Non cum laude


a

© Adele Spencer

Llevo dos días en cama. Después de la tensión por la defensa de la tesis, llegó la distensión, y con ello, los achaques y el resfriado propio de estas fechas. Hoy tenía algo de fuerzas y puse la chimenea. Es hermoso ver los elementales del fuego danzar de un lado para otro. Hace frío y no para de llover. El paisaje otoñal desde la cabaña es espectacular. Hay un silencio que podría cortarse con la mirada. Ni un pájaro se escucha ahí fuera, excepto el crujir de las ramas cuando el viento azota.

Acabo de recibir la noticia de que mi tesis no ha conseguido el cum laude. Lo normal es que, si te ponen sobresaliente, como fue el caso, este venga acompañado de esa mención especial. Pero mi tesis nunca fue normal, de ahí la anormalidad final. La universidad es endogámica y requiere de un vocabulario, de unas formas y de ciertos requisitos que yo siempre me negué a seguir. La ortodoxia y el no pasar por esos inevitables aros por los que hay que pasar, tiene sus propios mecanismos de castigo. Pero realmente no me importa. Soy y seguiré siendo un librepensador. Por eso sonrío inevitablemente por dentro porque hice lo que quise, lo que me hizo feliz y lo que me aportó realmente motivación. Siempre fui un verso libre en el mundo académico. No hubiera soportado haber recibido una beca a condición de realizar una tesis sobre algo que ni me va ni me viene. Mi osadía me costó cara en cuanto a tiempo y recursos. Pero hice lo que moral e intelectualmente sentía que debía hacer. Y de nuevo, valga la paradoja, me volví a convertir en un hereje académico. El precio de la libertad.

En estos días de cierre de capítulos, recuperaré el viejo Prius. ¡Qué simbólico es todo! Haré un mal negocio, pero será una bonita forma de volver a empezar. Ese coche es un mito. Además, fue un bote de salvación para una persona que en un momento difícil de su vida lo necesitó. Y ahora vuelve a mi lado con la complejidad de conducir un coche con más de un millón de kilómetros en sus espaldas, fruto, dicho sea de paso, de la búsqueda incansable por medio mundo de comunidades utópicas. No deja de ser paradójico que vuelva a mi lado en este momento. Me hace feliz. Siempre fue un infatigable compañero.

La familia me trajo la comida. Es hermoso estar en un lugar donde pueden cuidarte si estás enfermo. Me doy cuenta de lo privilegiado que puede llegar a ser el vivir en comunidad. Siempre tienes un tejado, algo de vestir y alimento abundante. Tienes tiempo libre para cultivar tus dones y momentos para compartir con el otro. Hay un sentimiento verdadero de familia, con todas las cosas buenas y malas que eso conlleva.

Hoy venía un amigo a visitarme y me decía que este lugar es una especie de isla o refugio. Estoy completamente de acuerdo en esa visión. Si en un futuro el mundo colapsara, este lugar siempre permanecería como un sitio de salvación. De salvación en cuanto a esperanza, cariño, cuidado, amor y compartir. Ese tipo de cosas que se están perdiendo ahí fuera y que, de alguna manera, se están protegiendo y potenciando aquí dentro.

Ahora que estoy en un punto de quietud hermoso, de transición hacia no se sabe dónde, me doy cuenta de lo rápido que pasa la vida. Esto es desconcertante. Veo pasar las horas mirando por la ventana y observo como la cuenta atrás sigue su ritmo. Es un ritmo lento, pero si lo miras desde la perspectiva de la existencia finita, resulta que todo es un suspiro. Respiro profundamente y doy gracias por poder hacerlo. Miro mis manos, me toco el rostro suave, acaricio el pelo que crece lentamente y observo como la vida crece dentro de mí. Es cierto que no recibí los honores académicos, pero no importa, porque podré decir que he vivido. Intensamente. Y eso lo vale todo.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s