15M, nueve años después


A

Participando en una manifestación del 15M un año después

La noche del 15M de hace nueve años estaba cenando en Madrid con una catedrática de derecho, una embajadora y el que fue presidente de un importante banco español. Las dos parejas mirábamos la televisión mientras cenábamos plácidamente y a pesar de las paradojas de la vida, sentíamos ganas de salir a la calle y fusionarnos con aquella marea de gente que parecía entusiasmada por el éxito de la convocatoria. Nos faltó poco ante la emoción de los hechos, pero la pantomima del estatus, la reputación y esas cosas obligaba estar de espectadores pasivos.

Cuando decidí terminar con esa pantomima, dejé el barrio de Salamanca y me fui a vivir a Malasaña, un barrio más acorde con los tiempos revolucionarios que se avecinaban. Colgué el traje y la corbata y participé desde entonces en todas las manifestaciones habidas y por haber durante los siguientes meses y años. En 2014, tras haber sido candidato por el partido Pirata en las elecciones europeas de aquel año, llegué a cierto hartazgo interior. El movimiento indignado, en el fondo, luchaba por mejorar el sistema del que se quejaba, pero no mostraba alternativas realmente radicales al mismo. Los partidos que nacieron de aquellos movimientos terminaron disfrutando de las prebendas que el poder otorga. Incluso aquellos que se llenaban la boca hablando sobre la casta terminó mimetizándose en ella.

Aquel año, después de más de dos décadas de militancia activa en política, decidí colgar los hábitos y, congruente con lo que pensaba, aplicarme el cuento desde una militancia movilizada hacia la acción, y no hacia las palabras. Fue cuando decidí dejar la ciudad y marcharme a vivir a los bosques, con ideales propios del anarco-comunismo, aunque sin pretensión ideológica alguna.

¿Qué pienso de todo esto nueve años después? Por un lado, creo que la sociedad no ha avanzado mucho. Ninguna de las reclamaciones exigidas fue conseguida. La mística del populismo solo aborregó de uno a otro lado a una población incapaz de movilizarse por algo que no fuera el luchar y proteger lo que ya se posee. No hay revolución posible cuando lo que se pretende es proteger lo que de alguna manera nos da seguridad. Los movimientos nacionalistas que surgieron en esta época tampoco aportaron nada revolucionario, excepto la condición de proteger “la cosa nostra”.

Pensándolo fríamente, lo de venir al campo, a las montañas, a los bosques, tampoco tiene nada de revolucionario. Mis padres vivieron en condiciones peores en ese campo nostálgico, y aquello no era revolución, era una deplorable condición de vida. Las personas que hemos pasado por este lugar en el fondo veníamos buscando lo mismo que abandonamos en la ciudad: seguridad. La libertad esencial siempre queda relegada a un segundo plano cuando en esencia vemos que los recursos personales menguan una y otra vez.

Esta mañana veía las noticias y hubo una que, como pacifista e insumiso al servicio militar, me indignó profundamente. Tenía que ver con una partida de dos mil millones de euros para comprar unos cuatrocientos coches blindados para el ejército. La noticia me puso de mal humor y de nuevo se me encendió la chispa activista. Pero de repente de me di cuenta de un pensamiento que sí me pareció revolucionario: esa ya no es mi guerra. La única paz posible es la interior, y la otra, es pura manifestación de la primera. Pensando en ello, cerré las noticias y me fui a trabajar en la futura biblioteca de este lugar. Es lo más revolucionario que pude hacer. Ponerme al servicio de una causa mayor desde el más sentido y profundo estado de paz interior.

No quería hablar de política, hace años que no hablo. Pero hoy alguien me recordaba este aniversario y quería rememorar algunas sensaciones…

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s