Mente solsticial. De la perpendicular al nivel


Los obreros se reúnen en los tiempos solsticiales. Tratan de construir tejiendo en la luz. Aprenden los oficios y lo enseñan como acto de servicio a la Gran Obra. En las logias de San Juan, de Oriente a Occidente y del Mediodía al Septentrión, se solicitan aumentos de salario cuando todos están satisfechos. Tejer en la luz requiere talento, esfuerzo, perseverancia, síntesis, compresión arquetípica. Hoy muere el sol, muere la luz, al mismo tiempo que resucita. Es solo un ciclo, pero está cargado de significado. Muerte y resurrección: el sol invictus.

Nos adentramos ante el periodo y la festividad de la renovación y el renacimiento. El nuevo sol vence a la oscuridad. A partir de ahora los días serán poco a poco más largos, hasta la siguiente festividad de San Juan, el siguiente solsticio.

Es difícil comprender la lógica de los símbolos, de los arquetipos. No deja de ser un misterio todo lo que es relativo a lo cíclico. Nuestro planeta es peculiar por muchos motivos. Tantos, que está cargado de sospecha.

Pasar de la perpendicular al nivel en un tiempo cíclico requiere un sumo grado de compromiso, de trabajo, de esfuerzo, de perseverancia. La mente solsticial bucea en el significado oculto. Nos preguntamos sobre nuestra finitud, y sobre la necesidad interior de perpetuarnos hasta el infinito. Por eso nos aferramos a los ciclos, pues estos sugieren siempre un cambio perpetuo, perenne, inmortal.

Lo sempiterno nos seduce, aún sin conocer del todo su sentido. ¿Cuál puede ser el sentido de ser eternos, y de qué manera semejante cosa puede ejecutarse más allá de las creencias de unos y de otros? ¿Ocurriría algo terrible en nuestras mentes si esa idea fuera descartada? En lo profundo de nuestra psique la sombra del velo se muestra perpetua. No sabremos nada hasta en el último instante. Ahí se desvelará el misterio y sabremos a ciencia cierta, más allá de nuestros estadios febriles, si la inmortalidad era algo real. Algo real como en los ciclos del sol. De ese sol que nunca muere, sino que resucita una y otra vez en cada fiesta solsticial.

En todo caso, celebremos el sol invictus, la fiesta de la luz que vence una y otra vez a la oscuridad de la ignorancia, de la ceguera, del martilleante proceso de la existencia. Nos quedan pocos alientos que compartir. Estrujemos cada meollo de vida, cada suspiro, cada instante, cada brote de esperanza. ¿Somos soles inmortales? Realmente no importa… contribuyamos con nuestro verso en la existencia… Sigamos apoyando la probabilidad de que tejer en la luz es un proceso necesario para corroborar nuestra perenne existencia. Sigamos construyendo en la Gran Obra, con rectitud en la acción, voluntad en la aplicación, discernimiento en la búsqueda, profundidad, precisión y bondad hacia todo.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Una respuesta a «Mente solsticial. De la perpendicular al nivel»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: