El esplendor en la hierba


a.jpg

Thérèse soñando (Thérèse rêvant), 1938, de Balthus

“Aunque el resplandor que en otro tiempo fue tan brillante hoy esté por siempre oculto a mis miradas. Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello que en mi juventud me deslumbraba. Aunque ya nada pueda devolver la hora del esplendor en la hierba, de la gloria en las flores, no hay que afligirse, porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo”. William Wordsworth

Me hubiera gustado ser padre. No lo niego. Al menos me hubiera gustado tener esa sensación, disponer de esa posibilidad. Pero la realidad se impone con cierta crudeza. En este mundo efímero, delicado y trágico resulta difícil comprender que no todo tiene cabida en la vida. La aventura de un guerrero no es compatible con la chifladura de un loco y ninguno de los dos arquetipos tiene cabida en la serena imagen de un padre de familia. Por más que he intentado conjugar esas tres formas de vida, una de ellas se resistió hasta el final.

Aún así, en este mundo que se derrumba, subsiste en mi recuerdo la dicha que en otros tiempos pudo con esa posibilidad. Ahora que todo se desintegra, ahora que la comunidad tradicional sucumbe, que los valores tradicionales se esparcen por las cloacas de la modernidad, entiendo que mi papel no es más que el papel que representa al nuevo hombre: apático, solitario, triste. Un guerrero desarmado, un loco sin camino, un padre invisible gracias a los avances de la fecundación in vitro. Poco más nos queda por hacer en ese reguero de modernidad aplastante excepto adaptarnos, invisibles, al teatro que se impone, al papel que se nos exige para estar en concordancia con los nuevos tiempos.

De alguna forma me alegro por los avances del feminismo. La mujer ha conquistado cuotas de poder y emancipación inimaginables hace un siglo. Al mismo tiempo, casi sin darnos cuenta, la mujer se ha masculinizado, perdiendo la suavidad de su rostro y la amabilidad del trato. Sus valores más arraigados, su propia belleza intrínseca, han desaparecido gracias a sus conquistas sociales. Aunque aún queda mucho camino por recorrer, es cierto que la mujer ha avanzado en derechos y obligaciones al mismo tiempo que perdía parte de su gloria.

Ese avance, hecho con torpeza, ha creado una nueva sociedad, una nueva forma de entender la vida, las relaciones, ahora de quita y pon, de pego, de paripé pueril y fugaz. Lo masculino se atrofia para dar paso a otro modelo sensiblero, miedoso, patético. Algo iconoclasta, pero más bien figurante. Algo casi de mentira que se abre paso intentando reivindicar un modelo obsoleto, apagado, estéril.

Es cierto que las mujeres tienen mil motivos para movilizarse una y otra vez. También es cierto que los hombres, ahora más feminizados que nunca, deben apoyar estas movilizaciones, fundirse con ellas, solidarizarse con ellas. Al mismo tiempo, hay que reordenar interiormente cosas que se están perdiendo por el camino, hay que revisar con sumo detalle roles y valores que están menguando o migrando, posiciones que deberían recuperarse para que unas cosas no fueran sustitutas de otras, sino más bien complementarias.

A pesar de todo la belleza siempre subsiste en el recuerdo. Así que mientras salimos hoy a la calle para exigir mayores conquistas, la polifonía seguirá engullendo todo aquello que pervive en los arquetipos, todo aquello que aún anhelamos cuando todo perdemos. Sigamos exigiendo, pero no perdamos el aroma suave de la hierba, el esplendor y la belleza de las flores. Igualemos los derechos y obligaciones, pero que la mujer siga siendo lo mejor de una mujer y el hombre, lo mejor de un hombre.

  • Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

 

Anuncios

7 respuestas a “El esplendor en la hierba

    • No se si sentirlo o alegrarme.. eso de que ya no puedas ser papa.
      He tenido tres hijos. Y ahora solitario, se puede decir que son de su mama y de si mismos. Que puedo decirte. Te pediría un cambio si pudiéramos…. 🙂
      Que pena de sociedad patriarcal… espera esto se me escapo, es puro sarcasmo.
      Me reservo mi opinión a lo que expones… pero diré unas pequeñitas cosas con permiso:
      Que os parece pertenecer a un grupo que incita al odio, o condona sus acciones, es decir, un grupo cuyo principal objetivo es promover la animosidad, la hostilidad y la malicia hacia aquellos que pertenecen a un grupo diferente. Y que tal adherirse a una ideología del tipo «nosotras contra ellos» que rechaza la premisa básica de la unidad («ellos no somos nosotras»). Con la ideología que se acompaña de estereotipos negativos, ellos peligrosos por naturaleza y nosotras pobres victimas. Cual es el fin ese que justifica los medios, que induce a que haya leyes en España, en la que una mujer demande a un hombre y manifieste que es una mala pareja y lo señale, para que este acabe pasando la noche en el calabozo, Y que salga y demuestre que es inocente, y sino es culpable.
      Ya se de los excesos de los hombres en el poder. Todos perdemos. Y he sido
      feminista desde que tengo uso de razón. Pero esto no es feminismo, nada que ver.

      Hoy asistimos al éxito de la manipulación informativa sobre las masas humanas. Interesa y mucho sembrar la confusión, manejar la mente humana. Si, hemos de madurar y pensar desde la cabeza y desde el corazón. No existe un movimiento espontaneo ni tiene su origen en la necesidad y en la población. Es definitivamente un producto bien elaborado.
      Y si una es capaz de sacar la mirada del TV. Puede recoger otra información.
      Porque no coger estadísticas mas reales, como de Naciones Unidas que ha constatado y denunciado que, sólo durante 2017, más de 25.000 niños y niñas han sido víctimas de violaciones generalizadas, asesinatos, mutilaciones, reclutamiento… en conflictos armados. Esta cifra se ha triplicado desde el año 2010 llegando al dato más alto de la historia.Escuelas, hospitales y otras infraestructuras civiles están siendo destruidas en ataques con armas explosivas. Solo en Yemen una de cada cinco escuelas ha sido destruidas por el conflicto y más de 85.000 niños y niñas han muerto de hambre desde que se intensificó el conflicto.
      Y sabéis donde se fabrican y quien vende esas armas? Cual es el país después de EEUU que envía barcos cargados armas a Los Emiratos y acaban en Yemen?
      Si este de aquí, las cifras son millonarias.
      Puedo ponerme mas grave aun, y decir que los sueldos del Estado están manchados con la sangre de miles de niños y niñas…
      Hay personas y grupos verdaderamente malvados. El Mal existe y decididamente gobierna el mundo. Y lo paradójico es que hoy tales grupos pueden parecer fascinantes o persuasivos. Quien puede reconocer sus intenciones corruptas?

      Ahora sabemos que esta manipulación generalizada ha saltado de las televisiones y la prensa escrita a los teléfonos que llevamos en los bolsillos. A propósito de este hecho, en la página web de Avaaz internacional se puede leer: “En India han masacrado a hombres y mujeres inocentes después de que se difundieran historias falsas por WhatsApp diciendo que habían secuestrado a niños. Un estudio emblemático en Alemania descubrió que cuanto más usa Facebook la gente, más se incrementan los ataques a refugiados. Y un fascista es el nuevo presidente de Brasil después de que se viralizaran mentiras tóxicas sobre sus oponentes en redes sociales — ¡hasta que el 89% de sus votantes se las creyeron!”

      Amigos mios, perdonarme, hoy no estoy muy positivo, y la ira agita mi animo. Saludos

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s