Puentes indestructibles


0
Noche dulce y amable. De aquí a pocas horas embarcaremos dirección Oriente. No deja de ser curioso esa manía mía de pensar ya en el próximo viaje cuando estoy empezando el presente. Y en cada viaje se crean vínculos y puentes indestructibles, como el que se creó hace unos años en las Tierras Altas. En este viaje nacerán lazos y pronto un cúmulo de recuerdos. Espero que sea un hermoso encuentro con gente bonita, y con Ángeles como los de Zway…

Dormir a cuerpo de rey


No sé si es un deporte sano pero no es la primera vez que duermo, o al menos lo intento, en un aeropuerto. En el que mejor he dormido ha sido en el de Los Ángeles. Allí los pasajeros sin techo teníamos hasta moqueta en el suelo. Todo un cinco estrellas. Hoy podía haber dormido en dos auténticos Palacios, pero ya sabéis que de vez en cuando me gusta sentirme cercano a la tierra, en este caso al frío suelo de la Terminal 1 de Barajas. La aventura ya ha empezado… Mañana perderé el contacto con el mundo virtual… Mañana entraré de lleno en el mundo real. Primera parada: Qatar… Ande está eso?

La batalla


Estimado amigo,

Leo sus palabras desde un café cualquiera de Madrid. Mañana partimos hacia la India en un viaje solidario. Agradezco profundamente sus escritos llenos de ánimo, pero sobre todo, llenos de esperanzas. Somos guerreros del nuevo mundo, y nos debemos en cuerpo y alma a esta batalla. Un abrazo sentido desde el mundo real…

(Foto: casa de vagabundo en la calle Lagasta de Madrid. Me he parado junto a él para observar juntos al mundo real).

Cuaderno de campo


Es una herramienta imprescindible para un antropólogo. En él anotamos todo cuanto vemos, todo cuanto observamos y todo cuanto sentimos. El campo es allí donde vamos, allí donde estamos, allí donde experimentamos la trascendente experiencia de conocer al “otro”. Si además de antropólogo disfrutas escribiendo, sin duda, de estas primeras letras saldrán historias, relatos, libros. Espero que así sea en un pronto futuro.