¿Serán como nosotros, compuestos de carbono y nitrógeno?


La creencia común de que el Universo posee numerosas civilizaciones avanzadas tecnológicamente, combinada con nuestras observaciones que sugieren todo lo contrario, es paradójica, sugiriendo así que nuestro conocimiento o nuestras observaciones son defectuosas o incompletas. (Paradoja de Fermi)

Según los expertos vivimos en lo que algunos llaman la Tierra Especial. Nuestro Sol es solo una estrella solitaria en la abundancia de 7×1022 estrellas en el universo observable, nos dice la ciencia. La Vía Láctea es solo una de entre las 2 000 000 000 000 de galaxias observables por nuestra limitada tecnología. Una mente limitada podría imaginar que la vida pudiera tan solo componerse de los mismos materiales que la vida presume en nuestro planeta, una minúscula mota de polvo estelar circundando un anónimo Sol. Aún a pesar de la infinita diversidad que la vida despliega en nuestro planeta, cuando imaginamos a seres de otros mundos, siempre lo hacemos con la torpeza ingenua de pensarlos a nuestra imagen y semejanza. Incluso en algunas atrevidas taxonomías, los incluyen altos y de ojos azules.

No hace mucho apareció en los cines una película, Arrival (La llegada) que nos dejó un poco impactados. En esa película, unos seres altamente evolucionados tenían forma de pulpos. Esa forma de presentar vida inteligente extraterrestre resultó como mínimo impactante para el temible etnocentrismo antropomorfo. Pero ahora la pregunta va mucho más lejos: ¿serán como nosotros, compuestos de carbono y nitrógeno?

Descartamos aquí la pregunta de si existen o no, siguiendo con la paradoja de Fermi. Un universo tan increíblemente infinito y una vida tan increíblemente compleja deja poco espacio para el azar. El azar de que exista vida tan solo en nuestro planeta competiría inexplicablemente con la infinitud de soles, galaxias y mundos, sin contar aquí la posibilidad de dimensiones paralelas o universos aún no detectados por nuestros sentidos más agudos que pudieran albergar vida, cualquier clase de vida. La pregunta se amplia y se vuelve compleja si entendemos como vida a la unidad básica de carbono. El mecanismo vital de nuestro planeta está basado en los cuatro peldaños fundamentales de la espiral de ADN. ¿Cómo es posible que un ADN cuya esencia es un material inerte como el carbono produzca vida? Vida, inteligencia y consciencia.

Podríamos entonces imaginar, porqué no hacerlo, a extraterrestres que no necesiten de carbono ni nitrógeno para subsistir. Podrían ser ondas de luz, gases amorfos o neblinas en el cielo. ¿Una nube? ¿Un espectro? ¿Una irradiación? ¿Un pulpo? Las hipótesis que señalan que objetos como el famoso Oumuamua fue un artefacto extraterrestre podría ser verdad, pero igual de probable el que no lo fuera. Todos los textos antiguos siempre hablan de que los dioses llegaron de las estrellas. En nuestra ingenuidad primitiva, los dibujábamos subidos a “vimanas” o carros de fuego. Pero, ¿y si todo fuera aún más complejo y extraño?

Evidentemente esta reflexión se propicia a principios de nuestro siglo porque este año, probablemente, o el que viene, llegarán por fin los añorados extraterrestres. Tal y como se está sucediendo todo, es posible que en unos meses las famosas naves por fin aterricen. Pero planteemos otras hipótesis. ¿Y si los extraterrestres fuéramos nosotros? ¿Y si fuéramos nosotros sus hijos? ¿Y si la vida basada en el carbono solo fuera un tipo de vida, nada más que eso? ¿Y si la vida se desarrollara en otras dimensiones con otras características diferentes? Según la ecuación de Drake, en los últimos 7.500 millones de años en el universo observable han existido al menos 819 mil millones de civilizaciones con tecnología muy parecida a la nuestra en torno a una estrella de tipo G, es decir, parecida a nuestro Sol. Esta ecuación solo habla de la vida que pudiera formarse a partir de elementos como el carbono, pero, ¿y si hubiera otros tipos de vida? ¿Hadas, devas, ángeles, dioses todos ellos invisibles a nuestra limitada visión?

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

3 comentarios sobre “¿Serán como nosotros, compuestos de carbono y nitrógeno?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s