Basta un abandono sincero


© @noeljbodle

«Basta un abandono sincero, una verdadera gratuidad, una ruptura de los resortes del ego, para que, con la gracia puesta de nuevo en circulación, el don reaparezca en todo su asombroso esplendor». (Cattiaux)

Al terminar el día miro por la ventana. El bosque sucumbe oscuro. Se intuyen a los animalitos nocturnos girar de un lado para otro buscando sustento. Los pájaros anidan en las ramas, en los recovecos de árboles torcidos, entre su musgo verde y frondoso. El frío acecha, pero ya se empieza a respirar el palpitar de la vida latente. Las yemas empiezan tímidamente a despertar, dejando que la savia de la primavera empuje poco a poco. Puede haber niebla y humedad, frío y lluvia, pero la vida está ahí, esperando su nuevo ciclo.

Por la noche siento ese abandono sincero hacia la vida. Tras mirar al bosque cierro los ojos y musito un agradecimiento sincero. Un día más vivo, un día más saludable, despierto, amable, participando de esta gran fiesta existencial. Es una verdadera razón para que la gratuidad de la vida se manifieste. Cerrar los ojos, respirar profundamente por un instante, tener consciencia plena de todo lo que nos rodea, inclinar reverencialmente todo nuestro ser y dar las gracias. Una y otra vez, sin cesar.

Por la noche, los resortes del ego se suavizan. La mente, calma y cansada por la larga jornada, se retira a sus aposentos, quizás con el deseo de continuar su trabajo en el misterioso mundo de los sueños. En ese otro mundo habita todo lo que existe en nuestra memoria ancestral. Sueños de nuestros antepasados se amontonan y los vivimos una y otra vez. Sueños futuros que han de servir de cauce para que nuestras emociones se disipen y diluyan en el líquido astral. El registro akásico demuestra que todo está ahí, en el éter invisible, en la quintaesencia que mueve y anima todas las cosas. También la sustancia de la que se construyen los sueños. Abrazo entonces al ego cansado, doliente, húmedo, y respiro a su lado, animando su tarea, su labor, su gran misión de soporte de lo divino y ancestral, su gran carga para sostener al Ser Esencial que desea manifestarse. Amo al ego como amaría a un niño, con delicadeza, tacto y ternura.

Cuando todo oscurece y nos preparamos para abandonar el plano de lo real para penetrar en el otro lado, más allá del espejo, ponemos de nuevo la gracia puesta en circulación. La gracia de sentirnos vivos y partícipes de la Vida. La gracia de existir y arrojar nuestra vida hacia la búsqueda y promoción de la Consciencia. La gracia de permitirnos abandonarnos completamente al Amor, digan lo que digan, piensen lo que piensen aquellos que necesiten un porqué sobre las cosas. Basta un abandono sincero y el Amor fluye por todos sus raudales, por todos los recovecos inimaginables.

Cuando llegue el tiempo de las moras y de todos los frutos silvestres, acarrearemos de igual forma el mundo con diminutos pasos sosegados entre bosques y montañas. Antes de que la jornada termine, miraremos al bosque, y luego al otro, agradecidamente. Abrazaremos la tímida humedad de su propio umbral, sintiendo el hilo conductor de todas las cosas. Beberemos del manantial del agua viva, iremos a sus fuentes más profundas y sacaremos de todos los pozos el elixir de la tierra. Así hasta que el don reaparezca en todo su esplendor. Así hasta que el mundo de los sueños se entremezcle con nuestro mundo. Así hasta que la fantasía diseñada para ser felices se convierta en ese todo extraordinario. Al terminar el día, miraremos por la ventana cómo el bosque sucumbe oscuro. Junto al fuego, nos abandonaremos sinceramente para que todo lo que tenga que suceder, inevitablemente suceda.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: