Paz y silencio


A

© Selvy Ngantung

Decisiones difíciles la de estos días, pero al mismo tiempo, liberadoras. Es complejo explicar todo el cúmulo de sensaciones. No sabría cómo ordenarlas. Tras conversaciones con unos y con otros, y viendo la dificultad de seguir los protocolos del Covid-19 y ajustarnos a las medidas de higiene mínimas, decidimos cerrar el proyecto O Couso durante al menos un año. Egoístamente, esa decisión me liberó. Me resultaba difícil entablar una comunicación real con el proyecto en las nuevas condiciones establecidas.

Entendí esta dificultad como una oportunidad de cambio, de transformación. Llevábamos días hablando de que la palabra “proyecto” ya no era necesaria. Efectivamente, el proyecto O Couso ya es una realidad, y había que encajarlo a su nueva dimensión y pasar, al mismo tiempo, a la segunda fase de toda la visión, de todo el conjunto.

Así que se nos presenta un año por delante, un año de reflexión, de movimientos, de cambios. O Couso pasa a ser una casa de acogida, y se le relega el protagonismo que hasta ahora había tenido para dárselo a la Escuela. Quizás se llame Escuela de Samos, sin más añadidos, un lugar dónde practicar la meditación, el estudio y el servicio pero ahora desde un compromiso mayor, desde una perspectiva diferente. Serán siete años para desarrollar esa Escuela, que pretende ser una Escuela de vivencia y experiencia, no tan solo de “estudio” intelectual. La experiencia espiritual solo tiene sentido si hay una práctica espiritual, especialmente una práctica que nace desde lo cotidiano, desde las ollas de la cocina, la huerta, la limpieza, el jardín.

Todas estas reflexiones se organizan con una necesidad de silencio exterior e interior. Por eso durante una temporada he decidido ausentarme de las redes, poner este blog en cuarentena privada, solo acto para amigos que tengan la paciencia o el cariño de poder leer estas reflexiones sin juicio, sin prejuzgar. No tengo más ganas de seguir recibiendo anónimos insultantes ni desprecios de ningún tipo. Necesito silencio. Paz interior. Un tiempo para pensar en mí, en mi bienestar, en mi descanso, en mi vida privada, que acabo de descubrir que durante estos últimos seis años he carecido de ella.

En fin, ganas de estar tranquilo, ganas de disfrutar de este hermoso lugar y ganas de seguir buscando fórmulas para que este espacio pueda seguir siendo compartido y disfrutado por todos. Vamos a ver qué se teje en los próximos meses. De momento, seguiré escribiendo como hasta ahora, a modo de recapitulación vespertina. Y seguiré mejorando en todo lo que pueda para ofrecer mi humilde impulso, mi pequeño y minúsculo servicio a la causa de la luz.

 

 

One response to “Paz y silencio

  1. Ole,ole, y ole…Me alegra tanto que POR FIN pienses en tu persona…Que disfrutes de esa pequeña paz interior y exterior. Seguro que los que disfrutamos de tus sabias reflexiones estaremos eternamente agradecidos….y a seguir caminando. Ahora sí… mereces que te cuiden.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s