Poetas en la Carbonería


Ayer fue uno de esos días largos, larguísimos, pero cargados de magia y experiencias. El día estuvo lleno de trabajo y momentos extraños en los que desdibujaba los conceptos de amistad y fidelidad. La tarde fue la confirmación de que ambos pueden existir en los más pequeños e ínfimos detalles. A las cuatro llegaba nuestra Julia y nos íbamos con el Aguililla dirección Sevilla. Allí, en la increíble e histórica Carbonería, nos esperaba la presentación del libro “Poetas del 15M”. Su gerente nos explicaba más tarde la tira de poetas que habían pasado por sus mesas. Inclusive el histórico José Bergamín, dato que me emocionó por haber sido uno de los fundadores de la primera Editorial Séneca. Ese hecho demostraba que seguíamos sus pasos con nuestras cantinelas y obsequios culturales. Nuestro compromiso con la cultura se vuelve cada vez más real y dibuja un panorama hermoso y entusiasta…

Éramos poquitos, no más de una docena de poetas que disfrutaban de la bohemia del lugar, indignados que resultaron ser todas personas mayores, docentes la mayoría, muy alejados de la imagen del perroflauta a la que algunos nos tienen acostumbrados. Cuando empezaba yo mismo a presentar el libro y a recitar uno de mis poemas que en él aparecen, apareció luminoso y sonriente el increíble Manuel. Dando espectáculo, como a él le gusta, y recién llegado de Huelva. A partir de su entrada en escena, la noche no pudo ser más que mágica. Como en la Carbonería había un sarao flamenco a continuación, nos quedamos hasta las tantas disfrutando de un momento bonito y único, en amistad, y mucha risa y cachondeo. En fin, vendimos pocos libros, pero eso a estas alturas ya carece de importancia… Lo importante fue disfrutar de los amigos y de ese círculo poético y cultural al que estamos llamados.

Como llegamos tarde a casa, Julia se quedó a dormir en La Montaña, excusa que nos ha permitido esta mañana dar un repaso a nuestras respectivas tesis doctorales, motivo que me ha recordado la urgencia de este año para rematar por fin la tesis. Me tengo que poner las pilas…

La muerte del cisne


Hablaba ayer con un buen amigo sobre la necesidad de conducir nuestros pasos a un mundo verdadero de pureza y lealtad. Me resultaba extraño pensar en esas cosas después de haber asistido a un sufrido camino impuro, desleal y falso en el que el pensamiento divagaba entre las contradicciones propias del alma.
Me imagino el sentimiento que debió albergar aquellos que vieron en el jardín de cualquier edén los últimos coletazos de un cisne herido. El domingo, mientras paseaba por la dehesa entre robustas e impresionantes encinas, perdidos lentiscos, matagallos, jaras, torviscos… sentía como mi alma reclamaba desde lo alto. Cada paso hacia la frondosidad mostraba los últimos momentos del cisne herido.
El fin de semana ya fue inusual e insólito. Había que poner sobre la mesa muchas cosas y fueron desplegadas una por una sin miramientos. Me resultaba extraño administrar el cúmulo de dolor y rabia con cuentagotas, ya fuera en los alaridos de Ayamonte, viendo desde sus atalayas las fronteras imaginadas por el hombre, o desde el pacífico Algarve portugués, saboreando las mieles de la buena vida desde la amistad y el consuelo. Y luego Sevilla reclamando… y luego la noche, cargada de flores que decoraban toda la casa gracias al paso angélico de esos seres divinos que de vez en cuando tienen la gracia de venir a mi casa para limpiarla por dentro y por fuera.
Mientras el domingo zigzagueaba por el monte de encinas llegando cerca de campos de ribera, por alisedas de centenarios almeces, olmos, fresnos y quejidos, abrigados por esa cohorte de arbustos, matorrales y herbáceas que parecían querer preñar este alma perdida, reflexionaba sobre la necesidad de morir. De morir a un momento, de morir de dolor, de morir para siempre a un pasado incierto con la esperanza de volver a nacer en otra realidad, en otro momento diferente, en otra forma de vida. Por supuesto, una muerte simbólica, como las que se pertrechan en los ancestrales ritos de iniciación. Pero muerte al fin y al cabo. Como la muerte del cisne… una muerte anunciada, perpetrada desde la más absoluta de las tristezas, pero también, desde la más absoluta de las esperanzas: «la única forma de ser felices es Amando, si no amas tu vida será fugaz como un destello…»

El camino de la mariposa azul


Tras poner alguna lavadora y comer algo he cogido el coche y como al final no fui a Londres, me he marchado al cine a ver una película de extraterrestres. Creo que esta es la cuarta que veo en menos de un mes sobre esta temática. Será que nos van a invadir y nos están avisando o que ya nos han invadido y nos están concienciando. Sea como sea, el pobre ET ha podido escapar sano y salvo a su planeta, no como los pobres de la semana pasada, unos grises que terminaron sucumbiendo en pleno Oeste Americano en las manos de la bella Olivia Wilde, también de las Pléyades, pero haciendo de buena, porque en las orbes cósmicas, según la imaginación humana, hay entes celestes buenos y malos. Pero para cara de marciana la que tenía hoy la taquillera, que ya me debe tener fichado como el chico raro y solitario que solo ve películas de ETs… Y es que me resulta tan interesante antropológicamente hablando como imaginamos las culturas de otros planetas… Incluso recuerdo que de adolescente hice mi propia clasificación alienígena. Siempre me he preguntado si alguna vez los selenitas descubrieron vida en la Tierra y decidieron irse echando leches cuando vieron la que aquí habíamos montado.

En eso iba pensando cuando, mientras hacía tiempo repasando las portadas de los periódicos en un Opencor cercano, recibía el mensaje de otra bella Olivia Wilde, pero ella más cercana y accesible. Me contaba su hermoso sueño que ha titulado “El Camino de la mariposa azul”. Me decía, también ella volviendo del cine, que su hija le había dicho, textualmente: “si tenemos una hermanita quiero que se llame Alexandra”.

Me he quedado de piedra con la sincronía y la explicación. Tan de piedra por muchos motivos, entre ellos, porque una de mis hijas, no sé si en el futuro real o literaria se llama así, Alexandra. También le hablaba de las otras mariposas azules, las que aparecen en mi último libro en ese lugar que describo como la Tierra Pura, y el nombre que le dimos a nuestro cuarto sello editorial que nunca vio la luz: Phylira, representado por una bella mariposa azul en su antigua página web… En fin… cosas de la vida causal, esa que no pide permiso a lo denso, sino que siembra a su antojo las ideas en el mundo sutil, hasta que son precipitadas al mundo que llamamos real… Pura magia, puro sentido. La vida siempre es soberana. La vida siempre aflora hacia nosotros.

(Foto: El cine más cercano está a más de cincuenta kilómetros de la Montaña. A la vuelta pude contemplar un espectacular atardecer que hizo más llevadero el regreso… pero… como me gusta tanto conducir… Eso sí, menuda plaga que estamos hechos. Eso pensaba mientras volvía a mi cueva de ermitaño y observaba la de carreteras y cables horrendos que rompen la sintonia del hermoso paisaje andaluz)…

Desde Barcelona


Ayer fue un día especial. Especial porque por primera vez en más de veinte años no desaparecí el día de mi cumpleaños. Contesté todos los mails, todas las llamadas y todos los mensajes. Además, invité a comer al niño C., con el cual pasé prácticamente todo el día en interminables paseos por Madrid. En el Retiro, mientras tomábamos un helado, se sentó un cubano que vivía en California y con el que estuvimos un buen rato hablando. Fue un rato agradable. Hoy viaje hasta Barcelona, donde está su madre y donde nos hemos reunido. Mañana estaré en Lérida y pasado de vuelta a Córdoba para el lunes estar al pie del cañón en la feria del libro. Luego… pues luego la providencia dirá hacia donde deberé dirigir mis pasos… Llevo ya algo más de cuatro semanas repitiendo ese hermoso mantra cristiano que dice eso de “hágase tú voluntad y no la nuestra”. Pues en esas estoy, contemplando desde cualquier estrella la luz que irradia el camino de la personalidad por este sendero tan lleno de cosas. Que el propósito nos guíe hacia le meta propuesta.

 

1-1-11


Parece una fecha mágica, a pesar de que los augurios para este año no parecen muy halagüeños. Pero empecemos el nuevo ciclo con optimismo y esperanza. Seamos capaces de reinventarnos de nuevo, de desear de nuevo lo mejor para todos aquellos que nos protegen desde lo visible y lo invisible. Pensemos en la magia de la vida, en la capacidad de regenerarse, en las sensaciones que implica la oportunidad de seguir vivos, y por lo tanto, inconformistas. Seamos poseedores de un nuevo mensaje, de un nuevo don, de una nueva entrega, de una nueva historia mágica. Un nuevo año y un nuevo sentir. Un nuevo tiempo acompañado de un nuevo propósito, de una nueva utopía en la que creer, con la que luchar.

Aprovecho, además de para felicitaros a todos por seguir vivos en este momento único, para daros las gracias por vuestras llamadas, escritos y ánimos. Se cierra un ciclo pero se abre otro, y en esa nueva onda, seguimos botando lo viejo y dejando sitio para lo nuevo.

Llevo dos meses viviendo en una especie de dimensión diferente, desconocida hasta ahora, impregnada de un sabor especial e intenso. Parece que la vida se ha parado, o al menos, es como si la vida hubiera llegado a otro punto de inserción, a otra posibilidad única de seguir aprendiendo y compartiendo. En eso reduzco todo el contenido vital: aprender y compartir. En esas palabras me apoyo para seguir adelante… Gracias a todos para estar ahí… y ¡feliz año nuevo!

Santa Bárbara Sistemas de Guerra: la ética de la transformación


Supongo que ningún gobierno se atreverá a cerrar una fábrica de armamento por eso de que la demagogia atribuye que son más importantes los puestos de trabajo que lo que allí se produce, en el caso de Santa Bárbara, una empresa de origen español comprada por la multinacional Norteamérica General Dynamics, 2300 empleados repartidos en nueve centros de trabajo por toda nuestra geografía española. ¿Qué hacer entonces? Sólo se me ocurre una respuesta limpia y sincera: transformación. En vez de hacer helicópteros de combate, hacerlos para hospitales y contraincendios. En vez de hacer tanques y carros de combate, hacer vehículos para limpiar bosques y erradicar fuegos. En vez de hacer armamento, realizar sistemas de limpieza de nuestras playas y ríos. En vez de construir armas de guerra, construyamos armas de paz. Hacen falta plantas potabilizadoras, redes eléctricas, energías renovables y cientos de cosas que harían que los países en conflicto dejaran de matarse. ¿A qué esperamos para hacerlo?

Fórmulas anti crisis


Me envían este texto que parece interesante y con el cual no es difícil comulgar tal y como está el patio:

España debe rebajar su déficit en 9,4 puntos porcentuales en la próxima década, una de las reducciones más drásticas del mundo, según el Fondo Monetario Internacional… que, además, pide un recorte en las prestaciones sanitarias de nuestro país para reducir la deuda. ¡Menudo panorama!

¿No creéis que ha llegado el momento de coger el toro por los cuernos?… y recortar primero:

DISOLUCIÓN DE LOS MINISTERIOS DE:

– IGUALDAD (que lo incluyan en Justicia),
– VIVIENDA (que lo incluyan en FOMENTO),
– EDUCACIÓN Y CIENCIA (que se haga cargo el de CULTURA),
– ADMINISTRACIONES PÚBLICAS (que se haga cargo el de PRESIDENCIA).

ANULACIÓN DE DOS VICEPRESIDENCIAS: CHAVES Y E. SALGADO.

DISOLUCIÓN DE LAS DIPUTACIONES PROVINCIALES (órgano totalmente inútil y tapadera de «amiguetes»).

DISOLUCIÓN DE LOS «CONSEJOS PROVINCIALES»

ANULACIÓN DE LA PENSIÓN VITALICIA DE TODOS LOS DIPUTADOS, SENADORES Y DEMÁS «PADRES DE LA PATRIA».

LIMITAR SUELDOS DE ALCALDES SEGUN Nº DE HABITANTES. QUE NO SE PONGAN LOS SUELDOS QUE LES DA LA GANA (Ej. El actual de Calviá, Mallorca, que cobra más que el Presidente del Gobierno de España).

CAMBIAR LAS LEYES, Y ADEMÁS DE CARCEL PARA LOS LADRONES, OBLIGAR A QUE TODO EL DINERO QUE HAN ROBADO LOS POLÍTICOS Y DEMÁS «ADJUNTOS» VUELVA A LAS ARCAS DE LAS COMUNIDADES DONDE HAN SIDO ROBADAS. (eJ. Cachuli, Pantoja, Gurtel, Camps, Matas, Munar, etc., etc.)

El tema de los coches oficiales (cosa que se hizo hace 40 años y en los Pactos de la Moncloa y funcionó. No es posible que tengamos más coches oficiales que USA).

Anular TODAS las tarjetas VISA oficiales (que cada uno baile con su pañuelo) y poner en la calle a TODOS los «cargos de confianza» (tenemos funcionarios de sobra para encargarse de esas labores).

Suprimir a TODOS los diplomáticos excepto un embajador y un cónsul en cada país. (No es posible que malgastemos en esto más que Alemania y El Reino Unido).

Con eso, y con rebajar un 30% las partidas 4, 6 y 7 de los PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO (adiós «transferencias a sindicatos, partidos políticos, fundaciones opacas y chupópteros varios») se ahorrarían más de 45.000 millones de euros, no haría falta tocar las pensiones y los sueldos de los funcionarios.

Congelar las pensiones es injusto, es desconocer unos derechos adquiridos, condenar al hambre a muchos de aquellos que merecen nuestro respeto.

Reducir el sueldo de los funcionarios es injusto, es desconocer unos derechos adquiridos de trabajadores, muchos de los cuales también merecen nuestro respeto.

Recortar las inversiones públicas en 6.000 millones de euros es un disparate, en estos momentos, en los que necesitamos que alguien gaste para que la actividad económica no se detenga.

Tiene razón el FMI cuando dice que «un buen plan de ajuste podría incluso acelerar la actividad económica».

¡¡¡CON LA MITAD DEL DINERO QUE SE RECAUDARÍA CON ESTAS MEDIDAS, SE ACABARÍA LA CRISIS DE CUAJO!!!

Amando


«Vosotros comprenderéis lo que es verdaderamente el amor cuando
dejéis de considerarlo como un sentimiento. El sentimiento está
necesariamente sujeto a variaciones según se dirija a tal o cual
persona, mientras que el amor verdadero es un estado de
conciencia independiente de los seres y de las circunstancias.
Amar, no es tener un sentimiento hacia alguien, sino vivir en el
amor y hacer todas las cosas con amor: hablar, caminar, comer,
respirar, estudiar con amor. Amar, es haber armonizado todos
nuestros órganos, todas nuestras células y todas nuestras
facultades para que vibren al unísono en la luz y en la paz. El
amor es pues un estado de conciencia permanente. Aquél que ha
alcanzado este estado de conciencia siente que todo su ser está
impregnado de fluidos divinos y todo lo que hace es una melodía.»

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Tour Intenso en Madrid


Llovía a cantaros y tenía un día largo. Me levanté, di de comer abundantes zanahorias a los conejos y enfundé cuatro cosas para irme corriendo a Sevilla. Allí esperaba M. con ganas de seguir profundizando en mis utopías y eso hicimos hasta las dos de mediodía. Seguía lloviendo y cada vez más. Tenía que estar por la tarde en Madrid para dos eventos. Un entierro y la presentación del libro de un amigo. La lluvia a la altura de Castilla era tan intensa que me jugó una mala pasada. No llegué al entierro. Y llegué un rato a la presentación. Allí estaba la hermosa B. con sus también hermosas becarias de la cámara de comercio sueca. El loco de Y. presentando su libro ante la exitosa suma de más de doscientas personas en el “Hub” de Madrid. La fiesta fue muy buena y aún me dio tiempo de coger el micrófono y decir cuatro tonterías. Mientras saludaba a unos y otros de repente sentí la presencia de una estrella que lucía con luz propia. Era la filósofa que conocí en un sarao de Córdoba no hacía mucho. Joven, inteligente, apuesta, profundamente hermosa, pero de esa hermosura que se contempla con la agudeza de los matices, con la seriedad de las caricias armadas de valor estelar. Hablamos algo junto a otro amigo que le acompañaba mientras nos mirábamos con cierta intensidad. La filósofa estaba radiante y me la imaginaba presentándole las credenciales al mismísimo Platón, vestida de uniforme metafísico, con esa elegancia aristocrática tan propia de su intenso mundo… Sin embargo, había en ella un halo de rebeldía que seducía al prójimo. Mientras el otro amigo hablaba de mis utopías recordando las conversaciones pasadas, ella me guiñaba el ojo expresando generosidad y talento. Me despedí con la esperanza de reencontrarme de nuevo con ella. Nuestro común amigo Y. me ha prometido nuevo encuentro. Así que la filósofa deberá soportarme durante algún tiempo hasta que otro lucero del alba encandile mis pupilas. Y tras el sarao nos fuimos con B. y sus amigas al “Palentino” donde intercambiamos algunas palabras con la actriz Emma Suárez que también andaba por allí. Pasé una hermosa y larga noche hablando con B. hasta altas horas de la madrugada en su céntrico piso y por la mañana una agradable comida en el hotel de JL con J., M y S. compartiendo proyectos e ilusiones. Un hermoso reencuentro y una agradable charla entre amigos de corazón. La tarde igual de intensa… Fui a dar un paseo al Caixa Forum donde me crucé, por cierto, con Ana Belén y Victor Manuel… Y es que Madrid tiene estas cosas… y muchas más que contaré con calma…

A %d blogueros les gusta esto: