Sobre lo correcto y lo certero


Trabajando esta mañana en los planos de la futura Escuela

 

Aprender que un camino correcto y certero es muy diferente que un camino con paz en el alma es algo complejo. Uno puede pasarse toda una vida aplicando éxito en lo correcto y certero, en todo aquello que la buena sociedad espera de uno. Pero a veces eso no aporta paz en el alma, porque a veces lo correcto y certero no es lo que la vida espera de nosotros. A veces, y no siempre, la vida quiere que nos embarremos hasta el fondo, que nos equivoquemos una y otra vez, que anulemos cualquier posibilidad de éxito inmediato, de reconocimiento, de aceptación. A veces la vida nos pide un acto sincero de rebeldía, una capacidad sincera de derrota y sacrificio.

Arriesgarse a vivir a veces produce sendas confusas, locuras consumadas en el altar de la incongruencia aparente. Vivir no es solo respirar y comer. Si todo fuera tan simple, la existencia sería correcta y certera, pero presumiblemente incompleta. Por eso a veces nos preguntamos por qué hay un gran empeño en reducir la vida a lo correcto y certero. A respirar y comer, y poco más. Como si no hubiera más mañana, como si no pudiéramos otear un horizonte más amplio. Esa es nuestra estrechez, y ese es el mérito de nuestras vidas. Ser correctos y certeros para ir muriendo poco a poco por dentro.

Hoy teníamos nuestra primera reunión. La joven y entusiasmada arquitecta arriesgó su comodidad viniendo hasta aquí para vivir unas semanas, quien sabe si unos meses, en mitad de la nada. Desea entender mejor el proyecto para poder vincular su trabajo arquitectónico a la profundidad del espíritu que lo mueve. Es intuitiva y sabe que nuestros pasos están siendo dirigidos, de alguna manera, por algo mayor que un solo deseo, que un caprichoso camino correcto y certero. Sabe, a su manera, que hay un noventa por ciento de posibilidades de que la empresa fracase y, sin embargo, se aferra con fuerza, al igual que lo hacemos nosotros, a ese diez por ciento de posibilidades. Es ahí donde reside la esperanza, pero también la fe y la dicha. Es ese diez por ciento, tan alejado de lo correcto y lo certero, lo que nos mueve a existir.

No se trata tan solo de intentar crear un edificio, ni siquiera una nueva pedagogía en un espacio concreto y determinado. Se trata de seguir la senda de nuestras almas, y ellas, a su vez, seguir los designios del espíritu de los tiempos. Dicho así parece algo fácil, sencillo. Algo así como respirar y comer. Pero no. No lo es. El lazo místico que une nuestras vidas con nuestras almas, y estas con el gran espíritu es una malla compleja, indeterminada y alejada de lo correcto y lo certero. Es un camino angosto, difícil, diría que a veces imposible para el más despistado de los moralistas. Pero ahí está ese diez por ciento de anhelo, de incerteza, de incorrección. La expectativa es nula, pero ahí está el camino esperando, angosto, complejo. Respirar, comer y luego, avanzar, sea como sea de difícil la empresa. Eso es lo que nos mueve.

Lo cierto es que la arquitecta ya está aquí. Ahora viene un mundo de retos, de imposibles, de ensoñaciones. Hay que medir volúmenes, ajustar presupuestos, buscar plazos, dinero, recursos, personas, remover tierras, mares, aguas y vientos, desenterrar y desempolvar toda la fuerza posible. Incluso incrustar con cierto talento un trozo de utopía. Un trozo grande, muy grande, para que mientras avanzamos, tengamos el soporte de sabernos dentro de lo imposible, de lo arriesgado, de lo temerario. Lejos de la certeza y lo correcto, pero cerca, muy cerca del corazón, del alma, del anhelo.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s