Amemos ahora, porque pronto moriremos


© @olivierrobertphoto

Fue desconcertante cuando aquella mañana de primavera desperté y vi que la cama yacía vacía, húmeda y doliente. En el susurro de la noche se escuchaban aquellos ecos: “Dame todo tu amor ahora, porque hasta donde sabemos, mañana podríamos estar muertos”. Y aquella mañana, realmente era como estar muerto. Vacío, lejos del sueño, perdido en la realidad de un mundo que carecía de sentido, un mundo engañoso, yermo, baldío, estéril, sin futuro.

No puedo seguir malgastando el tiempo añadiendo cicatrices al corazón porque todo lo que escucho es “que ahora no estoy lista”, decía aquella canción. Y así pasan las horas y los días y las semanas y todo se escurre por entre los dedos porque nunca estamos listos para nada. No estamos listos para amar, para vivir, para tener una familia, para crear proyectos, para volcar toda nuestra esencia en respirar la vida, en sentirla, en vivirla con urgencia. Nunca estamos listos ni preparados para enfrentarnos a la vida, por eso siempre estamos dispuestos a escondernos, a huir desesperadamente con cualquier excusa.

Y si no estamos listos para amar, ¿cómo vamos a estar listos para vivir? Si nunca tenemos tiempo para amar, ¿cómo vamos a tener tiempo para abrazar el elixir de la vida? La vida se nos vuelve a escurrir por entre los dedos, como arena fina, como agua de lluvia, como rocío de la mañana. La vida discurre y por miedo dejamos de hacer aquello para lo que estuvimos siempre consagrados. Preferimos huir a cada instante por miedo, por miedo al amor, por miedo a la verdad, por miedo a la vida. Preferimos sentarnos al borde del camino y ver cómo crecen las amapolas, en vez de convertirnos nosotros mismos en una flor radiante, en una flor viva. Y ahí en el camino, de alguna forma, parados, quietos, asustados, nos marchitamos.

No quiero juzgar lo que hay en cada corazón, pero, ¿cómo vamos a construir una vida plena si la llenamos de vacíos? Así que amemos plenamente, amemos fuerte, con desesperación, con urgencia, porque mañana, sí, mañana, podríamos estar muertos. Amemos ahora, porque pronto moriremos.

Decía aquel poeta que el amor no viene dado por la distancia entre la carne, sino por la posición del corazón. El mío, imitando aquel atardecer, estará siempre contigo…

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Una respuesta a «Amemos ahora, porque pronto moriremos»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: