Gracias por tu apoyo


manos

Estimado amigo,

hace tiempo que no sé de ti. Creando Utopías se creó para idear la utopía y poder diseñarla mediante escritos que sirvieran de inspiración. Gracias a tantos años trabajando incondicionalmente en estos escritos, pudimos hacer realidad la utopía. Entonces, ¿para qué hablar de ella si ahora la estamos construyendo con nuestras propias manos? Realmente no hemos dejarlo de hacerlo, pero sí es cierto que hemos cambiado la forma para poder, de forma incondicional, apoyar el sueño.

Me he dado cuenta de que construir la utopía requiere de mucho esfuerzo, quizás de muchas vidas en una. Es por eso que decidí buscar recursos adicionales para poder seguir adelante. Además de mi labor de editor, estoy intentando potenciar la labor de escritor para poder ingresar íntegramente todo lo que reciba al proyecto utópico en el que trabajo. El proyecto O Couso se está construyendo gracias al apoyo incondicional de mucha gente y por eso me atrevo a insistir en que me echéis una mano en su construcción para que la felicidad y la inspiración de un mundo mejor pueda alcanzar cada día a más gente.

Como ya sabéis, ahora escribo desde la plataforma de Patreon, un lugar donde se puede acceder a partir de un euro al mes, dinero que empleo íntegramente en el proyecto. Por favor, no dudéis en seguir leyendo sobre utopías y su complejidad en el siguiente enlace:

https://www.patreon.com/creandoutopias

Si queréis colaborar con el proyecto directamente, podéis hacerlo en el siguiente enlace con un euro al mes junto a casi cien personas que ya lo hacen:

https://www.teaming.net/proyectoocouso

Sea como sea, gracias de corazón por estar ahí y sigamos construyendo paso a paso un mundo mejor.

Un abrazo siempre sentido…

Javier

 

Editorial Dharana te anima a que ayudes


Teaming Editorial Dharana te invita a su Grupo Teaming
Hola,

Estoy colaborando con Proyecto O Couso y te escribo para ver si te animas a ayudar como ya estoy ayudando yo. Estamos recaudando fondos a través de la web deTeaming,que es una herramienta de gestión de microdonaciones donde cada persona que colabora dona SÓLO 1€ al mes, menos de lo que cuesta un café. Yo ya estoy donando mi Euro y necesitamos ser muchos más para conseguir ayudar todo lo que queremos. Así que me encantaría que te unieras a nosotros.

Aquí tienes toda la información del Grupo. Para colaborar sólo tiene que darle en el botón "Únete a nuestro Grupo" y ayudarás con SÓLO 1€ al mes.

Proyecto O Couso Proyecto O Couso

Estamos creando una Casa de Acogida, una Escuela de Dones y Talentos, y una Comunidad Abierta en pleno Camino de Santiago, esa gran autopista de personas en bqueda. Creemos en la capacidad del ser humano para hacer realidad sus sues. Y por ello, queremos hacer de un mundo bueno, un mundo mejor. No se trata de “luchar contra” sino de “construir alternativas”, de forma que lo caduco caiga por ssolo ante la fuerza de una nueva forma de actuar. + Leer más

¡Únete al Grupo!
Para unirte te pedirá los siguientes datos:

-Tu email
-Tu nombre y apellidos
-Una forma de aportar tu euro: tarjeta de crédito o cuenta corriente.

Por si no conoces Teaming, te dejo algunos datos:

-Teaming lleva más de 3 años online y ya ha ayudado a recaudarmás de 3 millones de Euros para causas sociales.
-Ya hay más de 100.000 personas que donan 1€ al mes y que ya han indicado todos sus datos, yo una de ellas.
-En Teaming, no se puede donar más de 1€ al mes a un Grupo. Es una cantidad simbólica que está al alcance de casi todo el mundo y que hace que todos los que estamos en el Grupo seamos iguales.
-Es totalmente seguro y transparente.
-Es totalmente gratuito, Teaming no tiene ánimo de lucro y por eso no cobra nada por ofrecer la herramienta de recaudación de fondos ni por registrarse ni nada. Asimismo, ha llegado un acuerdo con Banco Sabadell para evitar todo tipo de comisiones bancarias siendo estas asumidas por el propio banco.

Espero que te animes a unirte al Grupo ya que para nosotros cada euro cuenta: cuántos más seamos, más ayuda conseguiremos proporcionar.

¡Gracias!

Un abrazo,

Editorial Dharana
Mi perfil Teaming: https://www.teaming.net/editorialdharana

Síguenos en: Teaming Teaming Facebook Teaming Twitter Teaming Youtube
© 2014 Teaming | Regístrate en Teaming
Este e-mail se ha enviado a
El equipo Teaming

Editorial Dharana te anima a que ayudes


Teaming Editorial Dharana te invita a su Grupo Teaming
Hola,

Estoy colaborando con Proyecto O Couso y te escribo para ver si te animas a ayudar como ya estoy ayudando yo. Estamos recaudando fondos a través de la web deTeaming,que es una herramienta de gestión de microdonaciones donde cada persona que colabora dona SÓLO 1€ al mes, menos de lo que cuesta un café. Yo ya estoy donando mi Euro y necesitamos ser muchos más para conseguir ayudar todo lo que queremos. Así que me encantaría que te unieras a nosotros.

Aquí tienes toda la información del Grupo. Para colaborar sólo tiene que darle en el botón "Únete a nuestro Grupo" y ayudarás con SÓLO 1€ al mes.

Proyecto O Couso Proyecto O Couso

Estamos creando una Casa de Acogida, una Escuela de Dones y Talentos, y una Comunidad Abierta en pleno Camino de Santiago, esa gran autopista de personas en bqueda. Creemos en la capacidad del ser humano para hacer realidad sus sues. Y por ello, queremos hacer de un mundo bueno, un mundo mejor. No se trata de “luchar contra” sino de “construir alternativas”, de forma que lo caduco caiga por ssolo ante la fuerza de una nueva forma de actuar. + Leer más

¡Únete al Grupo!
Para unirte te pedirá los siguientes datos:

-Tu email
-Tu nombre y apellidos
-Una forma de aportar tu euro: tarjeta de crédito o cuenta corriente.

Por si no conoces Teaming, te dejo algunos datos:

-Teaming lleva más de 3 años online y ya ha ayudado a recaudarmás de 3 millones de Euros para causas sociales.
-Ya hay más de 100.000 personas que donan 1€ al mes y que ya han indicado todos sus datos, yo una de ellas.
-En Teaming, no se puede donar más de 1€ al mes a un Grupo. Es una cantidad simbólica que está al alcance de casi todo el mundo y que hace que todos los que estamos en el Grupo seamos iguales.
-Es totalmente seguro y transparente.
-Es totalmente gratuito, Teaming no tiene ánimo de lucro y por eso no cobra nada por ofrecer la herramienta de recaudación de fondos ni por registrarse ni nada. Asimismo, ha llegado un acuerdo con Banco Sabadell para evitar todo tipo de comisiones bancarias siendo estas asumidas por el propio banco.

Espero que te animes a unirte al Grupo ya que para nosotros cada euro cuenta: cuántos más seamos, más ayuda conseguiremos proporcionar.

¡Gracias!

Un abrazo,

Editorial Dharana
Mi perfil Teaming: https://www.teaming.net/editorialdharana

Síguenos en: Teaming Teaming Facebook Teaming Twitter Teaming Youtube
© 2014 Teaming | Regístrate en Teaming
Este e-mail se ha enviado a
El equipo Teaming

Por qué los secretos y tesoros están a salvo


 

a

“Ante el trono de Dios, el ángel, con los demás ángeles, permanecieron y exclamaron: ‘Señor de mi vida, concédeme la fortaleza para hollar el sendero de la revelación, cruzar el mar de la oscura ilusión y enfrentar el camino iluminado de la tierra’. Dios respondió: ‘Ve, y ve muy lejos’. (El Sendero de la Experiencia en la Tierra)

Esta mañana en la sala sonaba la “Messe Solennelle De Ste. Cécile” de Charles Gounod interpretada magistralmente por Elina Garanca. De alguna forma se había creado un espacio sagrado entre los tres componentes que allí estaban para dar continuidad a la transmisión de los misterios y aquel maestro de ceremonias, que viendo la dificultad del momento, amenizaba el lugar con esa música angelical. Los retos de aquellos caballeros que blandían sus almas para resguardar la vida del espíritu se representaba humilde en ese instante. Por dentro sentían cierta compunción por el drama del sacrificio mientras que por fuera intentaban demostrar entereza antes los retos que se presentaban. Traspasar los límites de la comprensión escenográfica era realmente complejo. Sólo desde la música se podía entender todo el conjunto.

Durante miles de años, el conocimiento, los tesoros espirituales, han estado siempre resguardados en impenetrables logias de sabiduría, en órdenes iniciáticas cuyo acceso era profundamente difícil. Las sociedades secretas eran las garantes de que la antigua sabiduría fuera depositada siempre en buenas manos. Solo los neófitos de corazón puro podían acceder a ella. Sólo los que habían entrenado un cuerpo sano y fuerte y una mente clara podían entender la sutileza de dichos tesoros. Los valores y virtudes de aquellos que durante eones han entregado sus vidas a esos propósitos se ve compensada por esa paz interior, por esa sonrisa que muestra la inocencia de un niño que arrima su mirada a los cielos que albergan la primavera humana.

A veces esos lugares misteriosos, especialmente cuando los tiempos son convulsos, se diluyen entre la maranta y la ciénaga misericordiosa confusión. Entran en lo que algunos dan por llamar la rama invisible de la creación, el estado puro donde nada ni nadie puede perturbar el trabajo que dará paso a las ideas y mejoras de las próximas centurias.

La oración y la súplica silenciosa atrae a los espíritus virginales que de forma poética y generosa cultivan la planta, el árbol, la vida. La fuente de agua pura solo es posible beberla ante un corazón lleno de gracia. Sólo aquellos de corazón puro, de espíritu alegre, de vida entregada pueden acceder libremente a los tesoros y secretos que la vida guarda para la construcción del Adytum. No hay más defensa que la pureza de intención. Todo está ahí, visible, pero solo los que sonríen como niños pueden verlo.

Por eso hoy los ángeles cantaban en esa sala. Era la señal de que todo estaba bien, de que las situaciones difíciles solo pretenden resguardar el secreto. Vendrán instantes mejores y las puertas del templo se abrirán para que de nuevo se regenere el espíritu de los tiempos. Mientras eso ocurre, los hermanos del espíritu libre seguirán trabajando en silencio para resguardar al peregrino, proteger los caminos y saciar al desconsolado. Todo ello en su entrega desapegada, todo ello bajo la melancólica mirada de los tiempos, sonrientes, a la espera de que todo esté preparado para la transmisión. Todo está a salvo, todo está bien.

 

 

La dictadura de la burguesía. El Manifiesto Consumista


 

415

Acaba de llegar de la imprenta una edición que hemos hecho en la editorial Dharana sobre el Manifiesto Comunista. Su lectura es muy recomendable hoy día porque nos hace ver las contradicciones históricas en las que nos encontramos, y de cómo aquello que antes parecía algo extremo ahora se ha normalizado por completo. No deja de ser paradójico que el librito haya llegado hoy, el día que han bautizado como el blackfriday, un día de compulsión consumista donde lo que importa es comprar cualquier cosa.

Un editor que vive aislado en los bosques tiene tres herramientas imprescindibles para poder trabajar: un coche, un ordenador y un móvil. Como ayer se estropeó una de ellas, el móvil, aproveché la ocasión para imbuir mi psique en un gran centro comercial y observar con detenimiento qué ocurría. Cuando vives en los bosques, alejado aparentemente de los impulsos consumistas, te sientes un poco extraño en esa maleza de trazos inconscientes. Miré con detalle todos los móviles porque siempre he sido un friki de la tecnología. Me asombró ver la decadencia de los grandes. Nokia no estaba por ningún lado. Marcas como Motorola o BlackBerry desaparecidas. Samsumg en caída libre dando paso a nuevas marcas como Huawei. Apple parecía entrañable pero desorbitada en precio. Miré con atención y me decanté por un móvil barato, un Huawei que no llegaba a 150 € asombrándome de paso de todo lo que ofrece a tan poco precio. Durante muchos años fui bastante fiel a las marcas de moda, a la tecnología revolucionaria y por ende, bastante cara. Desde que estoy en los bosques, me doy cuenta de que se puede consumir, pero equitativamente, con cierto juicio y criterio. Me refiero que hace unos años me hubiera gastado mil euros en un móvil y ahora prefiero gastarme diez veces menos y disfrutar de la última tecnología a un precio razonable, sin excesos. Tras probar todas las marcas llegas a la conclusión de que todo se fabrica en China. Entonces, ¿por qué despreciar una marca totalmente China?

Todo esto tiene que ver con aquella dictadura del proletariado que Marx y Engels describían ingenuamente a nuestros ojos actuales, pero con atisbos de impredecibles consecuencias para la época. Quién les iba a decir que el proletariado de antaño se iba a convertir unos siglos después en auténticos burgueses, con sus buenos coches, sus buenos móviles y todos conectados a una nueva “Internacional” llamada Facebook.

Los tiempos han cambiado, es evidente. La esclavitud de la que hablaban en el Manifiesto se ha sofisticado. Realmente no nos damos cuenta de que los grilletes siguen estando ahí, pero ahora no importa porque tenemos el blackfriday y todas esas cosas que compensan nuestra existencia. Por eso de alguna forma el Manifiesto sigue estando de actualidad. Nos ofrece una visión aberrante de una sociedad decadente cuyas revoluciones aún están pendientes.

Y no porque consumamos, cuidado. Como digo, está bien que consumamos para que el mundo siga funcionando. No podemos marcharnos todos de repente a la montaña y volvernos unos monjes austeros y alejados de las modas y los placeres mundanos. Es el cómo lo hacemos, el por qué lo hacemos y donde ponemos la atención, el propósito.

Consumir para acumular cosas que luego tiramos al estercolero de turno está acabando con nuestro planeta. Dirigir nuestros escasos recursos en tener el último artilugio de moda, simplemente porque es eso, una moda, es un pozo cargado de vacío. Nuestro proletariado burgués tiene un reto por delante en las próximas décadas: aprender a vivir materialmente mejor, pero también emocional, mental y espiritualmente. Sí, se puede vivir bien, con buenas cosas materiales que nos hagan la vida mejor, más sencilla y hermosa. Pero también tenemos que amueblar nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestro espíritu para darnos cuenta de que la vida, más allá de esas revoluciones pendientes y ese materialismo a ultranza tiene muchos más matices.

Dicho esto, por favor, consumid libros, que nos hacen más libres y más cercanos. Y de paso, os invito a darle un repaso al Manifiesto Consumista, perdón, Comunista.

Lo podéis comprar aquí a un módico precio:

http://www.editorialdharana.com/catalogo/manifiesto-comunista?sello=dharana

 

Viajes de ida y vuelta


20161105_113440

Mientras viajamos por todo el país en búsqueda de respuestas inexorables al momento en el que vivimos, notamos cierta tensión y agravio por lo que pueda ocurrir en el país americano ante un día tan crucial como el de hoy. No nos gusta ninguno de los candidatos, pero seguro que uno será menos malo que el otro para Estados Unidos y también para todo el conjunto de la humanidad.

En el mundo siguen ocurriendo cosas que se escapan a nuestra esfera de influencia. El norte de España se está despoblando. Nos dimos cuenta cuando estos días vagamos por tierras de meigas y cruzamos algunos pueblos abandonados que reclamaban de nuevo vida. Casas enteras, en perfecto estado, de piedra noble y de talla monumental, esperando un nuevo habitante, un nuevo guardián que las dote de vida y calor. Sentimos cierta pena por ver a pueblos enteros deshabitados mientras en algunas otras partes del mundo hay personas que no tienen dónde ir. Refugiados que son dinamitados en alta mar para que no sean una excesiva molestia para los que dedicamos nuestro tiempo a ver la tele y gastar nuestro dinero en compras.

Viajamos hacia el sur y allí nos esperaban con el calor de siempre, abrigando nuestro peregrinar con una buena tortilla de patatas y un lugar donde alojarnos. Ese calor humano que se transmite con la compañía y con un plato de comida es muy significante. A veces solo debemos empeñarnos en ayudar al otro para encontrar sentido a nuestras vidas. No es cuestión de bucear en el vacío interior, sino de llenarlo de buenas acciones, de buenos actos. Sentimos que la propia generosidad, en sí misma, ya es motivo suficiente para seguir adelante. Sólo debemos esforzarnos para hacerla extensible, para ser diferentes y no avergonzarnos ni pedir perdón por el simple hecho de mostrar generosidad. Es algo muy simple y muy necesario en un mundo que, paradójicamente, presume de ser el mundo más conectado al mismo tiempo que la soledad golpea con fuerza todos los corazones. ¿Para qué estar conectados exteriormente si por dentro nos sentimos huecos y vacíos? ¿Qué hay de la conexión interior, de la espiritualidad -no de la famélica y superficial sino de la silenciosa y acallada- y la vida interior?

Por la mañana tuvimos un encuentro profesional, necesario para gestionar la trayectoria de un proyecto que ya lleva diez años combatiendo la crisis de los tiempos. En las antiguas centurias, los libros, el conocimiento, ardía en llamas en inmensas bibliotecas que eran desahuciadas por la ignorancia y el terror. Pequeños artesanos de la palabra se empeñaban en rescatar el anima mundi para que todo el espíritu de los tiempos sobreviviera y siguiera enriqueciendo nuestro mundo. Ese esfuerzo, esa labor, aún no ha desaparecido, y no resulta difícil reconocer, con un poco de atención, los guardianes del conocimiento. Hemos tenido la suerte de tratar con ellos y tenemos la suerte de seguir aprendiendo de sus conjuros ante el maleficio de la ignorancia y la ceguera.

Seguimos nuestra ruta y terminamos en las costas azules, en el camarote de un barco anclado en un horizonte infinito y cautivador. Nos deleitamos de la belleza del lugar y pudimos conectar con la África profunda y olvidada. Gracias a las tecnologías, la patrona del barco pudo contactar con su empresa en el sur de África y pudimos en viva voz comprobar la situación de guerra que se vive en esos países. Fue una sensación extraña y una experiencia antropológica sin desperdicio. Nos hablaron de las “granjas del frío”, una red de contrabando de niños que sirve para traficar con sus órganos y sus vidas. Nos contaron cosas terribles de un mundo igual de terrible que guarda tras sus secretos macabras prácticas. Realidades que desconocemos, que preferimos obviar mientras vivimos en nuestra burbuja de aparente pero frágil paz.

De nuevo seguimos nuestro camino, todo rápido porque el tiempo apremia. Recoger algunos bártulos para el nuevo hogar perdidos en lejanas montañas, retomar la ruta y dormir en cualquier cuneta prosiguiendo con la ronda de encuentros con desayunos, comidas y cenas. Así con tal de salvar el espíritu, el renacimiento que se teje en las columnas de la fe y la esperanza. Unas tierras aún frágiles pero imprescindibles para dotar al mundo de esa alegría necesaria.

 

El flujo de la vida


 

SONY DSC

“Cada hombre nace en el mundo que él mismo se ha construido”, Satapatha Brahmana   “Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado”, Dhammapada

 Desde el centro más profundo se expande y se precipita todo el hilo de vida. Ese hilo, llamado en algunas tradiciones como sutratma, se arroja desde adentro hacia fuera, llegando a todo el universo manifestado. En nuestro pequeño universo local, el halo de vida se manifiesta desde mil formas diferentes. Una de ellas, la humana, es de las más complejas. El ser humano alberga dentro de sí la consciencia física y material de las cosas, pero también es capaz de discernir sobre el halo de vida, las emociones, la propia mente y desde allí, tejer un puente hacia planos de existencia más abstractos y complejos.

Podríamos pensar que a lo largo de los tiempos el ser humano ha desarrollado una sensibilidad especial. Ya no tan sólo se preocupa de las cosas básicamente materiales, sino que además procura dedicar tiempo a cuidar la vida, a protegerla, a buscar el entendimiento sobre ese complejo proceso que llamamos emociones y de paso, mediante el inteligente uso de la mente, bucear en los misterios de la existencia con todo el peso del devenir.

Hay un camino más arduo, más difícil de explicar y entender. Se le llama el Sendero de la Consciencia, y es un punto de inflexión entre la parte más profunda del pensamiento humano y aquello que lo sobrepasa. A este punto se llega más por la intuición que por el mero pensamiento, entendiendo la intuición como esa herramienta que supera en complejidad al propio pensamiento.

El universo circundante sigue siendo el mismo, pero ahora se contempla desde otro punto de vista. La visión ha agudizado su percepción y la vida se manifiesta más amplia, más compleja y más sorprendente.

En el curso de las edades han existido instructores que de alguna forma han intentado, mediante alguna peculiar pedagogía, advertirnos de esa visión amplia. La enseñanza, el mostrar esa luz para que otros vean supone un reto admirable, complejo y necesario. No es una pedantería iluminada, es la propia luz del sol que sale cada mañana para mostrarnos el mundo alejado de la oscuridad y las tinieblas. Cuando ese milagro ocurre todos los días, vivimos en otra visión, en otra percepción distinta. A niveles filosóficos o existenciales, esa visión también puede variar si conseguimos entender el flujo de la vida como ese hilo que se apodera de todo y nos guía hacia otras realidades aún más bellas y asombrosas.

Existen importantes enseñanzas y existirá nuevas ciencias que nos ayudarán a comprender la vida como una compleja red de manifestación. Estas ciencias o enseñanzas nos llevarán de la mano hacia esa nueva visión emancipadora. Producirá un mayor grado de sensibilidad a las impresiones del mundo que ahora desconocemos por nuestra propia ignorancia y ceguera. Nos ayudará a construir en nosotros los hilos sutiles que harán que esa visión se fortalezca y eleve. Y quizás, lo más importante de todo, producirá la visión sobre la continuidad de la consciencia como un todo universal y unitario. La vida, siendo una, se respetará aún de forma más convincente y verdadera.