Posibilidad


© @fje

Todo es posible. Incluso lo más difícil es posible. Lo arriesgado, lo último, lo indivisible, lo impermanente, lo que nace de lo onírico, de la imaginación, del entramado invisible, es posible. La posibilidad está en todo. Lo vemos en una semilla, potencialmente árbol, flor, perfume. Lo vemos en un átomo, que en sus compuestos más complejos albergan vida, inteligencia, consciencia. Podemos observar la estructura del cosmos y asombrarnos de toda su posibilidad, de toda su potencialidad.

En esa posibilidad inherente de cada destino, existe la dispocisión de poder elegir. La libertad es poder elegir. El tener opciones entre las que escoger, nos hace sentirnos algo más libres que el tener una única vía o alternativa pero, una mente tan limitada como la humana, ¿está verdaderamente preparada para gestionar múltiples posibilidades y elecciones en nuestro día a día? ¿Estamos preparados para gestionar «un exceso» de libertad en lo cotidiano? ¿Aquí, o allí? ¿Ahora, o luego?

Acto y potencia, que dicen los filósofos. Es maravilloso poder sentarse en un sillón, junto al fuego, cruzar las piernas, cerrar los ojos y poder elegir nuestro próximo destino. Es cierto que estamos limitados por espacios y tiempos, pero también es cierto que tenemos la potestad y la potencia de poder destruir esas limitaciones. Podemos ensanchar nuestra mirada, nuestra visión, nuestra perspectiva, y sentir que podemos cambiar nuestro destino, incluso el destino ajeno. Tenemos esa posibilidad, tenemos ese poder.

Elegir entre el abismo y la luz. Esa decisión es constante, y hay momentos en la vida en los que debemos tener determinación para no elegir erróneamente, para no dirigir nuestros pasos, a veces inconscientemente, hacia el oscuro abismo. No siempre es posible. No nacimos sabios, la vida nos enseña a caminar, a tropezar, a levantarnos una y otra vez para volver de nuevo a enfrentarnos a esa fina línea roja que separa una posibilidad de otra. No podemos alternar entre el bien o el mal, solo podemos dirigirnos desde cierta consciencia a eso que potencialmente creemos como correcto.

Albergamos una posibilidad, hospedamos en nuestras entrañas un destino. Potencialmente somos dioses, en acto, mortales que desaparecen a cada instante, a cada segundo, sin saber aún, a estas alturas de nuestra limitada consciencia, si hay o no continuidad, si somos o no, como los dioses, seres inmortales. Cabe la posibilidad, pero solo una entre mil millones de posibilidades. Por eso debemos empeñarnos en aquello que somos ahora, aquí, disfrutar de nuestro exceso o defecto de libertad, siendo útiles, dóciles, amables, amorosos.

Pd.- Hace hoy dos meses tomamos ese camino, esa potestad, esa posibilidad. Mereció la pena, merece la pena, aún a riesgo de estar equivocados, de ser vencidos por nuestros miedos, de ser derrotados por la dificultad. 

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: