Yo quiero verte danzar


El amor es un eterno faro en nuestras vidas. No importa si ese faro desprende sus destellos desde una lejana bahía o penetra, estando nosotros en la profundidad de un océano, con breves resplandores, pequeños haces de luz. Debo confesar que en estos adelantados días de primavera, el Amor llegó y asomó y ensanchó toda mi vida. La sorpresa verdadera viene porque el Amor no ha llegado solo. Se acompaña de Consciencia, algo tan escaso en nuestros tiempos, y de Vida, algo tan añejo a esta época. Digamos que la conjunción ha sido casi perfecta en la bóveda celeste. Hay otro componente que lo hace diferente al resto de amores: el hecho de que naciera desde lo más profundo del alma y no desde la más térrea de las necesidades. Esto para mí ha sido muy importante y revelador. En parte porque, al ser una llamada del alma, ha sido conjunta, armónica, bidireccional. Es como si un amanecer fuera abrazado simultáneamente por otro amanecer, en perfecta sintonía. No hubo conquista por ninguna de las partes, solo entendimiento, reconocimiento, un profundo gozo del alma compartido y embellecido por sempiternas sincronías diarias.

Me resulta extraño hablar sobre estas ondas sísmicas que siento interiormente. Se ha despertado un fuego diferente, un fuego cósmico, un algo completamente nuevo dentro de mí que se teje despacio, quizás desde hace ya mucho tiempo, en otro tipo de universo. Vivo en un delirio feliz, en una locura, en una de esas fantasías narradas por la propia naturaleza para que su perpetua misión tenga un recóndito significado. Es como vivir en una narrativa nacida de los dioses antiguos, y transmitida oralmente por tejedores de luz que se empeñan en provocar una gnosis, una perspicacia del infinito.

Parece una laguna, el ancho río entre la blanca niebla de la mañana, que decía el poeta. El amor es poesía y no se puede entender sin ese halo romántico, para muchos trasnochado. Pero el amor es así, un ancho río en apariencia laguna. Es algo que se expande si es alimentado constantemente por dosis de romance y ternura, de cuidados, guiños y promesas que se van cumpliendo una a una. El amor es como un tobogán exiguo y resbaladizo que toma velocidad cuanto más cuidado y afecto se le añade. El amor es como esa creencia sufí que habla de la existencia de una especie de plataforma a medio camino entre Dios y la esfera sensible. Es el llamado intermundo, ese lugar desde el cual las almas privilegiadas pueden contemplar la realidad de todas las cosas, sumergiendo la mirada en la estática luz de los mundos invisibles.

Fijaos que la naturaleza del amor es distinta si nace desde la consciencia. Si no es elegida, ni violentada por egoístas actos de conquista o seducción, se filtra como lluvia fina entre nuestros poros más sutiles. El amor consciente no se busca, se reencuentra. Esto ha sido una novedad para mí, una revelación. Por primera vez he sentido que el Amor nos ha encontrado, o unido, o presentado, o reconocido. Es como un éxtasis histérico bebido desde las aguas de Trimegistro, Pitágoras o Platón. Es como un reconocimiento de lo Real, algo muy gurdjieffano en su naturaleza, pero algo de lo que ya hablaban los místicos sufíes de antaño. Los derviches lo entenderían suplantando la identidad de la danza junto al fuego. El éxtasis de los átomos, lo llamaban.

Por eso yo quiero verte danzar. En esa música infinita llamada amor. Como un alquimista que enciende el fuego para transformar su vida interior en un rayo de luz. Al pie de una montaña, meditando sobre la parábola. Aullando en los trémulos valles. Corriendo entre lobos por bosques zíngaros. Quienes se hallen dotados de razón comprenderán la naturaleza de este amor descrito. Y será en ese momento que dejarán de razonarlo, para abrazar sus brasas ardientes y su fuego, como un centro de gravedad permanente. Jugáis con fuego, danza y vida, dijo la existencia. Abracémosla y plantémonos para siempre.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: