BlackFriday: Regalar cosas o experiencias. Una reflexión sobre el ser y el tener


a.jpg

© In_somnia

Hoy es el día del BlackFriday, un día donde nuestros valores, nuestra contención y nuestra disciplina económica se ponen a prueba. Vemos todas las ofertas y no deja de ser tentador en qué podemos gastar algo de dinero, aunque no lo necesitemos, con tal de poder hacernos con alguna cosa. Hoy debería ser un día de reflexión para todos, y no de impulso. La compra compulsiva puede educarse, puede adiestrarse de alguna manera de forma inteligente y madura.

Recuerdo que en la universidad, un altivo profesor de ciencia económica nos advertía de que si de repente todo el mundo se volviera budista, la economía de mercado se derrumbaría. Me llamó la atención aquella observación porque detrás de la misma había una profunda cuestión de valores. Sin embargo, con el tiempo, reflexioné que no hacía falta hacerse budista para cambiar de valores, y que tampoco hacía falta hacer quebrar la economía de mercado, solo debemos inundar esa economía precisamente de eso, de valores.

Ahí juega importancia nuestra elección a la hora de consumir. Es evidente que tal y como hemos montado nuestras vidas, debemos consumir, comprar y vender para seguir adelante. La cuestión de fondo es qué consumimos, cómo y cuándo. En estas décadas de visión materialista de las cosas hemos olvidado cuestiones principales. Hemos cambiado los valores del ser por los valores del tener. Está bien dedicar algo de tiempo y dinero a comer bien, vestir bien y tener una vida cómoda. El problema es cuando fijamos toda la balanza en ese aspecto básico de nuestras vidas, olvidando lo más importante de todo: vivir. O mejor dicho, saber vivir.

La vida está llena de matices, de ahí la importancia de ser conscientes de los mismos. Si hacemos y obramos desde la más absoluta de las inconciencias, olvidaremos el ser y todo se convertirá en una vacía vida llena de cosas. ¿Cómo cambiar esa experiencia del tener por el ejercicio del ser? Una de las cosas que más está ahora de moda es cambiar cosas por experiencias. Es decir, dejar de comprar cosas que terminan acumuladas y olvidadas y cambiarlas por momentos con los amigos, por salidas al campo, por retiros, vacaciones, excursiones, cursos donde compartir, conciertos donde bailar, lugares donde ir para practicar la calidez del abrazo y el amor compartido, conferencias y charlas donde aprender a vivir…

Hay una infinidad de ofertas basadas en la experiencia y no en la voluntad de acumular cosas. Y cambiando una cosa por otra, cambiamos nuestros valores y transformamos los valores del sistema capitalista sin destruirlo, sino tan solo transformándolo hacia algo mejor, más humano, cercano, próximo y verdadero. Pasar del mundo de las cosas al mundo de la experiencia humana está en nuestras manos.

Si la experiencia de leer estos escritos te gusta, no dudes en colaborar con la misma. Es una forma de consumo consciente donde todos ganamos algo.

  • Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

 

Anuncios

Hacia un mundo éticamente verde


Mi compra vegetariana

Si alguien busca real y seriamente vivir una buena vida, lo primero de lo cual tendría que abstenerse por siempre es de consumir carne, porque, sin mencionar toda la excitación de pasiones que provoca ese tipo de alimento, su consumo es simplemente inmoral, en la medida en que involucra la realización de un acto que va en contra de todo sentido moral: matar”. Tolstoi

El modelo fabril desde el que nacieron las ciudades intentó, mediante toneladas de cemento y asfalto,enterrar la tierra, la naturaleza y todo lo que tuviera que ver con nuestro origen más ancestral. Vivir en una ciudad, y lo estoy experimentando en estos días de tránsito por Barcelona, es vivir en un conglomerado de colmenas construido con materiales grises y oscuros. Alguna melancolía se oculta en esa costumbre de adornar las galerías y balcones con macetas que recuerdan que alguna vez, en ese lugar, había campo, naturaleza, bosques y ríos.

Las ciudades futuras ya no serán construidas alrededor de las fábricas. La experiencia humana habrá recordado la importancia de volver al respeto hacia aquello que nos creó, hacia aquello de lo que venimos, de lo que realmente somos. Ya no habrá diferencia entre naturaleza y nosotros, y por lo tanto, ya no habrá un mundo dual donde separemos ambas realidades, sino que nuestros esfuerzos redundarán en la integración de los mismos. Las ciudades futuras serán verdes, estarán llenas de jardines, de bosques, de ríos limpios y llenos de vida. Los edificios serán construidos siguiendo filosofías como la permacultura. Serán ciudades-campo, y no ciudades-fábrica como ahora. Las ciudades-dormitorio dejarán de existir para convertirse en ciudades-vivas, donde uno despierta, no duerme.

Esos cambios son muy lentos. Aún estamos saliendo de la revolución industrial y entrando en la revolución tecnológica. Pero aún nos queda empezar a soñar en la próxima revolución, que será la revolución experiencial. En esa cuarta revolución la tecnología ya habrá jugado un papel importante, acercando al ser humano hacia la necesidad de mejorar su experiencia con la vida, ya no centrada en la subsistencia propiamente dicha, como ocurrió en las anteriores revoluciones, sino centrada en vivir plenamente la vida desde un amplio consenso de bienestar, placer y convivencia ética con la naturaleza.

Experiencia y ética serán las claves de ese futuro. En mi propia tesis doctoral hablaba de Nueva Cultura Ética porque no podrá existir un nuevo mundo tecnológicamente desarrollado si no viene precedido de una profunda ética que lo acompañe. Esa ética, aunque aún tímida, ya la vamos encontrando en las pequeñas cosas del día a día. Especialmente en la alimentación. Estos días que ando solitario en mi particular retiro emocional siento pocas ganas de cocinar y recurro mucho a la llamada “comida basura”. Mi sorpresa, cuando voy al supermercado, es el poder ver productos cada vez más alejados del sacrificio animal. Salchichas vegetarianas, canelones vegetales, embutidos vegetales… La lista ya empieza a ser larga y la experiencia de poder encontrar esos productos en grandes superficies es un síntoma claro de que algo está cambiando en nuestros hábitos alimenticios.

Ese cambio, como digo, aún muy lento, es puramente necesario para que la nueva ética, cada vez más sensible con el sufrimiento animal y la destrucción a la que hemos sometido a la naturaleza, empiece a calar en nuestras consciencias. Empezar ese cambio consciencial desde un consumo de alimentos libres de sufrimiento hará que en el futuro nuestras ciudades empiecen a construirse así como pensamos y sentimos. Es decir, nuestras vidas empezarán a girar en torno a un nuevo modelo de desarrollo donde la austeridad de las cosas dará paso a la riqueza de las experiencias.

  • Gracias de corazón por apoyar esta escritura…
  • donar

    La matanza. Algunas reflexiones sobre el poder y lo civilizado


     

    OLYMPUS DIGITAL CAMERA

    “Creo que existe una inclinación general en todo el género humano, un perpetuo y desazonador deseo de poder por el poder, que sólo cesa con la muerte”. Hobbes

    Cuando vives en la ciudad hay muchas vicisitudes que se ignoran con respecto al origen de algunas cosas que están ahí, muy cerca de nosotros, entre nosotros, dentro de nosotros. El poder es un intangible que nos acompaña desde la más primitiva edad y lo utilizamos a discreción no solo contra nosotros mismos, sino también contra los otros reinos de la naturaleza. Tenemos muchas formas de ejercerlo, pero es cuando vienes a vivir a los bosques cuando observas esa necesidad de potestad de forma diferente, sensible.

    En estos días de diciembre, en muchos ámbitos rurales existe una práctica ancestral que dan por llamar “la matanza”. Para que nos hagamos un dibujo y una idea, se trata de engordar durante un año uno o varios cerdos para más tarde ser degollados y consumidos. Aquí en Galicia, donde se realiza la matanza mediante el degüello, una fina sección de la arteria carótida, es costumbre usar la sangre para elaborar un postre típico, “las filloas de sangue”, una especie de crêpe que tiene la sangre como ingrediente principal. Este manjar vendrá acompañado de embutidos de toda clase, cortes de carne, sangre, tripas y todo tipo de desperdicio que pueda resultar ingerido por el “homo carnivurus”.

    En la ciudad todo parece más civilizado, cínico, hipócrita. La carne ya viene cortada y estrangulada en bonitas bandejas termosellables de polipropileno o poliéster. Su presentación es tan elegante que nunca nos paramos a pensar, y menos aún a filosofar, sobre el origen de la misma. Simplemente la cocinamos con cientos de especias que disimulan su verdadero sabor y todo nos parece agradable, armónico, exquisito. Siempre se ha hecho así, es la costumbre, la norma. En la ciudad somos muy limpios, ordenados y civilizados y no tenemos tiempo para ese tipo de prácticas ancestrales. Preferimos pagar a otros para que en limpios y civilizados mataderos se consuma toda la cadena de atrocidades animales.

    Tanto en el mundo rural como en las ciudades, ejercemos un aparente civilizado acto de poder en contra de unos dóciles e indefensos animales que ignoran su futuro más inmediato. Mientras gastamos millones en cuidar a esas privilegiadas mascotas -perros, gatos  y demás-, sus congéneres, los animales de segunda clase, pasan por la guillotina moderna para ser consumidos por esa inconsciente masa homo animal sin escrúpulos ni sentimientos.

    Este es un tema peliagudo y mis amigos se empeñan en silenciar mi voz contra lo que yo considero una civilizada atrocidad. Pero evidentemente, no soy una persona caracterizada por mi sumisión a lo que la norma, la costumbre o la tradición impera. Es decir, no subyugo mi pensamiento libre al poder de la norma. Prefiero exigir una explicación a las consciencias que me rodean y hacerles pensar sobre un acto cruel en su naturaleza e inadmisible ética y filosóficamente en los tiempos que corren.

    Si hace veinte siglos hubiera opinado algo parecido sobre el canibalismo o la esclavitud seguramente me hubieran como mínimo quemado en la hoguera. Esa era la norma y la costumbre en esos tiempos de civilización y poder. Hoy día eso no lo harán. Ese tipo de atrocidades, por suerte, ya no ocurren. Quizás sea porque somos más civilizados.

     

    UNA FAMILIA, UNA VIDA, UNA HUMANIDAD


    a 

    “Un nuevo siglo se aproxima, y con él el prospecto de una nueva civilización. ¿No podríamos empezar a sentar las bases para esa nueva comunidad con relaciones razonables entre todas las gentes y naciones y construir un mundo en el que el compartir, la justicia, la libertad y la paz prevalecieran?”  Willy Brandt, Common Crísis, La Comisión Brandt 1983

    Escribo desde Ginebra, desde las oficinas de Buena Voluntad Mundial, un lugar donde se esfuerzan día a día en inspirar nuevos valores para una nueva humanidad. Es una tarea ardua y difícil en un tiempo que a veces se nos antoja caprichoso. Pero es necesario seguir trabajando día a día para aportar un poco de luz y consciencia, de alegría y amor.

    Vivimos en un mundo complejo donde en los últimos siglos se han desarrollado dinámicas de injusticia social y precariedad que han sido difíciles de resolver. Es evidente que han existido muchos avances a todos los niveles, tanto materiales como políticos, económicos, culturales o filosóficos.

    Hay vicios y errores de la personalidad que se han visto extrapoladas a la convivencia social y grupal. Existe una necesidad vital de responder a esos problemas individuales que de alguna forma se han colectivizado. Empezando por cambiar el objeto y la visión de la vida, pasando de una situación exclusivamente egoísta e individualista a una percepción de la vida más generosa, donde se tenga en cuenta la necesidad de compartir unos valores más armoniosos con el entorno y con la vida una.

    Para ello es de vital importancia comprender en profundidad la necesidad de fomentar y proteger los principios de cooperación, de responsabilidad y de compartir, donde cada individuo sea capaz, en su medio de influencia, llevar a cabo la labor de transformación interior en cuanto a propósitos y valores líderes en ese empeño por un mundo mejor.

    La buena voluntad junto con una mente abierta y dispuesta a aceptar los cambios que vienen será imprescindible para poder afrontar los retos del presente y del futuro. Debemos aceptar que el ser humano en su conjunto está definido más allá de los límites de las razas, las naciones, los estados, las creencias y cualquier otra cosa que desee separarnos como una sola familia, una sola humanidad y una sola vida en su conjunto. Es de vital importancia profundizar en esta idea para poder abordar desde la generosidad de todos la resolución de conflictos, de visiones antagónicas y de reparar en una justica universal donde el ser humano se sienta atendido, protegido y cuidado.

    Estamos en un momento de cambio y necesitamos enfrentarnos a los mismos desde una positiva visión que nazca de nuevas formas de pensamiento, de nuevas ideas e inquietudes que pretendan facilitar una vida mejor, no solo para los individuos, sino para todo el conjunto de la humanidad. Cuando alcemos la mirada y veamos la necesidad de pensar en el grupo, y no tan solo en nosotros mismos, se estará gestando un cambio de paradigma, un cambio necesario de visión. Los problemas de la humanidad serán pensados y aclamados por todos y cada uno de nosotros, dejando de relegar a los demás dichos conflictos. Seremos en conjunto la solución a cada una de las problemáticas. Empezaremos entonces a sentir y comportarnos como una unidad, no uniforme, sino diversificada en las diferencias y en los retos particulares.

    La codicia, la ignorancia y el egoísmo individuales son condicionantes que impiden que los conflictos mundiales se resuelvan de forma generosa para todos. Solo un cambio de valores podrá revertir todos los acontecimientos. Nuestro destino común está determinado por los valores que gobiernan nuestras vidas, nuestras decisiones, todo el conjunto de cosas que realizamos en nuestro mundo ordinario.

    La piedra angular de toda vida debería basarse en esa energía y fuerza que es el amor en acción, en valores que pretendan junto a ella reforzar el amor a la verdad, el sentido de justicia, el espíritu de cooperación, el sentido de la responsabilidad individual y la búsqueda del bien común. Estos son valores universales que inspiran y elevan nuestra consciencia hacia un rumbo nuevo en nuestras vidas.

    Además de estos valores imprescindibles existen unos principios universales que deben tenerse en cuenta. Tienen que ver con el ejercicio de unas correctas relaciones enfocadas en el principio de la buena voluntad, ser acertados con el propósito grupal mediante el principio de unanimidad y comprender la importancia de la interiorización como una aproximación a lo esencial del ser humano.

    Ante todo esto, siempre surge una inevitable pregunta: ¿qué puedo hacer para ayudar? La respuesta podría ser algo simple: la verdadera ayuda nace de un flujo espontáneo entre un corazón amoroso y una mente inteligente. Con alegría, con amor, con cariño, un mundo nuevo es posible.

    Hacia una consciencia de paz empezando por la comida


    a

    Desde la rue du Stand hasta el bulevar Georges-Favon hay apenas dos minutos. Como en Suiza se suele comer a las doce de la mañana, suelo ir al Mikado, un restaurante de sushi donde siempre compro una tarrina de arroz y otra de espinacas con sésamo. Es lo más vegetariano que puedo encontrar. La chica morena siempre le dice a la pelirroja en un español perfecto: “siempre te toca a ti”. Se refiere a que siempre es la pelirroja la que, con una amplia sonrisa, me atiende a la hora de pagar la comida. Compartimos varias palabras y saludos y salgo corriendo para acompañar el arroz y las espinacas con una sopa de miso. También me he aficionado a unas algas coreanas nori que se preparan a modo de aperitivo. Todo en un ambiente cordial, amoroso, sencillo, alegre.

    Antes de venir a Ginebra me dieron los resultados de las analíticas que me había hecho y tras muchos años de dieta galletariana pensé que serían catastróficos. Pero el resultado fue que estaba todo correcto. Ni azúcar, ni ninguna carencia ni desequilibrio aparente. Llegué a la conclusión de que lo importante de la comida es que no exista violencia alguna en ella. No tan solo me refiero a la hora de que no exista un sacrificio de sangre, sino también, a la hora de recibirla en nuestros cuerpos. Si comes una galleta o un alga nori con una sonrisa y agradecimiento a la hora de recibirla en nuestros cuerpos, no debería hacernos ningún mal.

    Eso también ocurre con las relaciones humanas. Necesariamente tendemos a desconfiar, a ser egoístas con el otro, a mirar con recelo todo lo que venga de uno y otro. Es difícil mantener una posición alegre y tranquila. Muchos vivimos aún en la depredación, en el miedo a ser agredidos. Viendo las noticias te das cuenta de que aún estamos en un mundo violento donde unos agreden al otro simplemente por creer o pensar diferente. La violencia no tan solo es física, también es psicológica.

    Me pregunto qué pasaría si desde pequeños nos educaran a amar lo que comemos. Alguien debería inculcarnos agradecimiento y actos pacifistas a la hora de comer. Ayer, millones de pavos fueron sacrificados y consumidos por esa tradición extraña del día acción de gracias (Thanksgiving Day en inglés). La fiesta original seguramente era secular y tenía que ver con el fin de las cosechas, a modo de agradecimiento o fiesta que daba por concluida las actividades propias de la recolección. Realmente deberíamos recuperar el sentido original, al mismo tiempo que deberíamos inculcar ese agradecimiento de forma diaria. Habría que llevar a los niños desde muy pequeñitos a granjas escuelas para que supieran la procedencia real de las alitas de pollo o de los nuggets. Cosas tan inofensivas en apariencia pero que llevan consigo una gran carga de violencia congénita. El código abierto de la violencia nace en nuestros platos, en nuestros hábitos, en nuestra propia ignorancia consumista.

    Nos preguntamos muchas veces con cierta incredulidad como es posible que aún existan terroristas, o guerras o violencias de todo tipo. No debería extrañarnos tanto cuando aún, en ciertos hábitos, nos parecemos más a los animales que a los seres humanos completos. Un homo animal se alimenta de sangre. Una persona consciente y responsable adquiere hábitos de consumo más responsable consigo mismo, pero sobre todo, sensibles ante el resto de seres sintientes.

    En el Mikado podría haber escogido cualquier cosa para comer. Incluso podría haber incluido en mi diera cualquier otro tipo de alimento de procedencia animal. Pero al no hacerlo, de alguna forma estoy evitando un trozo, aunque sea mínimo, de terror. Algo menos de violencia se ha generado hoy en el mundo cuando en vez de comprar un producto compramos otro. Algo menos de terror asoma por cada país cuando empezamos a elegir las cosas desde una consciencia diferente. Una sonrisa a la pelirroja del Mikado y un poco de arroz es suficiente para seguir viviendo. Alegría y sencillez ante un mundo excesivamente complejo y extraño.

    De voluntario en Ginebra


    a

    Llegué hace unos días a la República de Ginebra (así es como se llama realmente esta hermosa ciudad suiza) y parece que llevara aquí toda la vida. Los amigos de Buena Voluntad Mundial me instalaron en el apartamento que la organización tiene para alojar a sus voluntarios en un lugar precioso llamado Petit-Lancy. Desde aquí puedo ver las majestuosas montañas que ya pertenecen a Francia y puedo disfrutar del silencio ordenado que embarga a todo el país helvético.

    Tras una primera jornada como voluntario en las oficinas que la organización tiene en la Rue de Stand, he dedicado toda la tarde a cocinar cuatro tortillas de patatas que mañana pretendo compartir con el resto del personal. Además de mi ramalazo culinario, el cometido del viaje tiene que ver con la puesta a punto de todo el arsenal editorial que la organización dispone, aprovechando mis conocimientos en la materia y mi predisposición para de alguna forma devolver todos estos años de estudio que he recibido sin que ellos en ningún momento hubieran pedido nada a cambio. Me parece un tributo justo que hago con ilusión, porque de paso aprendo sobre la marcha como se organiza una institución internacional. Aquellos que trabajan por los demás sin pedir nada a cambio siempre han merecido mi mayor respeto, admiración y consideración personal.

    M primera tarea ha consistido mirar en los archivos todos los países que colaboran en la difusión de sus libros, quienes son los contactos y como acceder a ellos para actualizar el estado de todo el departamento editorial. Una tarea ingente que me ha puesto en escena toda la magnitud del trabajo. También en tomar consciencia de la falta de manos que puedan ayudar en el servicio de la institución.

    Es curioso porque de este mismo problema adolecen muchas instituciones benéficas que no pueden tirar adelante por falta de personas de buena voluntad que deseen echar una mano. Incluso en O Couso nos ocurre, a pesar de toda la gente bonita que viene día a día. Siempre hay un exceso de trabajo, de ideas y de proyectos que nunca ven la luz por falta de personas capaces de ejecutarlos. Quizás por esta misma experiencia sentí la necesidad de venir hasta aquí y ayudar en todo lo que pudiera. Son sólo unos días de trabajo pero estoy seguro que algo positivo puedo aportar y estoy seguro que algo válido podrá quedarse.

    Estoy convencido de que algún día podremos dedicar mucho tiempo a ayudar a los demás. Lo podía hacer cuando era adolescente en instituciones como la Cruz Roja o Cáritas o agrupaciones ecologistas. Más tarde en organismos de tendencia política y ahora en lugares donde más allá de la acción y la caridad se asuma también la responsabilidad interior de trabajar para la consciencia. Quizás ahí se encierre una clave oculta muy importante. Pues si albergamos la esperanza de que algún ápice de consciencia se puede modificar, cambiar o engrandecer, podemos de la misma manera estar convencidos de que menos manos harán falta para la acción política y la caridad. A mayor consciencia de todos, mejor será el mundo que viene. De ahí mi empeño personal en dedicar una parte importante de mi vida en buscar fórmulas para acrecentar la luz y la lucidez en las consciencias humanas. Es sólo cuestión de tiempo que podamos poco a poco ser una influencia positiva para el mundo. Animaros a compartir vuestro tiempo. Hay mucho por hacer y pocas las manos. Y la recompensa os aseguro que no tiene precio.

    La triple cuenta de resultados con algo de consciencia


    DSC_0488

    El otro día nos visitó Eduardo, un joven consultor que estaba haciendo el Camino y que ya había estado con su familia en O Couso. Fue agradable compartir la tarde junto a su compañero de viaje Pepe. Hablamos de muchas cosas, de las millonadas que las grandes empresas pagan para guiar sus próximos pasos a seguir. Un trabajo de consultoría en una gran empresa puede empezar a costar trescientos mil euros. A partir de ahí, si el cliente está satisfecho y sigue con el proceso pueden llegarse a cifras de más de un millón de euros. Es evidente que los consultores están bien pagados. Pero Eduardo, una persona con ideas llenas de consciencia, intenta poner un matiz diferenciador a su trabajo. O al menos, su sueño sería crear su propia consultoría donde aplicar la triple cuenta de resultados (económicos, sociales y medio ambientales) de forma consciente.

    Es decir, se trata de crear productos o servicios que sean buenos para la empresa en cuanto a su valor económico y el futuro beneficio, pero también bueno para el conjunto de la sociedad y para el medio ambiente. Una experiencia de consumo que beneficie a todos por igual.

    Este punto de la triple cuenta de resultados es transcendental hoy día debido a la importancia de la sostenibilidad grupal y planetaria tan entredicha por nuestras nefastas actuaciones sobre el medio. Parece ser que las empresas empiezan a tenerlo en cuenta de forma cada día más considerable, pero no sabemos cuanta masa ingente de personas aplica esta misma consciencia en el día a día.

    Cuando vamos a la compra existen cientos de opciones donde poder utilizar nuestro dinero. Algunos, cada vez más, optan por comprar productos bio o eco. Es cierto, son algo más caros, ¿pero acaso cuidar nuestra salud debería ser una cuestión de caro-barato? Hay otros que prefieren no comprar productos de origen animal. En una cuenta de resultados global, entienden que todos los pastos que son necesarios para mantener la cabaña de reses que alimentan a media humanidad podrían utilizarse para cultivar otro tipo de alimentos. Hay estadísticas y estudios que nos muestran todas las hectáreas de cereales que son necesarias para producir un kilo de carne de origen animal. Es algo inviable a largo plazo por los efectos contaminantes de los purines y los gases que producen, pero que pocos consideran en su dieta diaria.

    Es por eso que cada vez que vamos a comprar al mercado debemos preguntarnos como lo haría una empresa que aplique la triple cuenta de resultados. ¿Es bueno para mí, y además es bueno para la sociedad y el medio ambiente?

    Alguien nos contaba que en un pueblo de Cataluña de unos doscientos habitantes tienen una población de quince mil porcinos. Están felices porque están ganando mucho dinero, pero han descubierto que sus aguas en un radio amplio están contaminadas por los purines de los cerdos y deben traer agua potable desde más de cuarenta kilómetros de distancia. A largo plazo, este tipo de prácticas, y pongo esta sólo como ejemplo, ¿son sostenibles? Lo impresionante de todo esto es que somos nosotros los que provocamos que unos productos aparezcan y otros se mantengan o desaparezcan. Es nuestro voto cada vez que vamos al mercado lo que hace de este mundo un lugar habitable. ¿Lo hemos pensado alguna vez?

    (Foto: Luis “el polaco” ha venido a restaurar el horno de leña. Su sueño es que en O Couso podamos sembrar nuestros cereales y con ellos realizar nuestro propio pan. En todo el proceso tendremos en cuenta la triple cuenta).