Aguardo paciente el próximo milagro


© @olivierrobertphoto

«Espero que el amor verdadero y la verdad sean finalmente más fuertes que cualquier infortunio». Charles Dickens

Me levanto temprano y hace frío. Apenas ocho grados y bajando en las profundidades del bosque. Voy a la meditación, pero aún no dispongo de ánimo suficiente para acudir también a los cantos mañaneros. Poco a poco. Abrazo el dolor mañanero con mucha paz interior y mucho amor para ella, a la que le deseo el mejor de los caminos. Ha sido mi maestra y amiga estos meses, y se lo agradezco profundamente. Al fin y al cabo, de eso se trata. De ser maestros unos de los otros, el tiempo que determinemos y el grado de profundidad que seamos capaces de soportar. Maestros en el dolor y en la felicidad. Maestros en lo bueno y en lo malo. Maestros de nuestros amigos y de nuestros enemigos, para que así todos aprendamos a vivir, a experimentar, a relacionarnos algún día desde la paz, el respeto y el amor. Desde la verdad, lo original y lo esencial, hasta que nuestro verdadero maestro interior despierte y resplandezca.

Así que abrazo el dolor con cariño, sin exponerlo al sufrimiento constante. Duele, porque hubo amor. Duele porque hay amor. Duele porque habrá amor. Y ese amor infinito requiere esfuerzo y aprendizaje, requiere entrega y sinceridad, requiere proximidad y coraje. Duele, claro que duele, porque hubo amor y esperanza y deseo. Y eso ya no se olvida, permanece sempiterno a cada instante.

Y cuando el amor ya no se puede abrazar, ya no se puede estrujar entre las manos ni soportar entre las sábanas, entonces duele. Y es ahí cuando aprendes a amar en silencio, una de nuestras grandes especialidades cuando la falta de coraje y el temor vencieron la batalla. Amar callados, amar en algún rincón boscoso, bajo el roble, a su izquierda, en el frío de la mañana y la templanza de la tarde.

El viento de las horas barre los caminos. El tiempo pasa inexorable. Es algo en lo que pienso mucho últimamente. El pasar del tiempo, el ocaso de aquellos dioses que decidieron abrir el canal de la vida a un constante devenir. ¿Cuánto nos quedará realmente? ¿Días, semanas, meses, algunos años más? No lo sabemos, de ahí la siempre urgencia de vivir, de amar, de enloquecer a cada instante.

Por eso estoy eternamente agradecido. Sin tiempo de guardar ningún rencor, ni odio, ni resquicio. Solo amor, solo paz, solo deseos para que la vida le sonría y sane sus dolencias. El bosque es terapéutico. El manto verde, la piel de la tierra, los olores y el canto de los pájaros, la belleza de las flores, el susurro del aire, la brisa mañanera. Todo se balancea y abraza. Aquí no puede haber queja, solo agradecimiento infinito. También algo de espera, porque sabemos que la vida, cuando te abres a ella, siempre es milagrosa. Y aguardo paciente el próximo milagro.

El milagro de la metamorfosis. El milagro de la transformación. El milagro del cambio necesario para seguir adelante. Ya vendrá el amor, y el abrazo, y la sonrisa, y la complicidad. Ya vendrá todo aquello que dota de sentido al mundo. Porque un mundo sin amor se extingue, desaparece. El amor es la fuerza que brota de todos los resquicios. Empujada por la voluntad de vivir y guiada por la sabia consciencia, el amor emerge en cada rincón, desde cada cobijo. En el azul de la mañana, en el manto verde de la cálida tierra, en las montañas y en los ríos. Todo fluye y se expande gracias al amor. Los seres humanos vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser en este cálido y acogedor deseo amoroso. Amarnos a nosotros mismos y amar al otro. Hacer el amor por la mañana, y todo el día. No cabe otra posibilidad si realmente estamos vivos. De ahí que aguarde pacientemente al próximo milagro.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: