Hay una grieta en todo


«Hay una grieta en todo, así es como entra la luz».
Leonard Cohen

Di lo que sientes o esos silencios te harán ruido toda la vida, escribía alguna vez. Pero decir lo que sientes es complejo. Es necesario buscar nuevos caminos, emprender nuevas ondas semánticas para que las palabras que se utilicen no dañen, no infrinjan ninguna ley, no perturben ningún corazón. ¡Ay esa tarea hercúlea la humana! Y cuán difícil encontrar esa grieta por donde entre la luz, por donde ser suave y dulce cada vez que hablamos, que escuchamos, que atendemos, que compartimos algo de nosotros, frágil, a veces inútil, a veces innecesario, a veces imprescindible. No es fácil, porque somos complejos. Y no es fácil porque estamos vivos, sentimos y nos movemos con cierto antojo por dimensiones desconocidas, por diafragmas de enredados sentimientos que se camuflan entre pensamientos y a veces pervertidas experiencias, traumas o indolencias.

Hay una grieta en todo. Cuando algo se rompe, algo de luz entra. Cuando algo se transforma, algo de resplandor produce. Si vaciamos nuestras vidas una y otra vez, hay una implosión necesaria dentro de nosotros. En la ilusión de los hechos transitorios, siempre hay una estaca firme anclada a las profundidades que nos amarra a la vida. Lo esencial de nosotros siempre permanece invariable, aunque en apariencia todo se derrumbe a nuestro alrededor. Es una sensación vertiginosa datar cada instante de anomalía, de destrucción, de perturbada y desesperada impermanencia.

Y luego esas ganas de huir de todo, de no poder o querer o saber enfrentarnos a cada reto, a cada situación de crisis, de estrés, de cambio. Mejor huir al silencio, esos silencios que harán ruido toda la vida por no desenmascarar la naturaleza de nuestras emociones, enfrentarlas a las pruebas de la vida y subyugarlas a la anclada profundidad de nuestra esencia. Ahora me encuentro en uno de esos silencios y me pregunto qué será lo siguiente. Cómo gestionar estas nuevas grietas, estos avatares de la vida, este sentir que deseo expresar para que en el futuro no hagan ruido. De nuevo esa necesidad de kintsugi, la belleza de mostrarte roto sin pudor, sin miedo, sin pensar en el qué dirán, y que cada reparación engrandezca las inevitables cicatrices de la vida.

Los ciclos y el eterno retorno. Cuando la vida te expulsa de su regazo una y otra vez uno aprende a aferrarse a la esencia, al yo esencial. La vida nos agita, nos zarandea, nos destruye con sus leyes inmutables y sus extrañas noches. Danzas tribales golpean en nuestro pecho, poemas inacabados, amores que van y vienen, ángeles que suspiran a veces desesperadamente por no atender a sus cantos. “E que a minha loucura seja perdoada. Porque metade de mim é amor. E a outra metade também”, que decía aquel poeta cantor.

Soy un gran admirador de la Gran Obra. De ese fluir del río cósmico que nace y renace una y otra vez de fuentes desconocidas, de inteligencias que nosotros no somos capaces ni de imaginar, de consciencias sublimes, afiladas, invisibles, ocultas, cuyo sentido ignoramos. En lo bello y lo triste uno no puede esperar a que vuelva el pasado, ningún pasado. Hay que observar con delicado desapego los acontecimientos diarios, agregar e invocar buena suerte y disponer las herramientas para que la forja del trabajo diario sea bueno y permanente. Nuestras cicatrices son nuestro talento. Nuestro talento se expande como la yedra, como los páramos, como los arraigados bosques que inundan de hojas ocres toda la otoñada. Di lo que sientes, y esto siento, bajo la grieta que ahora me asola, observando como desde ella, algo de luz entra.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Una respuesta a «Hay una grieta en todo»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: