Nada cambiará nuestro mundo


a

Hoy es el día mundial del medio ambiente. El medio ambiente empieza a verse como una idea global, como algo que habita en nosotros y algo en lo que nosotros habitamos, compartiendo el mismo hogar con más de diez millones de especies estimadas. La biodiversidad hace de este planeta algo único en el universo conocido. Un hermoso hogar al que cuidar, al que dedicar nuestro mayor esfuerzo. Para que esto suceda, todos los habitantes de nuestro planeta tienen que tener algo que les caracterice en esta nueva época que estamos experimentando: consciencia global.

La primera transmisión vía satélite que se hizo en el mundo, conectadas todas las televisiones que había en aquel momento fue el programa llamado Our World. Más de 400 millones de personas pudieron ver esa retransmisión en junio de 1967, hace ahora 53 años. La emisión más esperada fue la de Reino Unido, con la participación de los Beatles y su canción All You Need Is Love. Desde hace medio siglo, el mundo ha ido conectándose más y más. Internet supuso, después del fenómeno de la radio, más tarde la televisión y luego la telefonía móvil, un antes y un después. Ahora, casi todo el mundo está conectado de alguna manera, y todos tenemos acceso a aquello que sucede en cualquier parte de este pequeño mundo, nuestro mundo.

Las palabras fluyen como lluvia capaz de atravesar cualquier bosque, cualquier prado, cualquier trozo de mundo. Las ideas fluyen libres entre desiertos y montañas. Las revoluciones se vuelven globales, igual que las enfermedades. Los problemas ya no están enquistados en pequeños países, sino que se globalizan. Todo está interconectado, y lo que pasa en un hemisferio repercute en el otro. La economía es global. Comemos verduras de cualquier parte del mundo, o consumimos productos venidos desde lejos. Todo nace o se desvanece en un contexto global. Tener un hijo hoy día es proclamar la vida como una energía serpenteante, como un viento inquieto en un entorno universal. Morir en este tiempo es aproximarnos a la esperanza de un retorno mejor.

Cuando escribo y describo los charcos de tristeza o las olas de felicidad que a veces pueblan mi pequeño mundo, estas emociones pueden llegar a cualquier parte del planeta. A veces me gusta ver las estadísticas de lectura por países y me sorprende saber que estas letras sin papel son leídas desde lugares tan remotos como Camboya o Ensenada. El mundo se hace pequeño al mismo tiempo que se vuelve cada vez más misterioso.

Nacen todos los días imágenes de luz vacilante. Todo viaja de un lado para otro. Emociones, pensamientos, espíritu. Algún día, aún lejano, también la política será una. Viviremos en el mundo de Unanimidad, como en la película “El atlas de las nubes”. Pero esperemos que, a diferencia de esa distopía descrita, Unanimidad sea un mundo bueno, un mundo mejor que el que dejaremos a nuestra descendencia. Un mundo, nuestro mundo, hermoso para vivir, para disfrutar, para aprender, para compartir.

Hemos hecho muchos avances. Materialmente estamos a punto de conseguir la utopía. En unas décadas más dejaremos de guerrear entre nosotros. Unos años después, todos los recursos ahorrados en tiempos de paz se destinarán a que todo el planeta viva más y mejor. Pronto aprenderemos a que esa utopía sea respetuosa con el planeta. La población se regulará y nacerá un mundo nuevo de paz y luz. Ya estamos tomando consciencia de ello y solo nos faltará actuar en consecuencia. El mundo se electrificará y el carbón y el petróleo irán desapareciendo poco a poco, y con ello la contaminación, una de las peores plagas de nuestro tiempo. Viviremos, si para entonces no es demasiado tarde, en un lugar hermoso, más verde, más azul. Millones de ojos podrán ver ese hermoso planeta. Canciones y risas, luces en toda la tierra. Infinito e inmortal amor que brillará a nuestro alrededor como millones de soles. Nada cambiará en nuestro mundo, nada excepto nosotros.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s