El Sacrificio del Ego


© Lua

 “En el tercer domingo de Adviento: el hombre busca la realidad verdadera, que se encuentra en lo espiritual. La clave para esta realidad y para toda cognición espiritual es el sacrificio. La voz de la quietud dice: no quiero hacer sufrir a nadie, quiero perdonarlo todo.”  Rudolf Steiner

Es tarde. El silencio, apenas roto por algún sonido de la calle, reina en esta casa sureña. Hace una temperatura agradable y escucho al fondo el leve sonido de la gotera que inunda poco a poco la cocina. Después de muchos meses de trabajo, esfuerzo y recursos, acabamos de enviar a la imprenta el libro El Jesús de la Sabiduría. Transformando el Corazón y la Mente. Una Nueva Perspectiva sobre Cristo y Su Mensaje, de Cynthia Bourgeault, una mística moderna que ha sido honrada como una de las cien personas vivas con mayor influencia espiritual. Este es el tipo de libros que requieren de un gran sacrificio y cuya recompensa material será mínima, más allá de la gran satisfacción interior de haber podido editarlo gracias a la ayuda incondicional de María, Mayte y muchas más personas que han intervenido en su traducción, corrección y edición.

La palabra sacrificio proviene de las raíces latinas sacra facere, las cuales significan “hacer sagradas las cosas”, honrarlas, entregarlas, y no “destruir”, “dolor” o “pérdida”, como vulgarmente pensamos. En ese sentido podemos pensar que este libro ha sido creado de forma sagrada, dada que la intención, nunca material, pretende conmover y compartir un mensaje de unidad espiritual que sobrepasa el esfuerzo, la pérdida o los meses de trabajo que pudieran parecer en vano visto desde la avaricia materialista.

Hoy le contaba a una amiga que nuestra editorial nunca fue comercial, y que más allá del hecho de ganar dinero con nuestro trabajo, había una vocación de servicio, cultural, antropológica, espiritual. Existe por lo tanto un halo de sacrificio, porque de alguna manera, queremos consagrar nuestro trabajo a la divina obra, a la entrega sagrada de honrar la vida, expandirla, apropiarla.

Mirando las cuentas de la editorial, estos siete últimos años han sido especialmente ruinosos porque dedicamos mucho tiempo, mucho sacrificio personal y colectivo para levantar un sueño, una utopía, algo único y especial que requería y requiere mucha atención, cuidado, entrega. De alguna forma hemos tenido que sacrificar parte de nuestras vidas y ganancias y bienestar material para que fuera posible este lugar inspirador. Todo ello hecho desde la más absoluta de las alegrías interiores, a pesar de la dureza de la prueba. Sacrificar nuestro pequeño ego ha sido un acto hermoso, un acto de querer hacer sagrado algo que de por sí no tiene precio, construir un puente sacro con nuestra alma, con el espíritu que nos mueve.

El ego no se molesta cuando así ocurre, porque en el fondo, se convierte en receptáculo, en morada de nuestro ser esencial. El sacrificio se presenta como una entrega que honra aquello que abraza. Calma nuestra sed, fluye con la fuente, corre veloz hacia las moradas del alma. Por fuera hemos sido algo más pobres que otros tiempos, pero mucho más ricos interiormente. Ha habido mucha incomprensión, crítica y recelo, pero nosotros hemos seguido trabajando, obstinados y en silencio, en nuestro propio deber, cumpliendo con nuestra parte desde la visión más profunda y acallada.

Era un precio a pagar, era una forma de sacrificar y honrar nuestras vidas. Por eso interiormente sentimos alegría, despertar, admiración por ver cómo se teje todo el conglomerado vital. Sentimos gozo y regocijo y alejamos de nosotros la queja o el miedo. A cada día su propia ocupación, su propio sacrificio. Es por eso que a pesar de nuestras propias cadenas, de alguna manera, cantamos como el mar, supurando el encuentro, el abrazo gnóstico a toda cognición espiritual.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: