El amor vivo es el instante en el que ser y conocer coinciden


 

Suena Funeral Canticle, de John Tavener. Es inevitable porque aquí, junto al mar, algo debe morir para que algo pueda nacer. Hay algo de metafísica y perennialismo en estos momentos de transición hacia alguna parte. De vuelta a las fuentes, a los orígenes. Estar junto al mar, en mi Barcelona natal, me hace renovar el sentido de la existencia. El mar te acerca a la unidad trascendente de todas las cosas. Aquello que decía Teilhard de Chardin cuando escribió que somos seres espirituales viviendo una experiencia material, una experiencia que, en los textos advaitas, no se puede separar de lo esencial.

La amiga Irene me ha invitado a pasar unos días en su hermosa casa de la costa catalana antes de marcharse a su otra casa en Menorca. Nos pasamos horas en la piscina mientras me cuenta su último amorío y yo le cuento mi última esperanza. Ambos coincidimos en las ganas y el deseo de tener hijos y formar una familia tradicional, y ambos exponemos, cada uno a su manera, la complejidad de conjugar nuestras peculiares vidas en algo tan arcaico y obsoleto para los tiempos que corren como lo de formar una unidad esencial en la materia, abrazada a lo espiritual. A ver si al menos ella tiene suerte con su nuevo chico, y a mí se me pega algo de su grata fortuna en estos días de compartir sincero.

Hay un aspecto místico e iniciático en todo viaje. Pasaré unos días en la playa, luego en la capital y luego a los pies del impresionante Montseny. En el fondo es un viaje esotérico que se expresa como algo casual, pero que encierra una necesidad mística de trascender el pasado y abrazar la fortuita presencia de lo perenne. Todo viaje es una vía de realización espiritual, como lo es la música o la poesía. Por lo tanto, en el fondo, se trata de una necesidad de nuestra alma para trascender aquello que nos separa de la unidad primordial.

Ella ya no está «en línea». A pesar de mi insistencia en mirar disimuladamente, como el que no quiere la cosa, su estado, veo que ya no está. Me da pena, porque en ella había un sentido trascendente, una visión de unidad de todas las cosas expresada en su misión-labor, en su necesidad de trascenderse así misma desde la procreación y la extensión de la vida. Me resulta extraño pensar que algo tan bello no funcionara. Incluso ahora que parece que el tiempo va borrando las huellas marcadas en aquella arena superflua, a las orillas de tantos ríos, pero tan lejos de la sólida roca. Da pena porque las almas se reencuentran una y otra vez, pero luego no saben cómo actuar ante la promesa de la posibilidad. Lo posible, lo necesario, lo ideal, queda sepultado bajo un manto de miedo y carencias no digeridas. Una auténtica pesadilla para cualquier soñador. Un mal sueño para aquellos que anhelan.

El filósofo Frithjof Schuon consideraba la metafísica como algo esencial, primordial y universal. El amor es algo así. Algún día entenderemos que lo trascendente e inmanente no puede separarse de lo manifestado. Que el Atman y el Maya de la tradición vedanta se abrazan en su esencia, porque ambas realidades se permutan no separadas. Por eso no importa si me encuentro en el mar o la montaña, porque dentro de mí todo sigue “en línea”, alineado a un sentir que no puede olvidarse por muchos paisajes que se transiten.

El mundo de la Apariencia no nos puede alejar de la Realidad primordial. Y esa realidad es profunda, sentida, alineada a ese amor que se añora junto a las olas del mar o a las sombras de las grandes montañas. El amor vivo es, en su cumbre, el instante en el que ser y conocer coinciden. Y en esa cumbre me encuentro, observante, paciente, irradiado, como acogiendo una revelación necesaria e imprescindible.  Como una palabra sacramental vestida de gnosis que se repite constantemente para recordarnos la urgencia del vivir. Sí, la vida pasa rápida, y todo se tiñe de urgente. Así que aquí estoy, con ganas de mar, con ganas de amar.

2 respuestas a «El amor vivo es el instante en el que ser y conocer coinciden»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: