La cultura del esfuerzo


A las seis y media sonaba el despertador. A las siete me despedía de mi anfitriona en Mora, muy cerca de Toledo, dónde hemos cocreado un bonito libro que pronto verá la luz… ¡Qué tiempo más hermoso a su lado! Me gusta la gente feliz que enriquece tu vida, la adorna y la embellece.

A las ocho había quedado para desayunar en Ciudad Real con una buena amiga de los tiempos de universidad. Esas amigas que te hacen volar y ya anidan para siempre en alguna parte del extenso corazón. Qué bueno volverla a ver después de tantos años. Con nuestras arrugas, con nuestras canas, pero la misma sonrisa, la misma complicidad y los mismos interrogantes. Ella también se hizo escritora y eso me llenó de paz. “No sé por qué lo hago”, me confesaba mientras yo sonreía por dentro. El ser humano necesita crear, expandirse, brillar, pensaba en silencio. Todos tenemos nuestra propia luz… Todos hemos nacido para ser luz.

Tras desayunar seguí la ruta con el amigo Geo y llegamos a la hermosa y entrañable sierra de Córdoba. Allí estaba mi madre y su pareja. Comí con ellos, di un paseo por los caminos que durante años fueron mi refugio. Dado que el coche sigue estropeado, dejé a Geo con ellos ante la posibilidad de alguna avería en mitad de la nada. Por suerte el coche arrancó y me llevó sano y salvo de nuevo a Jerez, en esta ahora casa vacía que cuidaré durante unos días y me servirá de refugio para seguir trabajando.

Aquí he venido a esconderme para poder trabajar en la editorial. Necesito ponerme al día con el sustento, sacar libros adelante, sentirme útil en esa maravillosa oportunidad de crear puntos de luz condensadas en páginas de papel reciclado. Este año ganamos un premio nacional a la mejor edición. En los próximos meses deseo resucitar la editorial, poner en orden los pagos y poner en valor el esfuerzo y el trabajo cultural que durante todos estos años hemos cometido.

Lo de la cultura del esfuerzo fue el temazo con el que disfrutaba las tardes de esta primavera pasada con nuestra querida Paula, nuestra hermosa arquitecta, en esas interminables sobremesas en las que nos deleitamos entre sueños y promesas. La echamos de menos, sobre todo por su optimismo, por su alegría contagiosa, por su ilusión y por su voluntad y osadía a la hora de sacar adelante mil asuntos, trabajos, responsabilidades y compromisos. Me recordó un poco a mí mismo cuando tenía su edad y podía abarcar tantos asuntos. Su ejemplo me impulsó estos meses a dirigir mis pasos de nuevo hacia esa cultura del esfuerzo, especialmente en estos tiempos donde lo que menos se destila es precisamente eso.

En el trabajo, en el amor, en las relaciones, la gente descuida esa cultura, ese compromiso, ese trabajo, esa responsabilidad de atender y proteger todo aquello en lo que nos involucramos. Lo fácil es no comprometerse, “fluir”, esa maldita palabra que ahora está tan de moda y que resuelve la cobardía de no enfrentarnos a las cosas, a las personas, a las relaciones.

Fluir es bello cuando uno está conectado a la Fuente, a aquello que nos da vida, a aquello que nos introduce en el halo mágico de la existencia. El otro fluir, el fluir pequeño, es simplemente una excusa para no embarrarnos, para no involucrarnos en la cultura del esfuerzo. Buscamos siempre delicados pastos donde descansar, donde mirar siempre a otro lado. Sin embargo, recuerdo a mi querida Paula con añoranza y me digo: esta vez me voy a esforzar, me voy a involucrar más, voy a exprimir el jugo de la vida hasta que consiga poner en orden todos mis compromisos y responsabilidades.

Gracias querida Paula por la inspiración, y disfruta de tus sueños allá en las Bahamas. Sé que tu fuerza nos acompaña, y sé que tu inspiración me está haciendo volver de nuevo a la cultura del esfuerzo. Pronto brillaremos en nuestra celeste bóveda.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: