Liberar a los prisioneros astrales. Algunas reflexiones sobre el espejismo


Hay personas que son presas de otras. A veces presas por asuntos económicos, a veces por asuntos anímicos, y la mayoría, por asuntos emocionales. La mayoría de las veces no nos damos cuenta de que somos carceleros de almas errantes que vagan por nuestro círculo-no-se-pasa particular. Están orbitando como satélites esperando la mínima oportunidad para beber algo de nosotros. Vampirizan de alguna manera nuestras energías y se alimentan de la proyección astral que ilusoriamente crean en sus mentes fantasiosas.

Esto es complejo de detectar y es complejo de liberar. Nunca sabemos cuales son los motivos por los que muchas personas crean lazos de dependencia psíquica o emocional hacia nosotros. O nosotros hacia ellos. A veces incluso se crean dramas complejos de control emocional que impiden que las relaciones sean honestas y claras. Los dramas de control son las peores cárceles que podemos soportar.

Distracciones. Vivimos en un mundo lleno de distracciones porque no nos han enseñado a discernir, a buscar y diferenciar lo esencial. Las personas hacen de esas distracciones un poderoso elemento de control, de absorción. Cuando nos damos cuenta, estamos rodeados de energías que no nos corresponden, que no nos pertenecen. De ahí la complejidad de llegar a la síntesis, al discernimiento, a la no distracción.

¡Cuántas parejas o amistades o empresas fracasan por esas distracciones! Por esos lazos que no hemos sabido cortar, por esos fantasmas que se empeñan en saciar sus necesidades a base de nuestro tiempo o atención. Ilusorios castillos de arena debemos derrumbar antes de poder encontrar la síntesis, la verdadera Unión, el verdadero camino del discernimiento, el verdadero amor.

No podemos permitir que las personas caigan en redes ilusorias que no estén basadas en la amistad o el amor incondicional. Cuando alguien queda atrapada en el glamour, en el espejismo, debemos liberarla. Debemos desarrollar el poder de visualizar correctamente la vida, entrenar nuestras mentes para ver realmente la realidad e interpretar fielmente lo que se vemos.

En la tradición perenne se habla de cinco espejismos que esclavizan a la humanidad. El espejismo del materialismo, el espejismo del sentimiento, el espejismo de la devoción, el espejismo de la separatividad y el espejismo del Sendero.

El espejismo del sentimiento esclaviza a la gente buena del mundo. A veces, para mucha gente, el amor no es realmente amor, sino deseo de amar y deseo de ser amado. En ese deseo, en ese espejismo, nacen los lazos que nos unen a la necesidad, y de ahí, se crean las redes que nos atan a personas que de igual manera viven desde la necesidad y el deseo, y no del amor sincero e incondicional. Realmente estamos hablando de un pseudoamor, de algo que nace de la desesperación, de la necesidad, de la carencia, y no de un amor verdadero. De ahí nuestra obligación moral de liberar a aquellos que se acercan a nosotros desde la necesidad, y no desde la amistad o el amor sincero.

El amor del alma, es verdaderamente libre, y libera al resto. El espejismo del sentimiento aprisiona a la gente buena, imponiéndose obligaciones que no existen o no le corresponde. No debemos aprisionarnos ni confundir amor con deseo, libertad con necesidad. Los atributos del alma deben disipar esa densa bruma astral que atrapa y aprisiona al resto. Nuestra obligación moral es hollar la senda del amor verdadero, aunque este amor sea doloroso a la hora de romper los espejos de la ilusión, las brumas astrales del deseo y la necesidad.

Amar al otro es también liberarlo, aunque esa liberación suponga una ruptura inicial, una sensación de abandono o una incómoda respuesta dolorosa. Los gurús, los que se consideran a ellos mismos maestros espirituales y los líderes carismáticos tienen una gran responsabilidad en esto. Tienen la obligación de matar al Buda, de disipar las nieblas de sus acólitos y de liberarlos para que puedan expresar un amor verdadero y libre, y no una trampa de deseo y necesidad. Ocurre también en el amor no correspondido. Debemos ser contundentes, claros y trasparentes en todo momento. Debemos liberar a los prisioneros del planeta.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: