La economía del don, un ejemplo de economía colaborativa en tiempos de crisis


Era costumbre que los juglares y trovadores medievales fueran por los pueblos y aldeas regalando música e historias bajo la economía del don

 

En O Couso llevamos siete años poniendo en valor la economía del don. Las personas que necesitan vivir una experiencia diferente, inspiradora, tengan o no tengan recursos, pueden acercarse hasta este lugar y volver a sus casas con una experiencia transformadora. En estos tiempos de ingeniosa aventura, estamos haciendo lo mismo desde la editorial. Al tomar la decisión de distribuir nosotros nuestros propios libros, y viendo las dificultades que está atravesando el sector, estamos haciendo pequeños lotes de libros, valorados en mil euros, y se los estamos regalando a las librerías con el fin de poder echarles una mano y de paso fidelizarlas como futuros clientes.

Los libros en los almacenes no hacen nada. Es como una energía que está muerta. Por eso tomamos la decisión de darles movimiento y actividad con la idea de que pudieran ayudar a otros. Las librerías son las que más están padeciendo esta crisis. Si la gente tiene que elegir entre alimentar el cuerpo o el alma, eligen siempre lo primero. Así que toca ayudarnos unos a otros con formas ingeniosas y nuevas. Somos conscientes de que nunca recuperaremos ese dinero, pero también somos conscientes de que de alguna forma hemos estado ayudando a otros en momentos difíciles.

Es cierto que la economía del don aún es muy desconocida y poco valorada. Hasta hace poco, los diarios de prensa nacional se regían por la misma. Nos informaban gratis y buscaban fórmulas alternativas para financiar su negocio. Grandes empresas como Google o Facebook han tenido gran éxito gracias a la economía del don. Sus servicios de búsqueda o de redes sociales siempre han sido gratuitos para el usuario final, buscando fórmulas de financiación basadas en la publicidad. Otro gran ejemplo de economía colaborativa ha sido Wikipedia. La educación o la seguridad social en los países desarrollados también son ejemplos de economía del don.

Lo que esta economía está poniendo de relieve es una nueva forma de relacionarnos. No desde el egoísmo o la competitividad, sino desde la generosidad y el compartir. El apoyo mutuo y la cooperación entre seres y sociedades es lo que hace que a largo término se prospere. En el proyecto O Couso ha sido relevante ver como el lugar ha prosperado, lentamente por situarse alejado del sistema de oferta y demanda, gracias a la generosidad recíproca del lugar con sus visitantes y de sus visitantes hacia el lugar. Era un compartir a ciegas donde todos hemos ganado.

La intención de la economía del don, en su fundamento más básico, no es que unos pocos se hagan ricos a costa de muchos pobres, sino de que todos ganemos y todos disfrutemos de la riqueza del compartir. Al final, la vida no se mide por la acumulación de cosas materiales, aunque aún hay mucha gente que vive en esa ilusión. La vida se mide por la generosidad que unos han generado sobre otros, y de cómo dicha generosidad ha creado vínculos indestructibles entre las personas. Poner en valor la generosidad, es una forma de ahondar en la abundancia del compartir. Es cierto que lo que se siembra son intangibles. Pero como decía, los intangibles es lo que llena de vida nuestra existencia. ¿Qué sería del ser humano sin esos intangibles como son el arte, la música, la lectura, el amor, la poesía, la sonrisa, la alegría o la belleza?

Esta crisis que estamos sufriendo pondrá en valor esas cosas que no requieren competitividad, sino que se ofrecerán gustosamente por el solo hecho de saberlas gratuitas. La economía del don, la economía del regalo, termina ofreciendo en nuestro haber un mundo lleno de riquezas que sí podremos llevarnos a ese lugar donde todo parece terminar, pero que no es más que un instante hacia un nuevo comienzo. Ayudar al otro en tiempos de crisis es el mayor gesto que podemos hacer hacia nosotros mismos y hacia el servicio desinteresado a la sociedad y humanidad que tanto nos ha dado.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: