¿Cómo resumir toda una vida en media hora?


a

© Noel Bodle

Ando encerrado, aislado e incomunicado en alguna parte del sur peninsular, muy cerca de la legendaria Sevilla, donde el viernes defiendo la tesis doctoral. Intento abstraerme de los problemas del mundo mientras ensayo y repito una y otra vez el discurso, la defensa, quitando cosas, poniendo otras, buscando diapositivas adecuadas que ilustren de alguna manera lo que quiero expresar mientras miles de recuerdos se amontonan ante tantas y tantas experiencias antropológicas.

Soy un inconformista. Pienso que debería haber dedicado al menos cuatro meses a este momento para así poder resumir tantos años de investigación etnográfica, tantos países visitados, tantas comunidades compartidas. Hacerlo bien, para hacerlo de forma decente y sobre todo para honrar la memoria de cada uno de los momentos vividos. Pero todo se me va de las manos, tan preocupado siempre en las diez mil cosas que vienen una y otra vez a esta vida alto agitada, nada aburrida, excitante, aventurera, un poco loca a veces, pero amplia y extensa. Más de setenta comunidades en trece países y cuatro continentes durante casi quince años. ¿Cómo resumir todo eso en media hora?

A pesar de las dificultades, la vida me resulta apasionante. Una vez pase el viernes, el que será seguramente mi último examen académico, sentiré la necesidad imperiosa de seguir estrujando la vida aún más. Quiero vivir deliberadamente, enfrentarme desnudo a los hechos esenciales de la vida y desechar, como diría el poeta, todo aquello que nos aparte del hecho fundamental de estar vivos. Si soy honesto, puedo decir que he vivido, pero también puedo decir que aún sigo con vida, que todo no termina el próximo viernes y que tras superar con éxito esta prueba, sentiré la profunda necesidad de expandirme, de ensancharme, de preñarme de alma y espíritu.

Ya habré saldado mi deuda con la sociedad. Mi deuda material y académica. Y en ese momento, a partir del viernes, ya solo me quedará entregarme a lo intangible, al espíritu de los tiempos, a la vida que recorre cada átomo de todo cuanto existe. Ya no tendré que demostrar nada, ya no tendré que recaudar migajas de supervivencia e interrogarme sobre el qué comeré o el qué vestiré. Ya nada de eso me importará tanto como el vivir, como el sentir que me entrego a la vida y todos sus misterios.

Realmente el retraso provenía de ese miedo escénico de dar el salto de fe, de tirar un paso hacia adelante, hacia ese vacío que se observa cuando uno desea dejarlo todo atrás. El retrasar la vida hace que dejemos de vivir. Es cierto que no me puedo quejar, es cierto que pude exprimir al máximo cada uno de los segundos vividos. Pero también es cierto que ahora ya no habrá milésima que se me escape. Abrazaré a todos los abrazos, amaré a todas las estrellas, triunfaré ante la muerte porque ya no me importará morir. Ya no tendré excusas de ningún tipo para hacer libremente todo aquello que siempre he querido hacer. Ya no tendré excusas para seguir ocultando mi verdadera naturaleza.

El viernes bucearé a las profundidades de las máscaras, me despojaré de las viejas vestimentas y saldré desnudo al océano infinito de la existencia. Haré lo posible por perseguir la felicidad, por agradar al mundo de los arquetipos y disfrutar de sus ingenios y maravillas. No buscaré nunca más la luz porque intentaré humilde y esforzadamente convertirme en espectro luminiscente. La luz se tejerá aquí dentro, replicando los alaridos de la luz exterior. Las sombras ya no podrán usurpar más el trono de aquel rey que nunca debió abandonar las impresionantes extensiones del alma. ¿Cómo resumir toda una vida en media hora? No creo que sea posible, excepto viviendo. Ámate lento, me repito mientras sonrío. Me repito mientras respiro y siento vida.

Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

 

9 respuestas a “¿Cómo resumir toda una vida en media hora?

  1. Mi pecho se ensancha al sentir a través de la lectura el resumen de tu vida en tan breve relato. Gracias Javier, pues es tu experiencia de vida la q cuentas y también es la mía. Gracias. Te abrazo. Estoy contigo, me uno a ti, me uno a la Vida!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s