Aplomaciones


Ayer fue un día grande. Los diáconos hicieron un trabajo excelente. El pariente de MC fue elevado a la maestría mientras los catedráticos animaban en diferentes lenguas el Gran Tiempo. Hubo una emoción contenida. Fue emocionante escuchar al más antiguo de los oradores. Fue emocionante participar de nuevo en la resurrección del tiempo sagrado, del arte sagrado. Ahora, por asuntos de familia y del corazón sigo mi camino hacia el norte. Y por qué tanto viaje? Se preguntaba ayer el amigo J. En el antiguo oficio, los compañeros tenían la obligación de viajar para aprender el arte. Por lo tanto no es una huida, sino un aprendizaje.

El camino más corto nunca es el más corto


Hace unos meses me sorprendí a mi mismo perdiendo los papeles en una reunión política. Siempre procuro ser comedido en la palabra para no ofender a nadie. Por eso aquel día comprobé lo fácil que resulta contaminarse de un estilo, el grito y el insulto fácil, que lleva muchos años instalado en un pueblo. Así que desde aquel día opté por el silencio, y así me mantengo. Por eso el camino corto del insulto fácil no lleva a ninguna parte. Por cierto, estoy viajando dirección Madrid. He dejado la autopista y he buscado por carreteras secundarias el camino más corto, que valga la paradoja, es el más largo. Pero aquí hay olivares y paisajes asombrosos y solitarios… Más vale que no me pierda… Esta tarde hay en Madrid un hermoso rito de surrección…

De vuelta a Madrid


Han pasado muchas cosas importantes en este viaje. Incluido algún momento histórico en eso que cada cual llama para sí la leyenda personal. Situaciones para la memoria y la revolución radical individual. La creación de espacios utópicos es posible. Solo debemos trabajar en nuestra porción y según nuestras propias capacidades para un mundo mejor. Al fin y al cabo no hay mayor gloria para un ser que la de trascenderse a sí mismo en el servicio y la entrega a los demás. Que la belleza, la fuerza y la sabiduría nos acompañen en ese camino… Todo para ellos, nada para nosotros…

Hacia Barcelona


Resulta difícil aprender el Arte y el Oficio de la vida. El Sendero es
arduo y cómplice de la angustia, especialmente cuando te encuentras
solo en la travesía de cualquier desierto. Solo ante la sed y el
hambre de espíritu. Ese es el precio de la batalla… Del vivir más
allá de los ocasos y los arquetipos… De sentir que nada merece la
pena si no es viviendo al límite… Solo, viajando sin cesar hasta que
el segundo rayo que nació en Shamballa se transforme en tercero
gracias a la entrega y la renuncia total… Solo hasta el logos…

Hotel Prius **


Hoy he dormido como un rey. Tras el frío de ayer saqué la manta y el
saco y hasta pasé algo de calor. La dirección del hotel además
eligió una cuneta hermosa en mitad de un frondoso prado, así que al
despertar esta mañana las vistas han sido maravillosas… Sigamos…

A Estella


La noche es larga y espaciosa. Suena Mozart, el Salmo 133. El MSM me
instaló como SI. El Misterio se instauró de nuevo. Los nibelungos
parten de nuevo a la lucha cósmica. Osana… Mientras la música suena
el traje negro del PV se va transformando en el traje multicolor de
Kili-Kili. Así se conjuga la paradoja… La noche es un disfraz de
sombras. El día, con su luz, una ilusión mágica…

A %d blogueros les gusta esto: