«Come tu pan en silencio»



Vivo desde hace unos años en una pequeña cabaña con forma octogonal, que a su vez forma una triada orientada al septentrión junto con dos octógonos más. El octógono representa la cuadratura del círculo, el cielo conjugado con la tierra. Los pobres caballeros sabían de la magia de esa cuadratura circular, o al menos, de su simbología secreta. La geometría enlaza los poderes celestiales con los terrenales. Vivir en un octógono pequeño, en cuyo centro se guarda la piedra angular que rescatamos de Shamballa la resplandeciente, es solo un símbolo que a su vez conjuga un arquetipo. Cuatro triadas han de formarse para que la futura encomienda sea justa y perfecta. Y todo ello, junto al Camino, junto al mar de peregrinos que requieren auxilio y ayuda.

Toda persona ordenada, inclinada humildemente ante la espada que señala con tres toques el devenir futuro de entrega y rendición, comprende la profundidad de las palabras del salmista: “Puse a mi boca custodia y silencio”. Estar al orden con las cosas profanas requiere fortaleza para enfrentarse a posteriori al complejo mundo de lo sagrado. No puedes guiar el viento de la vida, pero puedes dirigir las velas de la consciencia hacia el ancho mar de la experiencia espiritual, y al hacerlo, conquistar sus misterios.

Antes de ser príncipes de la rosa y de la cruz, uno debe ser caballero espiritual, y antes de eso, uno debe ser maestro constructor. Antes de ser maestro debe ser compañero y antes de ser compañero, aprendiz. El maestro constructor ha aprendido a pulir su piedra, a ordenar la piedra cúbica en la pared del templo hasta poder así, con el tiempo, el esfuerzo y la perseverancia, servir para completar la Gran Obra en sí mismo. Una vez realizada, tras pasar por la disciplina de la meditación y el silencio siendo aprendiz, del conocimiento del arte real siendo compañero y del gran servicio a la obra siendo maestro, atraviesa el umbral del Arco Real y se convierte en caballero y príncipe. Allí complementa su peregrinaje hacia las fuentes, siempre bebiendo de aquellas que han sido transmitidas oralmente en un lugar consagrado, por personas igualmente consagradas. La transmisión inspirada por devas o susurros en la noche no se consideran dignas, porque el verdadero Arte Real solo puede ser transmitido desde el pozo ancho y profundo del origen.

El encuentro con la Tradición desprende una doble jerarquía, una oficial y otra secreta. Aquí se muestran ambas. La oficial llena de palabras, la secreta llena de insinuaciones. Por eso, el maestro constructor de sí mismo, atraviesa los ritos antiguos para convertirse en maestro secreto, lugar consciencial y evolutivo donde come su pan en silencio. La construcción de nuestro templo interior es imprescindible para completar la segunda construcción, aquella que es concebida para enseñar a la humanidad los secretos del espíritu. Las antiguas catedrales y templos querían de alguna manera mostrar al mundo no solo la casa de Dios, sino los secretos de su manifestación: el Universo. Un templo es la representación simbólica de ese Universo. El Universo en la Tierra, el hogar de los buenos humanos, el espacio sagrado por el cual cualquiera que haya bebido de las fuentes puede enfrentarse, desde la propia contemplación, al horizonte amplio, al cosmos profundo, al cielo descubierto de nuestra alma.

Toda esta construcción humana solo es posible desde una gnosis tolerante, profunda y velada. Comer el pan en silencio es una forma de aprender a callar aquello que, profundamente, requiere diligencia. Mientras, y al mismo tiempo, uno procura ir dejando migas por el Canino para que otros buscadores emprendan la conquista y la construcción de su templo interior. Todos los buscadores sinceros deben encontrar su grupo, su comunión, sus iguales. En la mesa redonda donde el pan se come en silencio, se crea la fuerza necesaria para seguir construyendo la Gran Obra. Solo de esa manera, desde un pequeño octógono que mira al septentrión, resplandecerá la llama grupal.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: