La Hermandad del Espíritu Libre y la Verdad Única


“Aquellos que son impulsados o guiados por el Espíritu de Dios ya no están bajo la ley”. Gálatas 5:18

En nuestro interior reconocemos que tan solo existe una Verdad. Esa Verdad única, regida por una Ley única, solo puede ser reconocida desde la inocencia y la humildad, desde el espejo de las almas simples, alejados potencialmente de la ignorancia, la superstición y el miedo. Nada realmente importa cuando las almas son tocadas por esa Verdad. Algo impulsa a las almas a rozar la vida de forma diferente, ante una felicidad reinante y poderosa. Eso crea una certeza, una sensación de paz absoluta, de equilibrio y hermandad. Cuando se posee esa paz, se posee cierto poder. Cuando esa paz nos absorbe, podemos vivir una vida plena, cargada de realidad y sentido, llena de propósito y entrega.

En ese momento, todas las ideas desaparecen. Todas las creencias se marchitan. Dios deja de ser una imagen y desaparece como concepto. Se transforma en algo intangible, absolutamente inalcanzable, pero al mismo tiempo cercano y amable. El amor hacia esa paz, hacia esa fuerza y poder, pone a las almas cerca de sus talentos escondidos, en secreto bajo un habla oscura, alejados de los ruidos profanos de la vida cotidiana. Los talentos, venidos del don más elevado, de la inspiración mas suprema, impulsados y guiados por el Espíritu de la Verdad, nos liberan y nos alejan de toda pequeña ley.

En ese sentido pertenecemos a la Hermandad del Espíritu Libre, una comunidad que desarrolla la ética viviente desde una perspectiva comunal. Aún es pronto para hablar más abiertamente de ello. Primero las almas deben reconocerse, aceptar la Verdad única y abrazar la ética viva en sus propias vidas. Cuando nazca ese reconocimiento, ese recuerdo inevitable, entonces se hallará el lugar donde ahora se esconde y protege la llama de esa Verdad.

La Hermandad del Espíritu Libre abraza a todas las creencias sin despreciar ninguna, pero sin atarse a ninguna. Las almas simples y libres serán llamadas para experimentar la gracia, el verbo, lo inmanente. No es una cuestión de tiempo. Es cuestión de sentir la llamada y lanzarse a los caminos hasta hallar el lugar elegido. Acertar en la búsqueda nos dará visión, nos dará posibilidad y nos ofrecerá la oportunidad de renacer de nuevo a esa segunda vida que llaman del espíritu. Dejaremos atrás los espejos y abrazando la inofensividad, nos reencontraremos de nuevo con todos nuestros hermanos y hermanas. Entonces, ahí, de nuevo, brotarán las fuentes del Espíritu Libre y de la Verdad única. Quien encuentre a la Hermandad, habrá encontrado a Simorg, quien encuentre a Simorg habrá encontrado al Espíritu Libre y la Verdad única.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s