plácidamente hacemos nuestras a cual dormideras.

Aquí vemos un claro ejemplo de juegos del lenguaje, donde cada cual utiliza sus palabras para legitimar sus ideas. Volvemos a repetir lo mismo: ¿qué verdad, de qué realidad? Recordemos de nuevo a Wittgenstein y sus juegos del lenguaje, donde cada sujeto construye su realidad según la ha mamado. Pero insisto… ¿qué realidad?

(Foto: Realidad distorsionada. La luna vista desde otra perspectiva, esta vez conduciendo hacia Barcelona, enero de 2009)

El alcalde corrupto


Esta mañana he asistido a una reunión formal con el departamento de publicaciones de la Universidad de Córdoba para la coedición conjunta de un interesante libro sobre herejía y misticismo. En el trayecto hasta Córdoba me ha acompañado R., la cual trabaja en un ayuntamiento cualquiera para un grupo político cualquiera. Hemos hablado de las miserias de la política y de como algunos hombres y mujeres de buena voluntad entran al sistema y acaban enganchados en esa normalidad ya asumida por casi todos llamada corrupción. Hemos hablado de las artimañas que los parados hacen para poder sobrevivir en la economía sumergida, de como unos y otros se engañan para ganar algo más de dinero en cualquier clase social donde se encuentre, de las facturas sin IVA tan normalizadas en nuestra economía y especialmente en el mundo de la construcción, de los tratos de favor, de como gobiernos de todo tipo y calado inventan empresas para favorecer a primos, amigos, cuñados… Vivimos en el mundo del engaño y la mentira, y la honestidad está premiada con el ostracismo y el olvido. En estos últimos años he escuchado muchas historias de corrupción. La que hoy me ha contado R. no deja de ser anecdótica pero me ha hecho mucha gracia. Trata de un alcalde que ahora es un gran cargo en una importante caja rural. El hombre estaba empeñado en tener un coche oficial a toda costa, y no cualquier coche oficial, sino un Audi porque estaba enamorado de los Audi y con su pobre y miserable sueldo de alcalde no se lo podía permitir. Así que pactó-compró, con el beneplácito de los demás partidos políticos, la adquisición de ese cochecito a cambio de poner en el ayuntamiento a un liberado de cada partido… Semejante chapuza política es sólo una anécdota de muchas otras que podría contar, pero esta me ha hecho especial gracia, quizás por el lugar donde se reunían a pactar ese tipo de favores o el como se compra la voluntad política a cambio de limosnas… En fin… es un tema el cual trataré más adelante con calma porque tengo otras «anécdotas» mayores pero esta vez de la alta cúpula… Es lo bueno o lo malo de tener amigos en el congreso, que son diputados o que lo han sido, incluso lo bueno o lo malo de tener amigos en el mismísimo infierno y escuchar de sus bocas como se cuecen allí las habas…

(Foto: Exposición hoy en Córdoba, en la estación del Ave. Hombre jugando a la ajedrez y flotando en un tablero imaginario. Así se comporta la corrupción. Está ahí, en todas las facetas de nuestra vida, pero resulta invisible porque se ha convertido en normalidad, enero de 2009)

Egregor


Teníamos reunión de grupo editorial. El ambiente siempre es distendido y lleno de bromas y anécdotas que son capaces de crear un espacio familiar. De repente he cogido distancia y he visto a Mario, el mito Mario, a César, un gran hombre donde los haya, a la hermosa Paloma siempre dispuesta a la entrega… y a Luis, otro discípulo que aspira a convertirse en mito… Me ha encantado coger esa distancia y ver ese hermoso egregor que se ha creado alrededor de este hermoso proyecto cultural… Por un momento he visto que la excusa de la editorial ha creado un hermoso grupo dispuesto a dar espectáculo con tal de no pasar por la vida como algo aburridamente ignorado. Me he emocionado y he sentido una alianza hermosa…
Mario es capaz de crear ese ambiente con seres tan dispares como nosotros… Y eso tiene mucho mérito, y por eso todos lo respetamos y lo admiramos. Mario me lo dijo una vez: la editorial es sólo una excusa para estar más cerca, más unidos. Nunca olvidaré esas palabras y espero que nunca lo hagamos… Juguemos a ser editores, pero sólo como una excusa para reencontrarnos con el verdadero sentido de ser humanos…

Anécdota: Mientras hablábamos de lo humano y lo divino se presentó Álvaro de Marichalar para entregar unos libros a Luis… Cosas raras que pasan a veces…

Encuentros con hombres notables


Llegué a Madrid justo a tiempo. Como no localizaba la calle, entré a un gran edificio para preguntar y ver si me podían guiar. De repente, un señor amable me invitó a entrar al gran edificio. Era la sede en Madrid de la Iglesia de la Cienciología. Como aún tenía un margen de diez minutos no me importó escuchar sus palabras. Me excuse porque ya llegaba tarde y en el restaurante espera José Luis. Más tarde llegó Joaquin Tamames, ambos patronos de la Fundación Ananta y amigos de viajes y espíritu. Fue un encuentro hermoso hablando sobre lo humano y lo divino. Me siento como en casa cuando me reencuentro con ellos porque hablamos un mismo idioma, y además, aunque Joaquin diga que somos unos pelotas, si se trata de estar sentados junto con dos Bodhisatwas, todo resulta un privilegio.

Más tarde llegué a casa de Mario, donde casualmente, se presentó el bueno de Koldo, otro amigo de Ananta, para realizar una entrevista al mito viviente. Koldo, recién llegado de Etiopía, es un ser extraordinario, entregado a cualquier causa con tal de que sirva para mejorar este mundo. Así pasó el día, rodeado de excelentes personas en todos los sentidos y excelentes amigos en lo bueno y en lo malo. Y que dure la amistad, porque al final será lo que nos llevemos…

(Foto: Congreso de los Diputados ayer en Madrid, muy cerca de donde comí con Joaquin y José Luis, Madrid, enero de 2009)

Amanece que no es poco…


Un nuevo día, una nueva oportunidad para crear espacios de encuentros
y amistad. Ando por tierras valencianas dirección Madrid. Allí
esperan los amigos de aventura y espíritu Jose Luis y Joaquin. La
tecnología permite compartir estos momentos mientras contemplo desde
la carretera montañas, mares y amaneceres… Seguimos…

(Foto: Amanecer en Valencia, de viaje a Madrid, enero de 2009)

Desde Araya, Castellon


Me encuentro perdido en una masia de un amigo en mitad de una nada
hermosa donde el espacio y el tiempo se han detenido creando un vacío
imprescindible para contactar con eso que está por encima de cualquier
cosa. Mañana reuniones en Madrid y pasado qué importa… Reina un silencio estremecedor, y una paz increíble…

(Foto: Masía Can Coixos, en Araya, Castellón, enero de 2009)

Amigos…


La amistad es un valor, pero sobre todo, es un activo del alma que vale la pena proteger y fomentar. Ayer fue reunión familiar, sanguínea y no sanguínea, apoyando en todo lo que pudimos esos momentos difíciles y sobre todo, buceando, dentro de lo malo, en la alegría del vivir. Porque de eso se trata, de vivir, y a ser posible, de hacerlo de la mejor forma posible. Por la noche, largo paseo con los amigos de Barcelona, recordando viejos tiempos y soñando sobre el futuro. Carlos, Eddy, José y Mireia acabamos cenando en cualquier sitio y riendo hasta altas horas de la noche. Llegué a casa y lo hice feliz. A pesar de los años, seguimos ahí, los de siempre, los que siempre estuvieron en lo bueno y en lo malo. Y mi segunda madre pareció feliz de vernos y se alegró por la visita. Un amigo se reconoce cuando a su madre también la llamas mamá. Pues así se teje la amistad, compartiendo las cosas que uno cree importantes.
(Foto: Con José y Carlos mientras discutíamos sobre cosas de la vida y el universo. Cornellà, Enero de 2009.

Conflicto Palestina-Israel


DECLARACIÓN DE LAS ORGANIZACIONES POLÍTICAS Y SOCIALES: PONER FIN A LA AGRESIÓN MILITAR DE ISRAEL CONTRA GAZA
Ante la continuidad de la ofensiva militar de Israel, por tierra, mar y aire, contra Gaza –en el contexto de la ocupación que dura décadas y el bloqueo que sufre Palestina- que está causando miles de muertos y heridos entre su población, muchos de ellos niños; ante el hecho de que se realiza vulnerando el Derecho internacional y olvidando, por completo, la situación de emergencia humanitaria que vive su población; las organizaciones sociales y políticas abajo firmantes hacen la siguiente declaración:
Condenamos la injustificable e inhumana acción militar de Israel y exigimos su fin inmediato. El pretexto aducido por su Gobierno –los ataques con cohetes llevados a cabo por Hamas contra la población israelí- es inaceptable en relación con unas acciones de destrucción criminal, como castigo colectivo, que están causando miles de víctimas civiles.
Exigimos al Gobierno de España, a las instituciones políticas de la Unión Europea y a la ONU, su intervención decidida y urgente para imponer un alto el fuego permanente, organizar un plan de ayuda humanitaria que ponga fin a la situación de emergencia que vive la población de Gaza, y terminar con el bloqueo fronterizo. Criticamos profundamente la pasividad de la que han hecho gala, hasta el momento, las instituciones políticas internacionales, que está permitiendo la continuidad de la ocupación y la matanza de la población palestina. Todos los Estados miembros de la ONU tienen la obligación de proteger a la población civil contra las múltiples violaciones del Derecho Internacional Humanitario que se están produciendo.
Este nuevo y especialmente mortífero episodio del conflicto de la ocupación de Palestina por Israel pone de manifiesto, una vez más, la necesidad de resolver definitivamente el mismo con el cumplimiento de todas las resoluciones de las Naciones Unidas. A esta tarea tendrían que dedicarse sin demora, y en el marco de la ONU, sus principales actores, con la colaboración de los países de la Región y de las principales potencias mundiales. El derecho del pueblo palestino a crear un Estado soberano es la base necesaria de cualquier solución duradera que posibilite la convivencia pacífica de los pueblos palestino e israelí. Reclamamos a los gobiernos y las instituciones internacionales la adopción de las medidas de presión necesarias, condicionales al respeto de los derechos humanos en las relaciones con Israel, para que se alcancen estos objetivos y para que se resuelvan las causas del conflicto, que no es otro que la ocupación.
Por todo ello, llamamos a la ciudadanía a participar en todas las manifestaciones y actos públicos que se han convocado en numerosas ciudades de España, expresando su solidaridad con el pueblo palestino. En particular, llamamos al pueblo de Madrid a participar en la manifestación que se llevará a cabo,
el Domingo, 11 de enero, a las 12 horas, desde Cibeles a Sol
¡POR EL FIN DE LA AGRESIÓN MILITAR DE ISRAEL A GAZA!
¡PAREMOS LA MASACRE DEL PUEBLO PALESTINO!
¡ALTO EL FUEGO, AYUDA HUMANITARIA Y FIN DEL BLOQUEO, YA!
¡NO A LA PASIVIDAD DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL!
¡CONTRA LA VIOLENCIA, POR LA PAZ JUSTA EN PALESTINA!
¡POR EL FIN DE LA OCUPACIÓN!
¡SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO PALESTINO!

Si te caes siete veces, levántate ocho…


Ayer campeé el temporal como pude… Lluvia, nieve, granizo, viento… Llegué tarde a Barcelona pero llegué. Mientras iba escuchando las noticias… Dos horas dedicadas al tiempo, diez minutos al paro, diez segundos a la guerra de gaza… Noticias urgentes y noticias importantes, sólo que en España, por si acaso, primero está lo que consideramos urgente, algo así como una nevada en invierno, y lo transformamos en importante, incluso más importante que una guerra en cualquier parte del mundo donde niños y ancianos mueren de pena, de hambre o aplastados por alguna bomba amiga. Así es nuestra sociedad, así es nuestro mundo. A medida que pasaba kilómetros y kilómetros de estupidez me sentía impotente, indignado, tremendamente aburrido de sentirme miembro de un colectivo, el humano, con el que comparto algunas cosas pero cada vez menos. Yo sólo me junto con mis prójimos, decía Ignatius en la maravillosa novela «La conjura de los necios»…. y como no tengo prójimos, siempre estoy solo… Por suerte, esta tarde estaré con Carlos y Eddy, amigos de toda la vida y bastante prójimos en casi todo, de esos que siempre perduran en el tiempo a pesar de guerras, temporales y otras inclemencias de la vida humana.

CANCER…


Hace unos meses le diagnosticaron a la madre de un amigo, que para mí es como una segunda madre, un cáncer de mama. La verdad es que ante este tipo de cosas uno nunca sabe como reaccionar. En Navidad subí una semana antes a Barcelona para pasar un par de tardes con estos amigos e intentar apoyarlos con mi presencia. Ahora, después de la operación y el comienzo de la terrible quimioterapia, el desánimo se ha instalado en la familia y ante la impotencia, sólo se me ocurre estar cerca de ellos. Así que me marcho a Barcelona donde estaré unos días… Como amigo, no se me ocurre qué otra cosa se puede hacer…

¿Quién mató al coche eléctrico?, Who Killed the Electric Car?


Vivimos en un mundo de intereses y las personas que gobiernan nuestros países tienen intereses particulares o compartidos con amigos, familiares y conocidos al igual que nosotros en nuestros pequeños ámbitos de influencia. Dadores de favores y receptores de los mismos, implican en ellos toda su vida personal para hacer de su puesto privilegiado un lugar perfecto para negocios y trapicheos.

Sobre intereses va este artículo a raíz del visionado de un documental increíble titulado ¿Quién mató al coche eléctrico?, Who Killed the Electric Car?, en su original inglés. En el mismo se explica como en los años noventa se destruyeron, por parte de la General Motors, más de mil vehículos eléctricos que funcionaban a pleno rendimiento en los estados americanos de California y Arizona para regocijo de sus habitantes. Este impulso en la elaboración de coches eléctricos por parte de empresas como GM o Toyota venía regulada por una polémica ley californiana que obligaba a los constructores de coches a vender un tanto por ciento de vehículos ecológicos y limpios. La directiva de emisión cero, conocida como ZEV, Zero Emission Vehicles, fue rápidamente abolida y con ella, la idea de regular políticamente mejoras para el mundo en el que vivimos. Sin duda, una atrocidad en el que los intereses particulares se interponen a los intereses de lesa humanidad. Un crimen contra el progreso de la humanidad en toda regla.

Las conclusiones que saca este documental parecen obvias. Los coches eléctricos, especialmente el EV1 de la GM, son un peligro para la hegemonía de las grandes industrias energéticas, especialmente las petrolíferas.

Estos coches tenían la particularidad de que podían ser recargados en casa. Esto suponía una independencia total con respecto a las grandes compañías energéticas, y sobre todo, con respecto al petróleo. Bastaba poner unas placas solares en el tejado de la vivienda para ser totalmente independientes y libres. Esto hubiera supuesto la destrucción sistemática de la dependencia hacia el petróleo y sus derivados, y sobre todo, la emancipación del individuo, algo inconcebible para los Estados modernos.

Sin duda, un presidente de los Estados Unidos cuya familia y amigos están vinculados directamente con el sabroso negocio del petróleo no iban a permitir que existieran vehículos totalmente autónomos, ecológicos, limpios y silenciosos que destruyeran su patrimonio personal. Eso hicieron y así fue como destruyeron estos vehículos sin ningún tipo de escrúpulos. Pero no sólo destruyeron el vehículo en sí, sino también la idea de un mundo mejor.

La conclusión ahora parece obvia. No van a permitir que la sociedad civil sea libre e independiente del consumo. El próximo invento será, una vez agotadas las reservas petrolíferas, crear un combustible como el hidrógeno o parecido que necesitará ser comprado y suministrado por esas compañías que antes explotaban el negocio del petróleo. Nadie invertirá en la producción de un coche totalmente ecológico e independiente por el simple racionamiento de que nadie permitirá que eso ocurra.

¿Qué opciones le queda a la sociedad civil, o al menos, a esa sociedad civil minoritaria que se esfuerza por cambiar el mundo? Se me ocurre abandonar el coche (actualmente conduzco un coche híbrido) o intentar adquirir en el mercado alguno que sea totalmente eléctrico. ¿Qué otras formas de dependencia podemos destruir de nuestro ámbito más inmediato? Se me ocurren infinitas pues nuestras necesidades han sido orientadas precisamente hacia el infinito. La inclinación ética hacia un mundo mejor y más justo parece una utopía. Trataremos, hasta donde alcancen nuestras fuerzas, de promover esa utopía.

PD.- Para entender todo esto os invito a ver el documental y así tomar conciencia de lo que está ocurriendo… Lo pongo en un post diferente…

(Foto: Con el coche híbrido en la hermosa sierra de Ronda, Málaga, mayo de 2008. Si bien la opción más ecológica es la de utilizar transporte público, aún no he podido renunciar al placer de conducir. Con esta opción híbrida, la más ecológica del mercado hasta el momento, he hecho más de 250 mil kilómetros en menos de tres años).
A %d blogueros les gusta esto: