Suzanne Powell, in memoriam…


«Y recuerda aquello que está escrito
Amar al semejante es mirar de frente a Dios» (Los Miserables).

Ayer a medianoche me llegaba la noticia. Me quedé sin palabras. Suzanne había muerto. Salí fuera del restaurante y dejé a los hombres de negro por un momento. Tomé aire. Luna llena de Escorpión y Eclipse de Luna. No podía haber elegido mejor momento. Me la imaginaba subiendo a su nave y volviendo por un tiempo a su lejano planeta, lejos de los humanos, como ella nos llamaba. Misión cumplida, pensaría con su sonrisa traviesa.

Durante un largo tiempo nos escribimos hermosas cartas de amor. Incluso llegamos a soñar que tendríamos un hijo en común, aunque fuera un hijo simbólico o imaginado. Fuimos amigos y amantes espirituales. También tuve la fortuna de ser su primer editor. Aquel chico joven que vio en ella una luz especial y apostó por aquella desconocida chica rubia irlandesa, graciosa, simpática, atrevida. Aún recuerdo cuando dejó Barcelona con su niña Joana. “Por si viene la ola, mejor estar lejos del mar”. Tenía siempre humor para todo. Terminó viviendo en mi piso alquilado de Majadahonda. Agradecido por todo lo que hizo por mí le regalé lo que tenía en ese momento. Los muebles, la televisión de Dolores, aquel hermoso sillón, mi cama, las estanterías… Solo eran cosas. Cosas sin valor, excepto la emoción de pensar que ella le haría buen uso. «Dormiré en tu cama», me decía siempre buscándome las cosquillas.

La primera vez que conseguimos llenar un salón con más de mil personas me regaló una chimenea para mi bonita casa de diseño. La llamó la “chimenea del amor”. ¡Le hacía tanta ilusión hacerme ese regalo! Nunca olvidaré la cara y el abrazo y el sobrecito lleno de corazones con esos detalles que ella solo podía hacer. Estos recuerdos podrían parecer algo cursis, pero me llenan el alma recordarlos, recordarla, añorarla. Me hubiera gustado amarla más, sentirla más, corresponderle más. Pero su amor siempre era infinito para todos, y a ese infinito, los pequeños mortales de la tierra nunca podíamos llegar.

Escribimos juntos el Reset Colectivo, y luego, más tarde, encerrados en un hotel de El Escorial, nos atrevimos a escribir Atrévete a ser tu maestro. Nos levantábamos temprano, buscábamos aquel rincón tranquilo junto al gran piano y nos poníamos a trabajar. Los días pasaban rápido entre el humor y la alegría, entre los compases de aquel tiempo que se permitía lleno de aventuras. Sus bromas infinitas y su buen humor decoraban la belleza del compartir. Quería que fuéramos al Caribe o algún lugar lejano para escribir ese libro. «No puedo Suzanne, tengo que hacer el Camino», le decía. Así que buscó un lugar cerca de Madrid y allí nos encerramos hasta que tuvimos el segundo libro.

Suzanne era un pequeño ángel atrevido disfrazado de bella mujer divertida, amable y cariñosa. Nunca encuentras palabras adecuadas para describir a alguien especial. A veces su excesiva ingenuidad le daba malas pasadas. Aún recuerdo cuando empezó a hacerse famosa y yo le advertía paciente de los peligros del éxito. «Ten cuidado Suzanne, te puedes caer». A los pocos meses de aquella pequeña bronca se rompió la cadera patinando en la pista de hielo de nuestro querido Joaquín. Cuando fui a verla y la vi allí tumbada convaleciente en la cama y sonriendo como siempre a pesar de los dolores le regañé: “te advertí que ibas a salir herida”. Ella hacía broma y se metía con mis galletas y mi siempre preocupante mirada.

Hace unas semanas nos escribimos. “Cuando pases por Madrid avísame y te hago un reset”. Para ella hacer un reset era como bendecir para siempre la vida del otro. Pasaron los días y pasé por Madrid varias veces con el remordimiento de no haber llamado a Suzanne para quedar y echar unas risas.

Me hubiera gustado mirarla de frente, abrazarla por última vez, darle las gracias por haber creado tantos milagros a tanta y tanta gente. Gracias a ella y su idea de encerrarnos en un hotel para escribir su segundo libro hizo que retrasara mi viaje al Camino de Santiago en el año 2013. Ese retraso provocó que ocurriera ese otro milagro llamado O Couso. Mientras yo me perdía por los caminos ella me pedía que volviera a Madrid. En broma siempre le decía que a Madrid también llegaría la ola, que era mejor vivir en las montañas. La ola no llegó nunca, pero ella cabalga ahora en su mágico universo.

Gracias Suzanne. Gracias por todo lo que hiciste en mí, gracias por lo que hiciste por tanta gente. Buen viaje a casa, buen retorno al Universo. Ahora ya estás en tu  “Camino de la mariposa azul”…

Pd.- A los que me estáis preguntando de qué murió Suzanne, al parecer fue de una infección que se complicó en el hospital. Quiso morir en paz en su casa, con los suyos, sonriendo. 

24 respuestas a «Suzanne Powell, in memoriam…»

  1. Hermosas y sentidas palabras.
    Tuve la dicha de conocerla personalmente en Enero de l 2020 en Madrid.
    Su reset como tu dices ‘una bendición’ de que todos somos uno.
    Una foto plasma ese encuentro y hasta su firma de corazones en uno de sus libro que atesoro.
    Cariños de Buenos Aires, Argentina.

    Ale

    Me gusta

  2. Qué pérdida más grande para la humanidad! Tuve la fortuna de conocerla en persona en su curso Zen de Madrid de septiembre de 2018. Allí mismo le compré todos los libros que me faltaban y le llevé los que ya tenía en casa para que me los firmara. Son oro para mí! Volveré a releerlos ahora. Ojalá allá donde vaya siga despertando almas como hizo aquí.
    Gracias amigo (así te siento) por compartir tus vivencias con ella.
    Un abrazo fuerte y mucho, mucho ánimo y fuerza para sobrellevar estos tiempos convulsos. Saludos desde Boadilla del Monte (al ladito de Majadahonda)

    Me gusta

  3. Gracias Suzanne por ser una luz en mi camino, Nunca podré agradecerte lo suficiente lo que has hecho por mí y por todas las personas a las que has ayudado a no perder la fe en la vida.
    Acabaste tu misión, ahora eres libre. Vuela alto hacia dimensiones superiores, a tu hogar, fuiste un ángel encarnado en estos tiempos tan difíciles para iluminar nuestro camino. Bendita seas Suzanne, te amo por siempre, tocaya. Susana

    Me gusta

  4. Hermosas palabras que salen del corazón.
    No tengo palabras para describir lo que siento por su pérdida.
    La mariposa azul vuela a los confines del universo, solo decir que ¡ Ojalá! Su hija Joana siga el mismo camino que su mamá.
    Mil gracias por habernos acompañado y algún día nos veremos.
    222 tú número preferido.

    Me gusta

  5. Tengo mucho que agradecete Suzanne, no te conocí pero desde la magia del Internet escuche tus conferencias donde pasaba por una enfermedad que estaba en mis pulmones , te escuche y te seguí hoy día mis pulmones estan sanos. Sólo me queda decirte gracias gracias gracias feliz y merecido regreso a casa llega un ángel más que compartió entre nosotros y hoy brilla tu luz.
    Desde Colombia un abrazo a la familia

    Me gusta

  6. Que pena, ya no la tenemos, a este ser maravilloso. Descanse en paz. Te he haremos tanto en falta. No tuve el placer de conocerte, ya que vino la PANDEMIA y no pudiste venir a Mallorca. Nunca te olvidaremos.

    Me gusta

  7. Hermoso sentir que sale del Alma. Mi bella Suzanne se que estas volando alto como siempre lo hiciste en este plano. Se que en su momento nos encontraremos de nuevo. Todos somos uno. Vuela alto y feliz retorno a casa. Te amo.

    Me gusta

  8. Que tu luz se esparza en el espacio y nos toque bendiciendonos a los que tuvimos la dicha de verte, escucharte y disfrutar tu amor por lo que hacias. Abrazo de luz a tu familia.

    Me gusta

  9. Agradecida por haber sido su alumna en los cursos Zen en Argentina y conocido a su amiga Patry Pentecoste. Nos ayudó mucho con mi sobrina Chiara a quien le dedicó mucho tiempo!. Siempre que venia a Argentina a dar conferencias,
    presentar libros, la veía. Gracias Suzzanne!. Feliz vuelta a tu hogar! .
    Quisiera por favor saber cual n fue el motivo de su deceso del m plano físico. Muchas gracias!

    Me gusta

    1. Hola Maricel, bendiciones! quisiera saber si vos podes dictar los cursos Zen o si sabes de alguien en Baires que lo haga ya que me interesa mucho aprender. Descubrí a Suzanne luego de su partida y me parece un ser maravilloso. Gracias, Yanina

      Me gusta

  10. No sabía quién era Suzanne Powel hasta hace 1 día… Escuché uno de sus videos, con el cual me cautivó, y luego caí en cuenta que había fallecido… Agradezco tus delicadas líneas llenas de tanto amor que dicen tanto sobre ella, sobre el magnífico ser humano que fue. Sin aún haber leído ninguno de sus libros siento que de alguna manera ella ya influido en mí y en tan corto tiempo me ha hecho sentir una gran inspiración… En su canal de Instagram ví una imagen donde menciona que las libélulas, colibríes y mariposas azules son señales… Esto me llamó mucho la atención porque justamente ayer ví un colibrí y hace algo más de una semana ví una mariposa azul en el jardín de la casa de mi madre, quien actualmente padece de cáncer. Tenía muuuuuuchoooo tiempo que no veía una mariposa azul, siempre me maravillo al verlas. Y bueno, también vi una libélula que entró a la casa de mi madre… Seguiré escuchándola hasta que pueda tener sus libros en mis manos. ¡Gracias!

    Me gusta

  11. Caen lágrimas por mis mejillas!!!
    Hola muy sentidas tus palabras, tanto amor en ellas, no sabía que había muerto, hasta hoy supe de ella, por alguna extraña razón hoy escuche una entrevista que le hicieron en mindalia, tenía fecha de hace un año, pero sus palabras llegaron a mi alma, tanto que lo primero que hice cuando terminé de escucharla me fui a buscarla en las redes y me encontré con la noticia que ya no estaba en este plano. 🥺 estoy en shock, y te Leo y tus palabras la describen como si la hubiera conocido, gracias por trasmitir con esa palabras a un ser que no puede ser descrito,
    Quería saber más de como hacer el reseteo(si alguien me puede dar información) porque hace varios meses me vengo haciendo muchas preguntas.
    !!Feliz camino a casa bella mariposa Azul.!!

    Me gusta

  12. que persona excepcional, continuara haciendo su trabajo en la manera del plano donde se encuentre, que labor la de seres como ella en este mundo convulso y aparentemente absurdo porque ella en esa lógica superior, animo y explico y dio fuerzas a quienes sobrevivimos con dificultad y al descubrir toda esa perspectiva que ella dio y seguira dando tendremos todo el animo para continuar. GRACIAS.

    Me gusta

  13. Yo la descubrí el día que falleció,encontré un vídeo en Youtube y me sentí identificada con todo lo que le pasaba de niña.Y entendí muchas cosas de para que estamos aquí,fue un despertar!!Gracias Suzanne,desde el cielo sigues ayudándonos a despertar!!!🙏🥰🌹💞

    Me gusta

  14. Tengo un don para enterarme tarde de la muerte de seres queridos. Y aquí estoy sin poder contener lágrimas, enterándome de la partida de Suzanne. Estuve en su curso Zen de León, México. Platiqué con ella y desde mi nube también bajo un papelito que le escribí con quién sabe qué cosas, sólo recuerdo una frase: «es tiempo de seguir adelante Suzanne». Si te es posible saluda con frecuencia a su hija, que le vendrá de maravilla. Gracias por crear este lugarcito en tu corazón y en el nuestro… para ella. Saludos y Abrazos.

    Me gusta

Responder a Nilda Vismara Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: