Hollar el sendero


a

© Richard Hunter

Cuando era embajador consorte y vivía en palacio con la aristocracia solía tener las camisas planchadas, el chófer en la puerta esperando nuestros paseos de uno a otro sarao y la vida cómodamente asentada en una ilusión provocada por el deseo de aprender y comprender. Cuando hoy fui a la oficina y cogí rápidamente una camisa para las reuniones de esta semana me di cuenta de que estaban todas sin planchar. Me las quedé mirando con cierta incredulidad. Acostumbrado a vivir a las bravas, sin un exceso de condicionantes sociales y alejado del bullicio, la prisa y la imagen que la sociedad siempre te impone, hay cosas que incluso las miro con extrañeza. Con delicada extrañeza.

Aún así intenté condensar, camisa incluida, todo el equipaje en una pequeña mochila que debe acompañarme durante casi un mes entre Madrid, Ginebra y Escocia. Viajes de trabajo que intento disfrutar como si de unas vacaciones se tratara. En Madrid buscaremos la manera de trasladar nuestra semana de experiencia a otro lugar y en otra fundación. En Ginebra disfrutaré encerrado en una oficina trabajando para editar en nuestros sellos editoriales las obras revisadas de AAB y en Escocia, además de una breve excusa ritualística, aprovecharé en mi encierro en la comunidad de Findhorn para poner al día cientos de asuntos de la fundación, la editorial y mis propios libros. Repasar la tercera edición de Creando Utopías en el lugar dónde vio la luz y rematar algunos capítulos del libro que estoy escribiendo junto a Emilio Carrillo. La distancia, la soledad y el aislamiento me ayudarán a concentrarme en decenas de asuntos que atender.

Hollar el camino. No se me ocurre mejor forma que viviendo tantas vidas en una, tantos encuentros, amigos, seres que vienen y van para formular la premisa básica de la existencia: la relación. Hollar el camino radiante, el de la vida compartida, el de la vida que nace y brota incansablemente dentro de nosotros. Algo así como la fórmula oculta de construir una casa iluminada para morar en ella. Convertir nuestra morada en una radiante expresión de nuestra parte más profunda. Permitir que nuestra vida irradie soberanía a nuestro hilo de consciencia, a nuestra plenitud máxima.

Cada uno debe ser testimonio vivo de su existencia. Puede mostrar lo mejor de sí mismo, puede volver bello aquello que anhela, aquello que brota en su sangre como una premisa imprescindible. Podrá gusta más o menos, pero tenemos el deber de sacar adelante toda nuestra empresa vital. Cada línea escrita por nosotros, primero desde el mundo de los sueños y luego desde la plasmación más absoluta en aquello que llamamos el mundo real, requiere ser compartida. Cada vez que compartimos un trozo de vida algo se enriquece dentro de nosotros. Cuanto más damos, más recibimos, inexorablemente.

Estamos llamados a dar luz, a ser una luminaria. La luz, en su terminología arquetípica, simboliza aquello que irradia dentro de nosotros. El viejo axioma nos decía que la luz es sustancial, y desde el punto de vista del espíritu es una sublimación o forma superior de sustancia material. Cuando elevamos nuestra mirada más allá de lo meramente material, estamos hollando un sendero más amplio, más extenso, más apasionante.

Por eso hoy me quedé atónito mirando la camisa arrugada. Puede parecer extraño, incluso algo absurdo, pero era un símbolo de que hay un mundo que se arruga a mis pies y otro nace limpio y bello en el corazón. Hay cosas que entorpecen nuestro camino y nuestra intuición. Hay cosas que ayudan y otras que requieren un severo discernimiento. Toca hollar el sendero, viajando, explorando, trabajando en aquello que hace que la transmisión de la luz siga su camino. Mañana empieza la aventura.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

 

Una respuesta a “Hollar el sendero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s