Llevo en la frente una estrella, y en los labios una música que cantar


Ayer le escribí una carta a Magalí pidiéndole disculpas. Sé que llevaba mucho tiempo esperando, aguardando para poder llegar por fin a su destino. Se abrió una grieta, una posibilidad, una oportunidad única. Ayudó en los preparativos, en los encuentros, en las sincronías para que pudiéramos tener visión de todo. Pero su esfuerzo fue aparentemente inútil. Los miedos, las inseguridades, la falsedad a veces y la confusión otras fueron más poderosas.

Sin embargo, Magalí es perseverante. Lo noto en la falta de desgarro, en su empeño por sujetar y apretar fuerte aquello en lo que cree. Mira el bosque a través de mis ojos, siente el verde de los prados a través de mi carne. Y no desespera. Aprieta fuerte el nudo para evitar que deshaga. Puedo notarlo, puedo sentirlo. Lleva haciéndolo centurias, lleva haciéndolo eones de tiempo.

El reino de la fantasía es bello. Alicia en el país de las maravillas solo fue un preludio que nos animaba a imaginar mundos, reinos, paisajes, posibilidades infinitas. La fantasía es una buena aliada para crear cosas, para perseguir sueños. Soñamos con estos prados, soñamos con un hogar en los bosques, soñamos con aquella familia consciente, salvaje, viva.

Pero cuando crees poder alcanzar los sueños, ahí están poderosos los guardianes del umbral. Cuanto mayor sea el sueño, cuanto mayor la esperanza, más poderosos serán esos guardianes. Nos pondrán pruebas, derrumbarán sueños y caminos, harán que todo tambalee bajo nuestros pies. Lo advirtió Kavafis en su hermoso poema: no temas a los lestrigones ni a los cíclopes ni al colérico Poseidón, seres tales jamás hallarás en tu camino, si tu pensar es elevado, si selecta es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Quizás ese fue el secreto de los dioses creadores. Advirtieron que el pensar elevado y la selecta emoción podría derribar cualquier obstáculo, cualquier muro, cualquier impedimento que nos apartara de nuestra misión-labor. Quizás nos faltó elevar aún más la visión, perseguir con mayor fuerza esa emoción pura y sencilla.

Por eso siento como si Magalí siguiera susurrando, siguiera sujetando fuertemente ese nudo, ese lazo que une almas viejas. Ella siempre se enfada y me susurra: no me llamo Magalí, me llamo Magari. Le guiño el ojo y suspiro profundamente. No importa el nombre, no importa la fantasía, no importa los guardianes del umbral, lo que tenga que suceder, inevitablemente sucederá.

Llevo en la frente una estrella, y en los labios una música que cantar. Así es el destino, así es la vida. Solo tenemos que seguir nuestra estrella y cantar la música que Dios nos otorgó profundamente, en susurro. Solo tenemos que recordar y perseguir nuestros sueños, aunque rezumen a fantasía. Solo debemos esperar a reencontrar en el laberinto humano, todo nuestro más puro centro. Y desde allí, perseverar.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: