Entregando la vida al amor


© @poutge
«Quien ha visto la esperanza, no la olvida. La busca bajo todos los cielos y entre todos los hombres». «El laberinto de la soledad», Octavio Paz

 

Debo decir que en lo personal estoy feliz. Ayer apareció por fin, tras atravesar cientos de montañas, nieve y lluvia. Llegó radiante, plena, hermosa, con toda su luz y toda su luminosa aura. Unos amigos me habían ayudado a preparar concienzudamente el apartamento. Lo pintamos, lo limpiamos, lo arreglamos, lo llenamos de aroma, de flores, de cientos de detalles que solo podían ser vistos por el ambiente acogedor que desprendía cada rincón. Me sentí enamorado y primaveral al hacer todas esas cosas. Hacía tiempo que no sentía tanta emoción por recibir a alguien.

Me resultaría extraño describir la profundidad y el significado oculto del tan añorado encuentro. Solo ella y yo podríamos entender la envergadura de tamaña empresa, por todas las dificultades atravesadas y por toda la valentía y osadía por ambas partes. Pero por fin ocurrió como tenía que ocurrir, tal y como estaba trazado, a pesar de que en el laberinto humano tuvimos que dar algunas vueltas previas debido a ese libre albedrío que a veces, sujeto a miedos o equívocos, nos llevan hacia casas cuyos suelos terminan derrumbándose.

Ahora, desde ayer mismo, emprendemos un nuevo vuelo. Ambos sentimos que esta vez será diferente, que toda la trama estaba tejida en un aparatoso multiverso que quiso que nos uniéramos en uno de sus vértices, en uno de sus nodos. Un cruce de caminos, un paso de lobos. Sentimos que lo que nos destinaba la vida se ha manifestado, y que ahora depende de nosotros, y del buen uso de nuestro libre albedrío, el ceñirnos al guion trazado. Esto resulta complejo. Sentir que tenía que ser así y sentir que no puede ser de otra manera. Sentir, además, con cierta claridad meridiana, lo que va a suceder a partir de ahora. Los pasos a seguir, todo lo que la vida nos prepara y deberemos atender. Esto es de una emoción especial, selecta, hermosa.

Si algo hemos aprendido de esta historia es que el amor todo lo puede. Podemos sentir miedo en algunas ocasiones, equivocarnos y tirar la toalla, pero cuando dejas de distraerte, cuando centras todo tu afán en estar ahí en lo bueno y en lo malo, en la enfermedad y en la salud, en la riqueza y la pobreza, algo milagroso ocurre. Ya conocemos las fases de deseo, enamoramiento, querer y amor incondicional. Lo que nunca hubiéramos imaginado es que esas fases pudieran completarse íntegramente, como si de una espiral se tratara, en un mismo tiempo y en un mismo espacio. Ver la vida en espiral es poder comprender todas sus fases, todos sus ritmos, todos los ciclos de la existencia. Al hacerlo, uno sube a ese carrusel y es capaz de abrazar todos los mundos posibles.

Es muy difícil amar sin que te falte el aire, sin hacer de su vida, tu vida, que diría el poeta. El amor es como un pergamino de sueños a merced de las musas. Uno escribe una estrofa, el otro la interpreta. El amor es como un coro donde la música fluye entre el aroma de incienso, entre abrazos y sonrisas, guiños y complicidades. Enciendes unas velas, suena la música de fondo y te dejas llevar por el aroma de la vida. Ahora nos toca disfrutar del Sagrado Cotidiano, de la amabilidad de almas nobles, generosas y bellas, del afortunado reencuentro de seres que llevaban tiempo buscándose y por fin se han encontrado. Estamos felices, estamos dispuestos a superar todas las pruebas que la vida nos tenga preparada. Estamos deseosos de entregar nuestras vidas, a la Vida, a la Consciencia, al Amor. Tenemos fe y esperanza, tenemos fuerza y carácter, y tenemos el poder de resucitar, de entregarnos, en definitiva, el poder de dar el extra, amando.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: