Sueños de amor perdido


© @ingefotografie

Soy un triste juguete del destino, que dijo Shakespeare. ¡Ven, noche gentil, noche tierna y sombría! Ya no me interesa la fortuna ni el éxito de ese intrépido amanecer de la vida. Ahora solo pretendo que exista dulce poesía. Poesía y amor. Amor y aventura, amor por encima de todo. Ese amor capaz de derrumbar la vida, capaz de hacer explotar el mundo en mil pedazos, desquebrajando cada retablo e impostura. Un amor impetuoso e ingobernable, como un huracán cuyo ojo se derrama por mil océanos. Ese amor que te arruina y embelesa, que te esculpe en las montañas y te derrama como líquido ardiente en los valles. Amor ardiente, amor férvido y abrasador. Como esa llama añorada, llama de melancólica avenida. La llama, decíamos ayer. La llama que no se apaga ni se extingue, ahora secreta y tímida.

Nada se puede comparar a un día de verano donde la brisa agita y los corazones gritan desesperados. No hay verano sin beso, que decía aquel. Cómo podríamos desterrar de nuestro corazón el sentir hinchado. Todo se ensancha en los atardeceres, aguardando el infortunio desesperado de la noche, del sueño. El amor negado destruye el alma. Es un nuevo día, claman unos. ¡No! Es un nuevo mundo, dicen otros. Qué luz asoma en esa ventana, qué brillo despierta en ese rincón teñido. Qué insoportable espera, qué sofocante despertar cuando uno solo desea soñar, dormir y soñar.

Es el oriente el que nos despierta, con sus brisas y sus sabios, con sus rayos y su belleza. Es el oriente el que porta la luz al mundo y el que nos aleja de los sueños. Amanece pues sol y a la envidiosa luna mata, decía el poeta. Eso pretendo, que haya poesía y amor, y aventura, pero amor por encima de todo, y sueño, porque sueño, yo no lo estoy. Sueño, sueño alborotado, de noche y de día.

Quién eres tú que de nocturnas sombras, sorprende mis secretos. Quien eres que no dejas mi pensamiento, ni abandonas el pecho que alguna vez robaste de su aposento. Jurémonos los dos amor eterno, oh amor mío, amor mío, decía la canción. Corazón que inunda la aventura, que copia los versos de aquellos que lograron perpetuar la oda incluso en las noches donde el amor profundo se desnudaba frágil y trémulo. Porqué erramos y decidimos permanecer tan pobres, cuando nos sentíamos tan afortunados y ricos. ¡Ay amor mío, amor mío! Clamaba la canción. ¡Dónde quedaron los aullidos de la noche, los paseos de la manada, los lobos de esa estepa solitaria!

Siempre temí que al ser de noche solo fuera un sueño. Un sueño demasiado dulce y afable, profundo y perpetuo. Ser sensible es un poder, no una debilidad. Quien ama y sueña no pierde. Quien ama y sueña alcanza la inmortalidad. ¡Ven noche gentil, ven de nuevo! ¡Ven noche tierna y sombría!

Esa luz no es la luz de la mañana. Las crestas de los montes no hierven en niebla trémula. Es la nocturna expedición que parte hacia imposibles caminos. Hiende sus carnes en el grito solitario. Sacude la mirada, siempre perdida, en los océanos celestes. Por qué partir tan pronto. Quédate aquí, en el sueño, esa no es la luz de la mañana. Es la llama que incandescente ilumina nuestras noches cuando no sabemos qué camino tomar.

Oh triste paz, que nace con el día, de la que el sol no quiere ser testigo. La escena nocturna es para soñadores. Y ya veis todo lo que nos ha traído los sueños. Todo cuanto ocurrió fue obra nuestra, obra verdadera, sueño verdadero. Y ahora, bajado el telón, soy un triste juguete del destino. ¡Ven, noche gentil, noche tierna y sombría! ¡Ven, sueños de amor perdido! ¡Ven, llama mía!

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

2 respuestas a «Sueños de amor perdido»

  1. La verdad, es cada vez que llega a mi correo, un artículo de Creando Utopías, me quedo sorprendida, por la manera tan sutil con la describes cualquier acontecimiento. Hay mucha Alma detrás de cada frase, eso se nota, por el poder de transmisión narrativa de tu propio mundo interior, tu camino interior, tu crecimiento interior, se ve reflejado, de manera muy sutil, pero poderosa. Y a la vez, uno mismo, se siente identificado en cada sentimiento descrito, en cada pensamiento, artísticamente narrado, con un tono de sencillez, que hace ver la sensibilidad de aquel que escribe. Siempre que te leo, me dan ganas de dialogar al respecto. Hay muchos tesoros en tus palabras. Así que creo, que en vez de un juguete del destino, eres un ser vivo, hombre, en extinción, creo que abundan poco, las personas que pueden expresar, de la manera en la cual describes, ese rico mundo, tuyo personal. Sigue escribiendo, porque nos transportas a los demás seres, a una dimensión inalterable, a la que únicamente se puede acceder con el alma. Gracias por llevarnos de viaje a esa dimensión. Saludos

    Le gusta a 1 persona

    1. Estimada Lola, gracias de corazón por tus sentidas palabras que levantan el ánimo a un muerto. Tiempos difíciles, y por lo tanto, tiempos para reivindicar como nunca el amor, sin importa qué tipo de amor derrame nuestra alma. Gracias por los ánimos y por tus palabras, de verdad… un abrazo grande y sentido…

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: