Eva Justin, higienismo y ómicron. De cómo el pasaporte sanitario termina con nuestra libertad


Hubo una antropología perversa en nuestra reciente historia europea. La Alemania Nazi introdujo el «Gesundheitspass” o «Pasaporte Sanitario» que deshonraba a quien no lo poseyera. En aquella época fascista, no se podía acceder a edificios públicos, teatros, museos, escuelas y lugares de trabajo, si no poseías ese pasaporte. Cuando decimos que era una idea fascista queremos decir que eran unos hechos que atentaban contra la libertad individual, y al hacerlo, la esencia del ser humano, simplemente desaparecía.

Eva Justin fue una reputada antropóloga que dedicó parte de su vida a trabajar con las razas, a decidir qué razas eran más perfectas y evolucionadas que otras. Colaboró con el régimen nazi para clasificar a unos y a otros, y para otorgar a los puros el certificado médico, el Gesundheitspass, o el otro aún más terrible, el pasaporte de la raza, el Ariernachweis. Muchos de los niños que investigó, casi todos de la etnia gitana, terminaron aniquilados en cámaras de gas.

Como antropólogo podría observar los hechos de forma imparcial e incluso justificar que en nuestros tiempos, en nombre de la salud pública, se nos quiera obligar de forma directa o coercitiva, a vacunarnos. Pero estaría, como hacía Eva Justin, clasificando a unos seres humanos sobre otros, y pervirtiendo la historia alegando que los puros (los vacunados) tienen más derechos que los impuros (los no vacunados). Es aterrador y es una aberración, un atentado en toda regla contra la libertad individual edulcorada con esa frase manida del “bien general”. Pero en el fondo existe un atentado gravísimo contra los derechos y libertades que se consiguieron tras el hundimiento de todas las dictaduras de nuestro continente. Como antropólogo, no deseo ser una Eva Justin que colabora con el régimen que se está estableciendo, y mi obligación es denunciar esta aberración histórica.

Desde la Europa nazi, Europa no había vivido semejante acto de discriminación. Diferenciar entre vacunados y no vacunados atenta contra los pilares europeos, y aceptar esta discriminación sin denuncia ninguna, está abriendo las puertas para que en un futuro el totalitarismo vuelva a nuestras vidas. Sin libertad de elección, con discriminación por estar o no estar vacunado, no hay futuro.

Sin darnos cuenta, estamos aplicando los valores del higienismo, donde los sanos y puros tienen derechos y libertades por encima de los impuros, de los no vacunados, los cuales no pueden tener libertad de movimiento, expresión o decisión. Ahora que la sociedad ha sido domesticada y que el noventa por ciento ha aceptado vacunarse sin ningún tipo de garantías sobre un medicamento totalmente experimental, ¿qué será lo próximo que nos pedirán en nombre de la seguridad? ¿Qué otras libertades perderemos en las próximas décadas? ¿Hasta dónde llegará la fiscalidad de nuestras vidas, y la consiguiente separación social entre los buenos y los malos ciudadanos?

Ómicron suena a algo terrible, como si de repente se hubieran desencadenado un devastador apocalipsis. Es la jerga del miedo. Cuanto más terrible parezca algo, más fácil será domesticar a una sociedad atemorizada. A medida que el tiempo pase y el experimento concluya y la masa madre esté preparada, será más fácil el control total de la humanidad. La domesticación será necesaria. Termina la vida, empieza la supervivencia.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

2 respuestas a «Eva Justin, higienismo y ómicron. De cómo el pasaporte sanitario termina con nuestra libertad»

  1. Admiro tu valentía y la de todos los que no callan!!
    Tu artículo es excelente!!
    Tengo sólo una duda respecto a que el «noventa por ciento ha aceptado vacunarse», porque creo que no son tantos, sólo que la gente que no se ha vacunado (me incluyo) no se atreve a proclamarlo.
    Corren tiempos muy difíciles y hasta ese miedo tenemos:(
    Aunque nos avergüence tenerlo…

    Me gusta

Responder a urumares Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: