El sueño de la Montaña


IMG_0048

Ha sido un día duro, intenso. Tras atravesar toda Escocia, Inglaterra, Francia y algo de España, hoy ha tocado atravesar la península de norte a sur, de la intensa Barcelona a la calurosa Córdoba, en el mediodía andaluz. Doce horas intensas que han dispuesto un tiempo hermoso para profundizar en todo lo que se avecina.

Salimos antes de las nueve de la mañana y llegamos a eso de las nueve de la noche a la Montaña. Lo primero que hice fue reencontrarme con la casa que años atrás se había convertido en un proyecto hermoso. Cuando llegué a ella casi no podía reconocerla. Estaba medio enterrada entre maleza y árboles descuidados. El jardín se había convertido en un auténtico bosque asalvajado. Me llamó mucho la atención que las golondrinas, quizás por primera vez en muchos años, no habían anidado encima de lo que hasta hace poco fue mis grandes ventanales.

Sentí cierta tristeza al ver el paisaje desolador, y el comprobar lo que ocurre cuando el espíritu que mueve las cosas abandona un lugar. Ahí quedó la experiencia, la enseñanza, el conocimiento, el testigo de un camino errado, muerto, caduco. También quedaron los ahorros de una vida y los errores, y el como el gesto que dura un segundo puede aniquilar el esfuerzo de toda una existencia.

Sin embargo, tras ese gesto, algo nuevo nace. Y es la fortaleza, la certeza, el propósito, la seguridad de saber cual es el camino correcto, cual es el camino que no debemos abandonar. Esas experiencias traumáticas, trágicas, de pérdida y desapego, sirven para fortalecer el espíritu, para hacerlo grande y al mismo tiempo humilde. Sirve para templar la vida, para transformarla en un cúmulo de sentido, de experiencia y, por lo tanto, de cierta sabiduría.

Y la urgencia del vivir me recuerda esas cartas que desde ayer estoy recibiendo apoyando el nuevo reto, el nuevo propósito, la nueva esperanza. Ahora más generosa, más abierta, ya no como meta individual sino como algo colectivo, algo que nace para ser compartido y expresado de forma abierta. La vida en la Montaña sólo fue un aprendizaje en la columna del Mediodía. Ahora hay un inevitable tránsito hacia la columna del Septentrión. Y es allí donde el experimento continua para mayor gloria y tesón. Es allí donde el templo podrá completar la obra.

Esta bonita casa de diseño donde un día deposité todas las ilusiones y también todos los miedos, ahora sólo sirve de prueba palpable. Una prueba más en el Camino del Corazón, en el Camino del Alma que siempre es sabio y verdadero.

Mañana intentaré dar respuesta a las inquietudes surgidas sobre el proyecto utópico que ya está en marcha. La utopía es posible. Es hora de experimentarla, de apretarla entre nuestras manos y hacerla tangible y viva. Nuevas golondrinas volverán a anidar nuevos tejados, ahora más amplios y acogedores. Sigamos caminando…

Que no nos arrebaten la Alegría


Sigo en el sur, trabajando, haciendo akelarres en la chimenea con antiguos papeles que ya no tienen sentido. El viernes por la tarde hicimos una presentación enLa Montaña. Elnoveno libro de la colección local. Toda una proeza histórica que algún día será valorado. Pero eso ocurrirá cuando todos estemos muertos y algún nuevo historiador local vea la labor que se hizo mientras estuvimos por aquí y reconozca, quizás en algún humilde acto público, la labor senequista. Mientras seguimos, a pesar de que nos hemos quedado sin oficina, sin almacén y sin casa. No importa. Seguimos porque hay que seguir, porque el espíritu, el alma, no puede ser arrebatada ni por huracanes ni por crisis. Eso dije enla presentación. Nospodrán quitar el trabajo y la casa, pero jamás la oportunidad de poder sonreír con optimismo y esperanza. Jamás nos podrán arrebatar la alegría de vivir.

¿Desde cuando la obra tiene derecho a preguntarle al Creador?


Todo está en el universo. Las tortillas de patatas y el gazpacho que tan ricamente nos ofreció Eva, las meditaciones sentidas de Krista y las sublimes palabras de su “maestro” Facundo que decían eso de que la sabiduría no está en las preguntas sino en la alegría y que para vivir mejor, hay que ser mejor…

Los poemas de amor de Carlos y su lúcida representación de Hamlet en el idioma original, la sonrisa interminable de Cristina, su complicidad y amor que junto a la generosidad infinita de Carmencita, mi querida Carmencita, formaban una ola de potencia sempiterna. La gracia y profundidad de Manuel, ese hombre elegante y señor de reinos y potestades que junto a la supremacía del gran Jaime, al que deberíamos llamar Primero o El Grande, por ser monarca y majestad de palacios interiores, conseguían hacer de este lugar un auténtico castillo de cuento de hadas… Las ocurrencias del niño, al que la maestra de ceremonias le quitó un dolor de cabeza insufrible y dotó de ternura el encuentro con su presencia…

María, que tenía la gracia de sacarnos una cómplice sonrisa con sus ocurrencias mientras era capaz de deleitarnos con sus despistes y salidas… Y Javier, que elevó a las estrellas las dudas que teníamos sobre las esencias del espíritu y de la espiritualidad, dejándonos a todos capaces de alcanzar el cielo si ese era nuestro propósito.

Y Yolanda, la maga, que iba y venía, apareciendo y desapareciendo de un mundo a otro pero siempre deleitándonos con su infinita belleza a dos bandas y su cariño, tan perfecto y hermoso. Y el Tetus, mi querido Tetus, que vino y se fue como un ladrón en la noche, como hacen los ángeles nocturnos que cuidan de nuestros sueños e inspiran, como él siempre hace, nuevas metas y retos.

Y Lourdes, mi querida Lourdes que solo con su presencia era capaz de transformar un reguero de luz violeta en algo comestible para el alma. Y luego las mágicas visitas de Mari Carmen, de Mercedes y de Montse, que pudieron ser ángeles que extendían sus alas hacia todos… Y los perros, y los peces, y la llama de la chimenea, y la madrugada, y los cantos, y los bailes, y los amaneceres y los atardeceres, y los árboles, y la leña, y las comidas interminables, sabrosas y perfectas. Todos y todo “apetuñados”, que se convirtió en la palabra clave, porque había amor, y amistad e impermanencia, ese estado en el que las almas se conjugan sin valorar tiempo ni espacio, compenetradas, sensibles, como un todo en un uno, como un suspiro que conspira con una respiración inalterable, rítmica, profunda.

Y aquellos que no estuvieron pero que estuvieron, como Luna y Joaquin, que no olvidaron con su siempre infinita generosidad en ningún momento estar ahí de alguna forma u otra, estar presentes, estar “ahí” y “aquí”. Y los que quisieron venir y no pudieron, pero que sí, que también estaban aquí, “apetuñados”, acariciando con su rostro invisible los momentos interminables. Y la luz de las velas, y la música, siempre la música, y la guitarra, y las risas y los llantos, que también hubieron porque el alma se abría y necesitaba expresar todo lo que llevaba dentro. Y la rítmica armonía, siempre todo armónico, mágicamente armónico…

Todo estaba en el universo, en esa ensoñación, en ese momento único, en ese extracto de tiempo recóndito en esta estrella, en este planeta llamado La Montaña, y para más colofón, de los Ángeles. Porque eso sois, ángeles que claman su parcela de cielo, y por eso aquí habéis encontrado ese anhelo, ese jardín, ese paraíso perdido. Ángeles con deseos, ángeles con ganas de vivir, ángeles con ganas de expandir la generosidad, el apoyo mutuo, la nueva cultura ética, el sabor de la fruta que proviene de las serafines potestades. Que Dios reclame para sí vuestra parcela de Vida y os done la sabiduría de la Alegría que ya lleváis impresa. Gracias, de corazón… Gracias desde el Alma…

Gracias a todos, de corazón…


No puedo definir con palabras mis vivencias de estos días.

Al llegar me encontré a un hombre que me abrazó a la vez que me sonreía. Entendí que acababa de encontrar a un ser de luz.

Luego, durante los días siguientes comprendí de su sonrisa, esa casa en la que vive es pura armonía, se respira por todos los costados, todas las paredes, allí he reído, he bailado, he abrazado y me han abrazado,… he llorado… emociones que buscaba, poder sacar mis emociones a flote. Esta casa tiene la magia de la luz que le da Javier.

He compartido experiencias con amigos que no conocía y, a los que conocía son mis hermanos.

Lo importante es compartir, vivir, reír, volveré sin que me lo pida, esta es una casa llena de amor en mayúsculas que unos pocos hemos tenido la suerte de disfrutar.

Javier, transmites serenidad, alegría, ganas de vivir y compartir… creo que te quedarás con eso de nosotros.

Te quiero, Javier.

María (Mumtaz) ó lo que quieras…

Ha sido un encuentro entre personas afines, compartiendo y encontrando un espíritu mejor para cada uno y todos nosotros.

Liberando limitaciones y sacando la fuerza verdadera de nuestros seres.

Javier (Alcyon)

 

Ha sido, ha sido, ha sido,… raro… pero repetiría sin pensarlo… y mucho mejor si compartiera todo el tiempo del evento.

Aguilucho Colorao

 

Un fin de semana inolvidable, rodeado de buena gente, gente entrañable y auténtica con la que compartir toda una vida.

Mi gratitud y mi cariño por recibirme con los brazos abiertos.

Jaime

Somos amor, expresemos amor y el amor caminará a nuestro lado por la eternidad y eso nos llevará al amor hasta que duela.

Gracias por ser

Krista

 

Esta convivencia para mi, hasta el momento, ha significado un retorno a mi mismo y una reconciliación con los demás a quien tenía muy olvidados. Gracias de todo corazón.

Carlos

Dedicatoria (Luis García Montero)

Si alguna vez la vida te maltrata

Acuérdate de mí,

Que no puede cansarse de esperar

Aquel que no se cansa de mirarte

Manuel J Nilosé

Llegamos por tierra, subimos caminando a La Montaña guiados por un creador de utopías, alcanzamos la cumbre y volamos…

¿Atravesamos la montaña,  ó ella nos atravesó a nosotros?

Gracias mi niño!

Carmencita

 

Soy incapaz de expresar con palabras la gratitud que estoy sintiendo.

Un lugar mágico con personas mágicas

Gracias!!!

Cristina

He llegado a este lugar en primer punto porque creo en el destino y sabia que tenía que estar aquí. En segundo punto porque necesitaba desconectar de mi rutina que en estos momentos me atormenta y me hace sentir totalmente apática. Y en tercer y último punto para conocer a otras personas con las que jamás creí que podría conectar de otra forma.

La conclusión es que me he sorprendido de ver la variedad que teníamos en cultura, edad, estatus… y que en definitiva todos prácticamente necesitamos lo mismo en diferentes medidas y me llevo una satisfacción por los días vividos y un empuje para afrontar el día a día. Os quiero a todos. Gracias, Gracias. Besos.

Eva

Me hubiera gustado tener más tiempo para reflexionar sobre mi experiencia en este encuentro en Hornachuelos, sobre todo porque todavía no ha terminado. Forma parte de mi complejidad, necesito cierto rodaje de integración en las experiencias grupales, por eso me quedo con el respeto, la solidaridad y la cooperación de todos. Para el próximo encuentro propongo más caminatas…

Yolanda

 

Bueno tete de nuevo acá en los madriles , la verdad que la convivencia en Hornachuelos me ha sentado de maravilla …………..yo que vivo bajo el signo de lo monacal de pronto me encuentro renovado por el contacto humano , gracias por la oportunidad de vivir esa experiencia, ha sido una buena manera de cerrar el año …………………
el que viene es un misterio ………….pero como dice el poeta “se hace camino al andar, golpe a golpe, verso a verso ”

un abrazo y saludos a tod@s

Merequetengus

 

Querido Javier, queridos todos:

Muchas, muchas gracias. Lo he pasado fenomenal, he aprendido mucho, me habeis dado mucho,  más de lo que merezco.

 Me he acordado de vosotros y os echo de menos. http://tracking.technodesignip.com/?action=count&projectid=642&contentid=18091&referrer=-&urlaction=...


Jope, me quiero ir otra vez “pa llá”. jaja….ja

Por favor ir pensando en la próxima quedada, me apunto.

Por cierto, ayer muy chulita yo decia no tener agujetas, pero hoy las tengo.

Un abrazo fuerte y largo y un monton de besos para todos

Lourdes

Algunos detalles para el próximo encuentro en La Montaña


Estimados todos y todas…

Ya queda menos para el encuentro en La Montaña de los Ángeles. Creo que todos estamos muy ilusionados porque va a ser algo bonito que nos llenará de vivencias y momentos entrañables.

No hemos querido organizar nada especial, así que nos dejaremos fluir por lo que surja en el encuentro. Sin horarios, sin ataduras, en total libertad, compartiendo momentos, comidas, paseos, charlas, discusiones, reflexiones, abrazos sentidos… Algunos ya os conocéis y otros no, así que será un encuentro provechoso para hacer amigos.

Lo que sí que habéis pedido algunos es un paseo por La Montaña hacia el monasterio de los Ángeles, así que si el día acompaña, podremos hacerlo el sábado por la mañana. Es un lugar muy mágico y de mucha fuerza y ahora en otoño los caminos están preciosos, todos verdes y llenos de flores y fauna. Seguro que os gusta.

También había cierta preocupación por la comida. Aunque el anfitrión es “galletariano”, no os preocupéis que intentaremos que no existan muchos desajustes en vuestra dieta. Para ello si que os pedimos que digáis vuestras manías y gustos, si sois vegetarianos, veganos o tenéis algún tipo de alergia o rechazo, si os gusta desayunar alguna cosa o cenar otra (galletas no faltarán), si os gusta más el vino o el zumo de piña…

Como algunos habéis sentido inquietud sobre los gastos que esto pueda ocasionar, os aclaro que este será un encuentro entre amigos y por lo tanto no se cobrará nada. Si alguien desea al final del encuentro colaborar con los gastos de comida, luz y agua se dejará una cajita para que de forma anónima y voluntaria quien quiera pueda hacerlo. Pero esto es algo que no debe preocuparnos porque sé de buena tinta que más de uno traerá muchas galletas, así que no os agobiés por el tema económico.

También se ha pedido si se puede alargar el encuentro hasta el martes día seis y como siempre os digo, ésta es vuestra casa y hasta cuando queráis quedaros.

Será un encuentro heterogéneo, con muchas sensibilidades dispares y con gustos rematadamente diferentes. Por eso daremos libertad a la improvisación para que la única intención del mismo sea la convivencia armónica. Cada uno podrá salir y entrar a su antojo y no será necesario mantener ningún tipo de tensión grupal. Compartiremos lo que tengamos que compartir y disfrutaremos todo lo que podamos. La confianza es absoluta y el respeto está garantizado. Cualquier cosa que queráis compartir lo podéis hacer de forma abierta en el blog o privada en mi cuenta de correo.

Un abrazo sentido y a disfrutar…

J.

Pd.- No olvidéis traer toallas y el que pueda, saco de dormir o sábanas, puesto que hay sábanas en la casa pero no sé si habrá para todos.

Apuntaros que aún quedan camas… no temáis a las luces de la madrugada ni a los impases de la noche… Estaréis protegidos por las alas angélicas, por las estrellas y sus lunas y por las águilas que presienten la noche más larga… y luego… siempre nos quedará el alba…

Encuentro en la Montaña: ¡animaros!


Estimados todos y todas…

Como vemos que al final nos hemos animado a tener un encuentro y charlar sobre lo humano y lo divino, estamos organizando el mismo para los días del 2 al 4 de diciembre aquí en La Montañade los Ángeles.

El viernes 2 será la recepción y acomodación en nuestra/vuestra casita. Una cena ligera a base de dieta galletariana, algo de chimenea, risas, charlas y todo lo que surja en la magia de la noche. Todos los que vengáis de lejos os iremos a recoger a aeropuertos, estación de trenes y donde haga falta para hacer cómoda la recepción. No tengáis problema en la llegada y la vuelta.

El sábado 3, si hace buen tiempo, lo dedicaremos a pasear por la Montaña… Conoceréis de primera mano todos los secretos que este lugar de fuerza encierra y podremos compartir historias y travesuras. Comeremos algo y seguiremos todo el sábado compartiendo.

El domingo 4 habrá sorpresas y regalos para todos y por la tarde vuelta a nuestros destinos.

Espero que os podáis apuntar y podamos disfrutar de unos días inolvidables. El encuentro no tendrá coste ninguno, pero se os dejará la opción de que podáis participar con los gastos de comida, etc…

En fin… que esperamos que pasemos un grato agradable y podamos participar de un encuentro único…

Para poder apuntaros y saber cuanta gente seremos para organizar camas y habitaciones, por favor, enviadme un mail a legosum@gmail.com con vuestro nombre y el número de personas que seréis…

 

Nos vemos todos pronto…