Subir a la montaña para bajar a los valles. Pequeña reflexión desde el Jardín del Morya


© @silverfineart_gallery

Las experiencias cumbre solo pueden servir para inspirar, para alentar, para indicar que más allá de la espesa bruma de los valles, allá, a lo alto, hay vistas inimaginables, visiones inalcanzables para la mente que orbita en la ceguera de lo cotidiano. Subir solo puede ayudarnos para bajar con mayor fuerza, decisión, empeño. Ocurre lo mismo cuando caemos en un turbulento pozo, oscuro y sombrío. Uno no se ahoga por caer al fondo del mar, sino por recrearse en sus profundidades. Emocionalmente hablando, bajar ocurre siempre que estamos ante un declive inevitable. Uno baja y baja y baja sin darse cuenta hasta que toca fondo, se recrea en las profundidades y advierte de repente que le falta el aire. Así le pasa también a la humanidad doliente.

Es el mundo que describía la vida de Arjuna, el mundo del dolor, pero también el mundo de la luz que brilla más allá de los valles, en las altas cumbres, en las montañas más allá del mundo conocido. Como en esta tarde lluviosa donde comparto con la familia espiritual un trozo de vida. Aquí, de nuevo en el Jardín del Morya, un remanso de paz y un lugar donde poder respirar tranquilos, compartir las tensiones del mundo e intentar elevar la mirada por encima de nuestros pequeños miedos. Aquí no hablamos, casi por estar prohibido, de cosas banales, vulgares o pedigüeñas. Hablamos del mundo, de las crisis por las que atraviesa la humanidad. Intentamos inspirarnos para no entrar en la apatía, en la tristeza. La situación mundial es compleja. Quizás estemos ante un nuevo abismo mundial sin saberlo, sin ni tan siquiera imaginarlo. Quizás estemos ante el final de una civilización, de un mundo conocido. O quizás no, quizás todo sea un tránsito tranquilo y amable hacia otro lugar. Miramos hacia arriba para buscar inspiración, luz, más luz.

Sea como sea, incluso en el Jardín del Morya sentimos cierto nerviosismo. Hay algo en el ambiente de preocupación. Este lugar está lleno de libros de historia leídos, subrayados y repasados una y otra vez. Todo se asemeja, nada parece haber cambiado. Los miedos atávicos permanecen. Las cicatrices de los pueblos están aún sin sellar. El mal campa aún por los valles agrestes. Por eso recordamos la inaplazable y profunda necesidad de mirar a las cumbres. No para abstraernos, sino para buscar luz y visión, para saber que la urgencia de actuar tiene que venir precedida de gnosis, de conocimiento, de sabiduría.

Descansar en este Jardín antes de ir a la batalla, a la batalla del drama, del dolor, de la pérdida, del sufrimiento de la humanidad doliente, es como entrar en una iglesia, en una pequeña ermita para rezar o pedir fuerzas. Aquello que hacían los antiguos, espada en mano, antes de entrar en combate. El combate ahora no es por una guerra, es por la humanidad. Es por sanar todas esas heridas que aún siguen abiertas. Todo ese dolor, toda esa rabia, todo ese sufrimiento innecesario. Aún estamos muy lejos de la fraternidad humana. Aún estamos muy lejos de conectar directamente con nuestra esencia primordial. Pero nuestra obligación es seguir mirando a esas cumbres, y luego volver a los oscuros valles para señalar el camino.

El lunes subiré a la cumbre de esa luz para que el dolor pueda ser sostenido. Elevaré la mirada ante la desgracia para poder sostener el tormento ajeno. Y cuando ese dolor llegue a nuestra casa, poder recordar la visión, la montaña, la cumbre, y ofrecer así luz y esperanza al mundo desvalido. Fuerza, mucha fuerza para la humanidad que viene. Luz, mucha luz. Y amor, mucho amor.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Una respuesta a «Subir a la montaña para bajar a los valles. Pequeña reflexión desde el Jardín del Morya»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: