Los libros nacen en Samos


a

La verdad es que me hizo ilusión llegar esta mañana a Lugo para hacer unos trámites y ver mi cara en los bares, en las tiendas, en los kioscos. Me han hecho muchas entrevistas en radio, prensa y televisión, pero nunca había salido en la contra de ningún periódico. Cuando en la carrera hacía mis pinitos como escritor de culto y publicaban mis primeros artículos de opinión sentía una alegría inmensa al ver mi firma estampada en la prensa de papel. Cambié aquella disciplina por internet pensando que sería el Dorado y allí descubrí con cierta tristeza como todo se difuminaba. Lo culto y la escritura.

En internet eres totalmente invisible excepto para los incondicionales, pero salir en prensa de papel sigue siendo especial para los románticos de lo sólido. Aunque tan sólo sea por un día, me sigue llenando de satisfacción, especialmente cuando a la vuelta de Lugo me llamaban los amigos del pueblo porque habían visto la noticia y me encontraba en la puerta de la tienda la página entera recortada y pegada para que todos la vieran. Mis queridas Angelines y Lourdes sentían orgullo por tener un vecino que sale en la prensa y yo, al mismo tiempo de ponerme algo rojo cuando vi mi cara a la vista de todos, también sentí cierto orgullo egoico, para qué lo vamos a esconder.

Más allá de la anécdota, me doy cuenta de que este hecho es para mí como una señal de que algo nuevo se avecina. Quiero decir que, de alguna manera, ya estoy dejando atrás el desánimo y la tristeza y me estoy enfrentando al reto de la vida desde otra perspectiva, desde otro razonamiento, desde otra visión. Creo que la queja y la tristeza ya deben cerrar una etapa para empezar a pensar en positivo, con optimismo e ilusión. Mirar al horizonte, a la aurora de dorados brazos, a la montaña con su cristalina grandeza, a los cielos celestes que se abren para recordarnos lo infinita y misteriosa que es la vida.

Hoy ha sido un día de halagos. Siempre me tomo esos halagos y perspectivas como una muestra de confianza y afecto, a sabiendas de que no hay mayor fama que el reconocimiento y el cariño de los que tienes próximos y no hay mayor riqueza que el amor y la amistad. En ese sentido, ya me siento colmado de riqueza y fama. Lo otro siempre es superfluo, anecdótico y trivial. Dura lo que dura un suspiro, por eso no hay mayor logro que el cariño y el amor, la amistad y el abrazo, el abrazo de verdad, el sentido. En todo caso quedo agradecido a Lucia, la periodista que ha obrado con equilibrio en el reportaje y al diario por su generosidad al ponerme en la contra. Todo un honor y una suerte.

Anuncios

Corridas intelectuales


a6

En 2010 me tocó presentar en el marco del Festival de Cine Europeo de Segovia el libro “Rodamos Historia”, escrito por los amigos Álvaro y Yannick. Un presentador normalmente nunca se presenta, pero ante la insistencia de Yannick, lo hice contando la anécdota que un día antes me había ocurrido en el poblado de Bembézar, en Hornachuelos, Córdoba. Llegué tarde para presentar el libro de Eugenia, una novel autora local, y como no sabía donde era, aparqué el coche en la plaza del pueblo. Estaba oscureciendo y había algo de niebla. El poblado estaba absolutamente desierto hasta que apareció un hombre que se me acercó con paso tranquilo. Se me quedó mirando de arriba abajo y me dijo: “Usted debe ser el intelectual y viene a la presentación del libro”. Al día siguiente, curiosa sincronía, Yannick me llamó recién llegado de Brasil para decirme algo parecido: “Si te parece te presentas como un intelectual”. Qué honor que las gentes de aquellos tiempos me llamaran y me reconocieran así, como el hombre que trajo los libros y la cultura a sus pueblos, como “el intelectual” comprometido con su patrimonio.

a1.jpg

Encontré esta anécdota divertida, la del intelectual perdido y que no paraba de intelectualizar por el mundo, buscando fotos en el blog para este post. La verdad es que mirando hacia atrás, han sido muchas las aventuras corridas en el excitante mundo de la edición. De todo lo editado, lo más apasionante era hacerlo en pueblos perdidos en la nada donde sus autores, auténticos desconocidos en el mundo “intelectual”, lo daban todo para ese gran momento.

En la Editorial Séneca tenemos una línea editorial donde editamos “historias de vida” desde una perspectiva antropológica, rescatando el patrimonio intangible de los pueblos y sus gentes. Es una labor que nació con ambición nacional, pero al final se quedó en ambición provincial. Con el tiempo, solo conseguimos lanzar cuatro o cinco colecciones, aunque la idea primera pasaba por llegar a todos los pueblos de España. No sabría decir cuantas historias de vida hemos rescatado, con descripciones minuciosas de la vida de personas que en primera persona nos contaban los usos y costumbres de su pueblo, su cultura, su gente. La idea era hermosa, romántica, como casi todo lo que hemos hecho en este sello editorial. Editar a autores noveles, apostar por ellos, y editar a personas que, sin ser escritores, pudieran contarnos algún aspecto de su vida. Era nuestra apuesta particular por rescatar del anonimato el patrimonio intangible, el bien inmaterial de zonas deprimidas donde la cultura resulta sospechosamente apartada de la vida común.

la-foto10.jpg

Nunca olvidaré, especialmente cuando vivía en la Vega del Guadalquivir, la emoción que sentía al ver que todo el pueblo asistía a la presentación del libro de un paisano. Más allá de contar el siempre nulo beneficio por la venta, siempre simbólica, de algún libro, la emoción de los abrazos, de los aplausos desmedidos y del orgullo del autor y sus gentes por ese acto era algo que quedaba imborrable para siempre en nuestra memoria. Como editor, me sentía “Le Grand Editor”, el aventurero romántico que iba abriendo bibliotecas y editando libros no comerciales, pero con un gran valor etnográfico. Aquella descabellada aventura tuvo su precio, pero pasados los años, lo pagamos agradecidos y gustosamente.

Estos días andaba trabajando en el prólogo de un libro que vamos a editar próximamente. Está dentro de las colecciones que rescatan las historias de vida, pero esta vez la emoción era doble porque el protagonista del mismo es un familiar al que le tengo un especial aprecio y cariño. La labor ingente de poder editar un libro de una persona que a duras penas sabe escribir y leer, pero que guarda dentro de sí una riqueza cultural y social inigualable, un semblante de figura honorífica y una calidad humana sin igual me han llenado de pleno orgullo. No sólo por la labor editorial, el esfuerzo consiguiente y la delicada atención que hay que mostrar cuando tratas con autores octogenarios con ganas y prisa, por la edad, de que su obra salga a la luz. Sino por apostar una vez más por el patrimonio intangible e inmaterial y el poder con ello enriquecer el espíritu cultural de esos lugares y sus gentes.

la-foto16.jpg

Por propia experiencia, sé que en unos años o unos siglos, cuando nosotros ya no estemos y alguien profundamente curioso empiece a relatar la historia de sus tierras y gentes, tendrá la oportunidad y la suerte de contar con estos relatos, con estos libros que despertarán en el futuro investigador una riqueza insondable. Esa es la gracia y la apuesta cultural por el presente y por el futuro. No tendrá réditos materiales, pero alguien, con mucho cariño, nos agradecerá esta labor editorial.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

(Fotos: Algunas fotos de algunas presentaciones de hace mucho tiempo… Ahora me hago mayor y cada vez presento menos libros, y cada vez doy menos charlas como “intelectual” comprometido, y cada vez doy menos conferencias como persona de mundo con algo que contar)… 

Aceptando el reto de sanar


img_20181122_193925-e1543056035311.jpg

Con la doctora Natalia Prego en Santiago de Compostela

Quedamos unas horas antes para conocernos y charlar un rato. Llovía en Santiago y la Plaza Roja estaba gris. Dos zumos de naranja acompañaron una intensa charla donde pudimos, casi sin conocernos, reconocer de inmediato aspectos profundos de nuestras vidas. Esto ocurre en contadas ocasiones, pero a veces conoces a personas con las que resulta familiar la conversación, como si las conocieras de toda la vida. La doctora Natalia Prego resulta ser uno de esos seres profundos y sentidos que abren su corazón y expresan abierta y valientemente todo aquello que sale del mismo. Sin miedo, y por lo tanto, con amor.

Realmente fue toda una suerte conocerla, escucharla y sentir la profundidad de su vida, de todo lo que le ha ocurrido para llegar al punto de luz en el que ahora se encuentra. Nos fuimos al lugar de la presentación. Ya estaba todo preparado y la gente empezaba a entrar en la hermosa librería que nos acogió. Me senté a escuchar la maestría de esta doctora ahora entregada a la promoción de su libro “Aceptando el reto de sanar” y sentí que con sus palabras me volvía a trasladar al sentido intenso de ser verdaderos humanos.

Nunca sabes cómo las personas llegan a ti. Algunas te ven con indiferencia, otras con alegría, otras con desconfianza y temor, otras con esperanza. Pero en la profesión de editor, puedo decir que todo ese cúmulo de personas con las que trato al día es todo un regalo. Especialmente cuando ese regalo viene precedido por la generosidad y el amor incondicional de alguien que sin conocerte se siente afortunada de hacerlo. Cuando todo forma parte de un entrelazado mundo multidimensional cuyas reminiscencias se reconocen, y un libro, o una edición, solo sirven de puente o excusa para el encuentro.

En los tiempos que corren, es arriesgado emprender cualquier empresa editorial. Editar un solo libro se ha convertido en una proeza osada. Pero a veces esa osadía tiene su recompensa cuando conoces a personas de tal calibre humano. El editor sucumbe al reto humano del compartir y el autor abraza con agradecimiento la oportunidad del encuentro. Cuando el mensaje es verdadero, cuando lo que se quiere decir sale del corazón, lo demás es un fluir continuo.

Así que gracias a la doctora Natalia Prego por su sensibilidad, por su buen hacer, por su forma de transmitir la necesidad de sanarnos desde la aceptación y el amor, desde el cariño y la confianza. Gracias de corazón por esa labor de divulgación para que todos, poco a poco, vayamos tomando confianza en la vida y vayamos descubriendo nuestro lugar en el mundo. Gracias también por tu testimonio de vida, por abrirte a compartirlo desde la sinceridad más absoluta. Gracias en definitiva por ser y por compartir tanto valor y confianza.

Ayúdanos a dar de comer al mundo: alimentemos su alma con libros


mariposa-phylira

Estimados amigos,

Desde los sellos Séneca, Nous, Dharana y Phylira queremos felicitarte la Navidad y desearte un próspero y feliz 2017 aunque sea de forma adelantada. Como ya sabes, desde hace diez años apostamos por la cultura así como por las jóvenes promesas las cuales tienen mucho que ofrecer a la misma. Al mismo tiempo estamos impulsando el proyecto O Couso que está trabajando en la creación de una Escuela de Dones y Talentos para que futuras generaciones puedan otorgar valor a nuestro patrimonio cultural y espiritual común. Con el deseo de seguir impulsando conjuntamente estos valores, nos atrevemos a realizarte la siguiente propuesta:

Te proponemos que estas Navidades puedas regalar alimento para el alma y el espíritu. Es algo original el poder ofrecer a nuestros seres queridos otro tipo de alimentos más allá de los tradicionales: regalar un libro, sustento del conocimiento y el espíritu de nuestro tiempo. Se trata de un detalle diferente, cargado de simbolismo y siempre más económico que los tradicionales regalos.

En nuestra web puedes encontrar un amplio catálogo y selección del cual haremos un 25% de descuento para cantidades superiores a 10 ejemplares. Es un regalo ideal para equipos de empresa, familias o amigos. Nos comprometemos, asímismo, a realizar un envío personalizado a clientes y amigos a las direcciones que nos indiques, acompañadas de una carta de felicitación.

Es un hermoso gesto de ayuda mutua y cooperación para apostar por la paz en el mundo, por la buena voluntad de una humanidad unida mediante la luz del conocimiento y la amistad.

Siempre agradecidos, recibe un abrazo deseándote lo mejor para estas fechas tan especiales que ya llegan…

www.editorialdharana.com

 

La dictadura de la burguesía. El Manifiesto Consumista


 

415

Acaba de llegar de la imprenta una edición que hemos hecho en la editorial Dharana sobre el Manifiesto Comunista. Su lectura es muy recomendable hoy día porque nos hace ver las contradicciones históricas en las que nos encontramos, y de cómo aquello que antes parecía algo extremo ahora se ha normalizado por completo. No deja de ser paradójico que el librito haya llegado hoy, el día que han bautizado como el blackfriday, un día de compulsión consumista donde lo que importa es comprar cualquier cosa.

Un editor que vive aislado en los bosques tiene tres herramientas imprescindibles para poder trabajar: un coche, un ordenador y un móvil. Como ayer se estropeó una de ellas, el móvil, aproveché la ocasión para imbuir mi psique en un gran centro comercial y observar con detenimiento qué ocurría. Cuando vives en los bosques, alejado aparentemente de los impulsos consumistas, te sientes un poco extraño en esa maleza de trazos inconscientes. Miré con detalle todos los móviles porque siempre he sido un friki de la tecnología. Me asombró ver la decadencia de los grandes. Nokia no estaba por ningún lado. Marcas como Motorola o BlackBerry desaparecidas. Samsumg en caída libre dando paso a nuevas marcas como Huawei. Apple parecía entrañable pero desorbitada en precio. Miré con atención y me decanté por un móvil barato, un Huawei que no llegaba a 150 € asombrándome de paso de todo lo que ofrece a tan poco precio. Durante muchos años fui bastante fiel a las marcas de moda, a la tecnología revolucionaria y por ende, bastante cara. Desde que estoy en los bosques, me doy cuenta de que se puede consumir, pero equitativamente, con cierto juicio y criterio. Me refiero que hace unos años me hubiera gastado mil euros en un móvil y ahora prefiero gastarme diez veces menos y disfrutar de la última tecnología a un precio razonable, sin excesos. Tras probar todas las marcas llegas a la conclusión de que todo se fabrica en China. Entonces, ¿por qué despreciar una marca totalmente China?

Todo esto tiene que ver con aquella dictadura del proletariado que Marx y Engels describían ingenuamente a nuestros ojos actuales, pero con atisbos de impredecibles consecuencias para la época. Quién les iba a decir que el proletariado de antaño se iba a convertir unos siglos después en auténticos burgueses, con sus buenos coches, sus buenos móviles y todos conectados a una nueva “Internacional” llamada Facebook.

Los tiempos han cambiado, es evidente. La esclavitud de la que hablaban en el Manifiesto se ha sofisticado. Realmente no nos damos cuenta de que los grilletes siguen estando ahí, pero ahora no importa porque tenemos el blackfriday y todas esas cosas que compensan nuestra existencia. Por eso de alguna forma el Manifiesto sigue estando de actualidad. Nos ofrece una visión aberrante de una sociedad decadente cuyas revoluciones aún están pendientes.

Y no porque consumamos, cuidado. Como digo, está bien que consumamos para que el mundo siga funcionando. No podemos marcharnos todos de repente a la montaña y volvernos unos monjes austeros y alejados de las modas y los placeres mundanos. Es el cómo lo hacemos, el por qué lo hacemos y donde ponemos la atención, el propósito.

Consumir para acumular cosas que luego tiramos al estercolero de turno está acabando con nuestro planeta. Dirigir nuestros escasos recursos en tener el último artilugio de moda, simplemente porque es eso, una moda, es un pozo cargado de vacío. Nuestro proletariado burgués tiene un reto por delante en las próximas décadas: aprender a vivir materialmente mejor, pero también emocional, mental y espiritualmente. Sí, se puede vivir bien, con buenas cosas materiales que nos hagan la vida mejor, más sencilla y hermosa. Pero también tenemos que amueblar nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestro espíritu para darnos cuenta de que la vida, más allá de esas revoluciones pendientes y ese materialismo a ultranza tiene muchos más matices.

Dicho esto, por favor, consumid libros, que nos hacen más libres y más cercanos. Y de paso, os invito a darle un repaso al Manifiesto Consumista, perdón, Comunista.

Lo podéis comprar aquí a un módico precio:

http://www.editorialdharana.com/catalogo/manifiesto-comunista?sello=dharana

 

Algunas palabras sobre la autoedición


phylira-logo-def

“Hay una grieta en todo, así es como entra la luz”.
Leonard Cohen (1934-2016)

El mundo del libro está sufriendo una triple crisis debido al cambio de hábitos, a las nuevas tecnologías y a la propia crisis financiera.

Es por eso que muchas editoriales, viendo lo costoso y dificultoso que resulta mantener el sistema tradicional de edición, están lanzando sellos editoriales que pretenden seguir editando libros pero sin que con ello la propia empresa termine en quiebra. Es algo que nosotros, siendo sinceros, hemos asumido un poco tarde. Pero muchas empresas editoriales, incluso algunas de las grandes, empiezan a ofrecer este sistema de edición.

Nosotros no lo vemos como algo negativo, es simplemente algo que ayuda a que el libro vea la luz y pueda tener vida propia. Al final, son los lectores los que juzgan si un libro es bueno o no, pero si el libro no existe, es complejo llegar a ese juicio. Por eso la autoedición y la coedición son sistemas que ayudan y facilitan que el libro exista y pueda crecer en el complejo mundo de los libros. En el sistema tradicional, es el editor el que asume todo el riesgo financiero de la edición de un libro. Ahora, ese riesgo puede ser compartido con el propio autor o con terceros que deseen apostar por una obra. Y si la obra es buena, prosperará.

Cada día resulta más difícil poder editar de forma tradicional a no ser que de alguna manera las obras anteriores hayan tenido algún éxito o venga abalada por alguna persona que sí lo ha tenido. Es un mundo muy complejo pero no imposible.

A pesar de lo que se cree habitualmente, estigmatizando muchas veces a las nuevas editoriales, nosotros no nos consideramos lobos ni tratamos a nuestros autores como ovejas. Tal es así que todos nuestros beneficios los reinvertimos en la creación de una Escuela de Dones y Talentos (www.proyectocouso.org ) gracias a la fundación que hemos ayudado a crear para ello (www.dharana.org) donde intentamos que los autores noveles puedan estar el tiempo que necesiten disfrutando de un lugar privilegiado con todos los gastos pagados para escribir su obra, para sacar su propio talento y convertirse en cocreadores verdaderos. Queremos decir con esto que no todas las editoriales son iguales y que siempre hay una marcada diferencia en el compromiso que unas ponen con respecto al autor y la propia cultura, más allá del beneficio comercial o empresarial.

Nosotros tenemos tres sellos editoriales que trabajan de forma tradicional y cada día resulta más complejo poder editar un libro, por eso pensamos que la opción de crear un sello que ayude al autor a hacer sus sueños realidad es para nosotros y el autor una buena opción. Por eso nace Editorial Phylira, para dar respuesta a los nuevos tiempos. Y ojalá fueran muchos los autores que quieran editar buenos libros. Esperamos que desde nuestro sello editorial podamos ayudaros a todos.

Prueba una experiencia diferente con nosotros:

http://phylira.com/

Editorial Séneca, diez años apostando por la cultura


a1

Un 21 de septiembre de 2006, hace hoy diez años, nació Editorial Séneca. La primera Editorial Séneca fue fundada en México por emigrantes y exiliados españoles que en 1939 huían de la Guerra Civil. Fueron los intelectuales José Bergamín y más tarde Emilio Prados los que dieron forma al proyecto editorial que pretendía rescatar la cultura e identidad del pueblo español intentando difundir la literatura y los conocimientos científicos de la época. La última publicación del exilio mexicano data de 1949. Desarrolló un papel importante en la vida intelectual de los exiliados durante la década de los 40.

En septiembre de 2006 retomamos el pulso a la historia rescatando del anonimato y el olvido el nombre de aquella primera editorial de exiliados tras la Guerra Civil, intentando dar continuidad a la labor de aquellos primeros editores. Fue así como recién llegados a este convulso mundo de la cultura en nuestro particular exilio intelectual y político, imprimimos el mismo carácter urgente en la tarea de rescatar esa cultura nuestra. A esta ingente labor se suman socios y amigos que junto a ellos proyectan y dan forma al espíritu senequista. En la primavera de 2008, y siguiendo con la filosofía de rescatar y conservar el espíritu de nuestro tiempo, nace un segundo sello: Editorial Nous y años más tarde, en 2012, la Editorial Dharana. Por el camino quedaron otros proyectos como la fallida Editorial Welton y la primera Phylira.

Este año, para conmemorar el décimo aniversario nos hemos actualizado a los tiempos y hemos creado un cuarto sello editorial: Editorial Phylira. Desde que empezamos nuestra labor cultural e intelectual siempre nos ha llamado la idea de dar voz a los que, por ser noveles desconocidos, no tenían acceso al mundo editorial. En esta labor nos hemos dejado la piel, especialmente por la triple crisis que vive actualmente un sector que parece estar sellando su propia extinción. De ahí que Phylira, sin olvidar nuestros orígenes y sin dar la espalda a la edición tradicional, pretende impulsar lo que algún día dimos por llamar “la escritura del no”, es decir, potenciar de nuevo a aquellos que quieran ver su libro impreso. Una plataforma fácil para hacer realidad los sueños de todos, y de paso, seguir buscando nuevos autores que algún día sean la seña e identidad de nuestra cultura, de nuestro tiempo, de nuestra identidad y espíritu.

Editorial Séneca siempre se ha caracterizado por su extensa generosidad a la hora de editar a autores noveles, arriesgando con ello año tras año y sobreviviendo, a pesar de nuestro carácter alejado de lo comercial, a todos los envites imaginables. También se ha caracterizado por dar voz a los sin voz, en una inaudita labor antropológica y etnográfica, dando la palabra a los pueblos y sus gentes, a las historias de vida que de no ser por este medio editorial, nunca hubieran visto la luz. También hemos apostado por la poesía, por el ensayo, por la narrativa, por la ciencia y la filosofía, por la política y la economía.

El talento de la escritura, el don que todos llevamos dentro, siempre ha sido una obsesión para los componentes de la editorial. Es por eso que desde la misma estamos impulsando la creación de la futura Escuela de Dones y Talentos que se está fraguando en una nueva montaña de los ángeles gracias a la generosidad de todos los que apoyan a la Fundación Dharana y su Proyecto O Couso.

Nuestro afán por avivar la llama de la paz, de la cultura y del amor universal nos lleva a celebrar doblemente este aniversario. Celebrarlo con vosotros, en comunión, en silencio, trabajando, en un gozo indescriptible.

Ahora se presentan nuevos retos, por eso Séneca, baluarte y estandarte de todo lo que ha surgido en esta década compleja, seguirá siendo el buque insignia de todo cuanto hagamos.

Un agradecimiento especial a todos los que confiaron en nosotros. Una especial mención y felicitación a todos los autores que se dejaron la piel y la escritura en esta hazaña. Gracias de corazón, y sigamos cocreando la cultura de la paz.

Una gratitud sin precio para Oscar, Sara, Carlos, Mario, Luis, César, Laura, Fran, Xio, Julia, Noe y tantos otros que han hecho posible con su esfuerzo este proyecto.

In memorian para todos los autores que nos han dejado en el camino.