Todo lo visible es un invisible elevado a estado de misterio


a

© Carlos Morales

 

La frase es del filósofo alemán Novalis. Podría significar cualquier cosa. Como un rito de paso del mito al logos, o también viceversa. Como una ofuscación que desea ampliar la mirada y penetrar un poco más adentro de las cosas. Lo simple es verdadero. También lo es lo complejo. A veces nos sentimos vigilados por el mundo cuando el mundo rueda a sus anchas sin mostrar excesiva atención en los acontecimientos nimios de nuestras vidas. Realmente, para el mundo, no somos nada. Pero para lo invisible, simple y complejo, ahí nace y reside toda nuestra grandeza. A veces dan ganas de ser infieles al mundo para ser fiel a lo inaudito, a lo etéreo, al misterio. Brota de nuestro corazón un deseo de mayor claridad, de mayor alcance. Unas ganas de explorar ese lugar donde sí somos algo. Para el mundo, nunca seremos más que un ridículo fósforo incandescente.

No somos ridículos cuando fijamos la atención en la rebeldía, cuando nos volvemos irreverentes ante lo ordinario para abrazar incondicionalmente lo extraordinario. Hay una red de relaciones superficiales que se nos antoja pesada. Un día abandonamos nuestra vida tal y como la conocíamos y entramos en ese estado de misterio. Entonces nos quedamos solos, porque todo lo superfluo nos abandona. A veces la soledad va pareja a esa realidad. Solo unos pocos fieles podrán acompañarnos hasta muy adentro. Aquellos que no fingen, aquellos que te aman incondicionalmente porque han sido capaces de ver tu parte invisible, infinita. Si iluminas un poco, cegarás a los que estaban junto a ti desde lo epidérmico. Esa luz será motivo de envidia o crítica, de fastidio o decepción. Cualquier cosa que ocurra en los mundos diversos serán culpa de ese brillo. Por eso muchos sirven a la luz desde la oscuridad. Viven una vida invisible e irradian ocultamente la luz fría. Para no dañar, para no perder el tiempo en juicios.

Discernir y decidir. ¿Qué tipo de vida quiero? ¿Hasta dónde nuestros esfuerzos estarán encaminados en estrujar el meollo profundo de esta existencia? ¿Nos conformaremos con esa rutina impuesta, absurda, sin un futuro halagüeño y feliz? ¿Somos felices a pesar de todo? La felicidad no es más que un guiño de la vida que nos indica que estamos haciendo exactamente aquello que nos toca, eso que algunos llaman propósito, misión o plan de vida. Hay muchas dimensiones posibles, y dentro de cada una de ellas, hay muchos grados de consciencia. ¿Cómo saber en qué dimensión estamos, y a qué grado de consciencia pertenecemos? ¿Y dónde están mis iguales? ¿Dónde están los puros de corazón capaces de ver más allá de lo tangible?

¿Podemos discernir y decidir? ¿Podemos discernir si el tipo de vida que llevamos es aquello por lo que nuestra alma suspira? ¿Y si no fuera así, podemos decidir sobre ello? Nuestro devenir existencial debería acercarnos cada vez más a una consciencia responsable, a una dimensión más apropiada a nuestras vidas. A veces pensamos que estaríamos más tranquilos en nuestras pequeñas casas, sin salir al mundo, sin tener que dar muchas explicaciones a nadie, excepto a nuestra consciencia. Pero descubrimos que, en el campo de batalla de la vida, en esta exposición constante a la que nos debemos, uno ensancha de forma extraordinaria cada segundo de existencia. Podríamos marcharnos a un lugar tranquilo, quedarnos al borde del camino y simplemente observar. Pero descubrimos que en esta nueva cruzada todo cuanto existe se eleva, y al hacerlo, nuestro pequeño yo también lo hace.

Esperemos algún día volvernos más sabios y amorosos, más fuertes y seguros. No es por caridad que uno arriesga tanto en esta lucha, sino por justicia, por consciencia, por verdadera vocación de servicio. Por afán de penetrar cada día más en el Misterio de lo invisible.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s