De vuelta a casa


a

Estoy en Escocia. Llegué ayer a las Highland desde Ginebra. Los aviones estaban medio vacíos. En Londres parecía todo normal si no fuera porque el aeropuerto parecía un lugar tranquilo y apacible, sin las normales aglomeraciones. Un día antes, justamente cuando O Couso cumplía seis años de existencia, moría a los cien años Dorothy Maclean. Por un momento sentí que había venido a despedirla. Siempre he sentido mucha gratitud por los tres fundadores de la comunidad de Findhorn, y siempre sentí una gran alegría por haber podido compartir meditaciones con uno de ellos en vida. El lazo entre Findhorn y O Couso tiene que ver con La Resplandeciente, con el séptimo rayo, con S. G. y con muchas más cosas difíciles de explicar y entender.

No me dejaron entrar en el último autobús que llevaba a Findhorn. No sé si porque era español o porque el conductor tenía ganas de llegar pronto a casa. “Coge un taxi o vete andando”, me espetó con muy mala educación. Opté por la segunda opción. Anduve durante una hora desde Forres hasta casi el cruce con Kinloss rodeando toda la hermosa bahía. Allí María me encontró y me rescató de mi ya nocturna caminata. Nos abrazamos en la comunidad sin temor al corona-virus. Hablamos durante unas horas y nos fuimos a descansar.

Hoy fue un día de mucha intensidad. Fuimos a pasear a la bahía y contemplar las focas que posaban a lo ancho de la playa. El poder verlas y escucharlas fue todo un precioso espectáculo. Fue un paseo hermoso que hicimos tras la meditación en la sala de la comunidad. Comimos una focaccia en la bahía mientras volvíamos despacio hacia casa y recordaba viejos tiempos. Hacía trece años que vine aquí por primera vez en una época de muchos cambios y poderosas experiencias. En Findhorn cambió radicalmente mi vida hace ya más de una década.

No paraba de mirar las noticias. Estamos viviendo un momento excepcional. En teoría tenía mi vuelo de vuelta para finales de marzo, con la oportunidad de poder asistir a un hermoso ritual de equinoccio. De repente vi un video de un médico que explicaba a su manera la angustiosa situación que se está viviendo en los hospitales. Me sentí moralmente incómodo y decidí buscar un vuelo de vuelta inmediato.

Conseguí un vuelo con algunas extrañas escalas para mañana. Solo he estado en Findhorn, en Escocia, un día. Mañana regreso si resulta posible. Siento la necesidad de estar allí, con los míos, en casa, en estos momentos difíciles. Siento la obligación moral de ser útil donde más se necesite. Y si dentro de esta extraña ruleta toca morir, prefiero hacerlo allí. Nunca antes nos habíamos enfrentado a un reto social de tamaña magnitud, y sea o no sea todo una pura ilusión, deseo vivirla en primera persona en mi pequeña cabaña.

No sabemos qué va a pasar a partir de mañana cuando todo cierre. No sabemos de qué vamos a vivir si dejamos de recibir ingresos, si las empresas empiezan a cerrar en cadena. No sabemos cuánto se puede alargar esta situación y hasta cuánto podremos resistir en la incertidumbre. Ahora toca ser valientes, toca estar a la altura de las circunstancias y toca afrontar esta situación con dignidad y esperanza.

Juntos podremos afrontar el reto que se nos presenta. Una oportunidad para analizar profundamente la debilidad de nuestra sociedad, pero también la fortaleza de aquello que más nos une. Seamos fuertes y valientes, solidarios y cooperantes. Todo un país, todo un continente, todo un mundo se enfrenta a una nueva amenaza. La enseñanza que saquemos de esto será nuestra propia salvación futura. De alguna manera, la vida nos empieza a preparar para lo que se pueda avecinar próximamente. Estemos atento al aprendizaje.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s