La Casa del Pan


sdr

Aquí estoy viviendo durante este mes…

El Gólgota está lleno de cuevas al igual que los demás lugares que visitamos por Palestina e Israel. La cueva era muy significativa en toda la tradición palestina, ya que en aquellos lugares semidesérticos, el poseer un lugar fresco suponía seguridad y arropo. Jesús nació en Belén, que significa la Casa del Pan. Nació en una cueva, ya que los pesebres, en aquel entonces, se cavaban en la roca para dar refugio a los animales. Lugares oscuros donde se podía conservar mejor cosas tan valiosas como el ganado. La Casa del Pan viene a significar la necesidad de poseer una vida material lo más abundante posible, ofreciendo al mundo todo aquello que pueda ser compartido. Todos necesitamos un sustento, una casa, un hogar. Es la base de la vida humana.

Ayer interaccioné por primera vez con el niño de la casa. No quería hacerlo, porque sé que los niños enseguida cogen cariño y yo a ellos. Pero tras casi una semana viviendo en este hermoso hogar, no pude obviar la hermosa evidencia de convivir con un niño de seis años. La interacción, aunque ambos hablamos diferentes idiomas, encontró su lugar en la risa y la broma, idioma universal por excelencia. La tarde de risas tuvo efectos devastadores. Hoy el niño no ha ido al colegio y quería jugar todo el rato con el invitado. Por la mañana temprano tocaba a la puerta, con esa cara que ponen los niños cuando demandan algo. Salí al salón y estuve un rato con él. Luego, disciplinadamente, le dije que tenía que marcharme a trabajar y así lo hice. Por la tarde volvió a tocar, esta vez para invitarme a cenar salchichas veganas cocinadas por él mismo. No pude con ambas tentaciones, así que pasamos un buen rato jugando a cualquier cosa tras devorar las sabrosas salchichas.

Encerrarme un mes en una casa desconocida en un lugar lejano tiene su propósito interior. Necesitaba discernir y de paso dejar espacio y tiempo para que otros lo hicieran. Discernir significa aislarnos de todo lo que nos seduce, de todo lo que nos tienta, de todo lo que la vida nos ofrece como prueba para que valoremos interiormente qué es lo que queremos y deseamos desde lo más profundo de nosotros. Así está ocurriendo. La vida nos ofrece motivos suficientes para elegir uno u otro camino, pero es necesario que nosotros discernamos desde dentro. Viéndolo con perspectiva, veo que todo ha pasado muy rápido, que he pasado del auténtico calvario a la tranquilidad interior de poder ver con claridad el siguiente paso.

Admito que un mes aquí encerrado, con frío polar ahí fuera, se va a hacer eterno, pero un mes es un tiempo prudente para tomar decisiones que puedan gobernar nuestras vidas durante los próximos tiempos. La primera prueba a la que me estoy enfrentado es precisamente esa. Vivir en una “Casa del Pan”, en un lugar materialmente cómodo, con una familia establecida que pone constantemente a prueba ese deseo humano que tengo desde hace unos años. Una mujer hermosa, inteligente, consolidada materialmente y sensible a la vida espiritual con un hijo especialmente cariñoso y capaz de robar el corazón a cualquiera. Una experiencia que ya viví en el pasado y que admito, es capaz de hechizar a cualquiera. Pero ahí está el discernimiento, la paradoja de enfrentarnos al mundo escénico desde la mirada interior con fuerza y determinación.

Conozco bien el rechazo a la llamada. Y no me refiero a la llamada a la vida cómoda. Me refiero en este caso a la llamada interior. Ahora puedo saber exactamente aquello que la vida nos pone para que acomodemos nuestra existencia a lo fácil, a lo material, creando así una hermosa vivencia en la Casa del Pan. Lo escribo en voz alta porque al hacerlo me reafirmo en la necesidad de seguir adelante con lo pactado internamente, con lo pactado con esas almas errantes y peregrinas que deambulan buceando en lo mistérico. Aquí solo puedo enfrentarme desde la quietud a la insinuación de la prueba. Esperar, quieto, tranquilo, desapegado, a que el tiempo transcurra y dejando paso a que todo se coloque en su justo lugar. Luego, desde el deseo más ardiente, andaremos y veremos.

  • Gracias de corazón por apoyar esta escritura…

donar

 

Anuncios

5 respuestas a “La Casa del Pan

  1. *Buenas tardes, *

    *Sigo tus vivencias desde hace apenas un mes.* *Me atrevo a escribirte brevemente porque leerte hoy ha sido revelador y me ha ayudado a discernir…* *Tengo 40 años y he rechazado desde siempre, de manera inconsciente, mantener una relación. Una relación estable que con el tiempo se consolidara y pudiera desembocar en una familia.* *Hace pocos años fui consciente de que creía incompatible dos situaciones: crear una familia (con pareja e hijos) y seguir una vida espiritual. Como en la película Samsara, pensaba que la vida familiar estaba llena de tentaciones (y de aburridas rutinas) que me harían caer en una abismo y me alejarían de una vía que, de manera inconsciente, siempre he buscado.* *Hace unos años tuve unas vivencias reveladoras que, afortunadamente, me mostraron con absoluta certeza que ambas situaciones son perfectamente compatibles, hermosas e, incluso, saludables (cansada siempre de pensar e imaginar que la única vía para alcanzar una vida espiritual es el camino en solitario).* *Pero, a pesar de tener esta certeza, mis creencias eran tan fuertes y estaban tan arraigadas que pensaba que debía tener pareja y formar una familia para poder ‘aprobar’ esta vida, para llegar al fin de esta existencia y pasar por la ‘aduana’ con los deberes hechos (obviamente, no por mandato social, sino por ‘mandato divino’: mi prueba a superar en esta vida es vivir en pareja y formar una familia, algo de lo que siempre he huido). Pero, como todo en esta vida, no se trata tan solo de hacer, sino de Ser… y es aquí donde me ha ayudado a discernir tu escrito de hoy…* *Anoche lloré amargamente porque no he visto a la persona que me ‘seduce’, me ‘tienta’ en estos momentos desde hace dos semanas. Empezaba a dudar de si realmente ‘era él’, de si mis sentimientos hacia él eran lo suficientemente amorosos y apasionados… en fin, si estaba utilizando esta relación para ‘aprobar’ ésta, mi enésima existencia, o estaba escuchando y dejándome guiar por el Ser.* *El azar me hizo toparme anoche con una bellísima imagen de Cristo y, enseguida, sus ojos me dijeron que, a pesar de todos mis miedos, fuese valiente para reconocer que esta relación no es para mi un ‘cubrir expediente’, un ‘es lo que tengo que hacer’.* *Gracias a Sus ojos he podido ver realmente que se trata de lo que quiero y deseo realmente desde lo más profundo.* *Así que gracias porque tu escrito de hoy me ha confirmado qué desea mi Ser.* *Que, para mi, crear una hermosa familia no me seduce y me tienta y, por consiguiente, me aleja de la vía; porque tener una vida espiritual y al mismo tiempo con un contacto tan directo y diario con el mundo ‘real’, tiene poco de tentador y mucho de trabajo con uno mismo, de esfuerzo y realidad (y he pasado demasiado tiempo renunciando al pan, creo que algo un poco incoherente en una tercera dimensión). * *No verlo en estas dos semanas ha servido para tener tiempo para discernir y llegar a la conclusión de que cada vez que me acerco más a este mundo, a lo terrenal y cotidiano, milagrosamente, más cerca estoy de todo lo que anhelo espiritualmente.*

    *De nuevo, gracias por tu escrito.* *Me llena de alegría comprobar que no tengo que renunciar a nada.* *Feliz noche y feliz vida.*

    *PD: lo que decía al comienzo de escribirte brevemente, de verdad que era una sincera intención…*

    Le gusta a 1 persona

    • Estimada amiga, gracias de corazón por tus sentidas y sinceras palabras… debe ser casual, o causal, pero hoy he escrito sobre el tema que enuncias. La necesidad de espiritualizar la vida ordinaria, especialmente la vida en familia. Seré un poco duro (ya lo tengo escrito y saldrá mañana), pero he querido ser contundente sobre un tema que debería integrar, y no hacernos renunciar a nada… no hay nada más espiritual que la vida que vivimos, la vida ordinaria… es desde ella donde podemos abrazar lo extraordinario de la vida sagrada… un abrazo grande y gracias de corazón por compartir…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s