En búsqueda de sentido


a.jpg

© Pinkmonty 

Los días pasan sin que ocurra nada especial. Alguna bronca, algún malestar, algún pequeño detalle. Trabajar algo, ir a comprar el pan, abrazar a la tendera en la melancólica tarde otoñal, ver como llueve y ver como anochece tan pronto, sin tiempo a buscar en los suspiros alguna ilusión o encanto especial. Pasan las horas. Casi puedo contarlas una a una. Hasta hace muy poco nunca tenía horas suficientes para terminar el día. Ahora las tengo todas pero de nada sirven. El sustento de la ilusión, la fuerza de que todo tenga cierto sentido se esfumaron. Cae la tarde, temblorosa, apagada, sin luz. Así son los descansos, los recesos. Tristes, aburridos, carentes de sentido y guía. Tampoco es algo que me importe en exceso. Me lo tomo como una forma de sanar, de aprender, de madurar esas infantiles posturas que a veces tenemos en la vida. Es extraño, suena extraño, pero estoy bien en este malestar.

Mi cerebro, diría que todo mi pensamiento, se ha reducido a una isla. Allí tengo mis palmeras, mis playas, mis cielos, pero como isla, están desconectadas del mundo. Los arrecifes no son muy profundos. Las palabras salen, desde la superficie, sin mayor prisa por emerger. Hablaba de días y de horas, pero los minutos son más difíciles de medir. Pasa todo excesivamente rápido en esta isla, en este refugio, en este balneario improvisado. La soledad, es tan desolada. Ni siquiera habitan los murmullos de antaño. Se marchó la mariposa y los berberechos se esconden entre las olas que agitan musicalmente la arena. Van y vienen, van y vienen…

Pude avivar el ánimo. Es algo que me consuela. Al menos ahora tengo ganas de vivir, aunque sea como una momia encerrada en un sarcófago. Pero al menos deseo respirar, observar, comprender. Hasta hace poco la vida se me hacía una carga. Demasiado pesada, demasiado dolorosa, excesivamente abstracta para ser comprendida. Pero ya no. Ahora siento la vida correr y de alguna manera me alegra, a pesar de la pesadez por todo. Quiero decir que aunque esté más muerto que vivo, el pobre halo que me alienta se agarra con fuerza a mi pecho. Tres hilos puedo contar, aunque en verdad son seis, y a ellos me aferro con fe y esperanza. Los que entienden de ciencia oculta podrán leer entre líneas. Los que no, no deben apurarse, porque lo importante de las palabras es la música que pueda llegar desde aquí hacia allí, y viceversa. Es la música, y no el sonido, lo que nos comunica siempre algo. Es la vibración, y no las palabras o el lenguaje, lo que soporta toda comunicación real. No es el tiempo, ni la forma que tengamos de medirlo. Es el instante, su intensidad, su promesa.

El sentido. Eso es muy importante. Por primera vez no encuentro sentido a nada. Me refiero a nada que tenga que ver conmigo mismo. El sentido espiritual es algo que nunca se pierde, y la luz interior es algo que, por muy apagada que esté la llama, siempre sobrevive. Pero el sentido individual, el más privado y profundo y personal, ese ha desaparecido. Podría decir que todo lo que antes le daba sentido a mi vida ha volado. Como si hubiera muerto, o como si fuera a morir. No sé si lo que muere es metafórico, pero algo muere. Sí, tengo ánimo, pero no sentido, y eso, para una persona tan ordenada en cuanto a los viajes metafísicos, es toda una preocupación, o quizás un alivio. Al no tener sentido propio, el único que importa es el universal, y por lo tanto me entrego a él, desde la humildad de ser un servidor a principios más elevados que los míos propios. Realmente es una bendición haber perdido todo sentido. Algo mayor deberá ocurrir si la entrega es sincera. Algo más luminoso y generoso para la vida y todos sus moradores. Ya no soy yo, ni mi pequeña isla, ahora es el mundo y su espacio infinito el que da sentido a todo. Fijaros todo lo que uno gana cuando se pierde.

Hoy alguien me llamó indigno y rata de alcantarilla. Al principio me dolió por lo cobarde del insulto fácil y anónimo. Pero sobre todo por el hecho de haber podido herir a alguien de tal manera que pudiera pensar eso de mí o de cualquier persona. Seguramente algo indigno he tenido que hacer. No sé si voluntariamente, no sé si conscientemente. Pero algo habrá por ahí. Nadie se salva en esto de cometer errores de bulto. Lo de rata de alcantarilla como merecimiento de ese error ya no me hizo gracia, especialmente por la fatalidad de poder vivir mucho tiempo en las sombras de algún subterráneo maloliente. Estoy sensible, y no quiero ser rata. Tengo ganas de volar, de subir al cielo, de ver las montañas y los estrellas en su amplitud. Quiero ser digno, al menos quiero intentarlo. No tengo ganas ni fuerzas ni tiempo para hacer el mal. Prefiero la luz, prefiero el bien, prefiero decantar mi vida hacia la buena voluntad. No quiero ser rata. Prefiero ser águila. Un águila solar azul. Eso me gusta más. Así que eso seré.

Escribir me ayuda. Por eso escribo. Una y otra vez. Buscando en su música la luz. Buscando la fuerza. Buscando el abrazo. El otoño se presenta largo. El invierno frío y solitario. Sí, estoy más animado. Siento de nuevo la vida. Pero ahora me toca alcanzar de nuevo el sentido, abrazar la vasta experiencia, persuadir al destino sobre la posibilidad de ser útil a su causa. Sí, quiero ser águila, y volver a la visión. Lo siento por la oscuridad, pero prefiero el cielo. Abierto, limpio, azul, luminoso.

 

4 respuestas a “En búsqueda de sentido

  1. Buenos días. Leo esta página de vez en cuando y aunque muchas cosas no las entiendo, no se si porque no soy muy listo, es dificil de entender o no lo explicas bien nunca he comentado nada. Pero por propia experiencia puedo decir que hai dos tipos de insultos: los vacios que no tienen significado como gilipollas, hijo de puta y esas cosas que se dicen por decir y los que si tienen significado. Lo mismo pasa con las palabras de amor. En mi humilde opinion si alguien te a insultado de esa manera deverias pensar a que personas as echo daño y los motivos para que piensen eso de ti pues son insultos con significado que no se dicen por decir. Que las palabras no se las yeve el viento o como me dijo mi hija la ultima vez que hablamos MAS ACTOS Y MENOS PALABRAS. Yo solo decia palabras bonitas y promesas de cambio pero nunca hice nada para cambiar y actuar y cuando pasa el tiempo ves que la vida es una mierda. estoy solo y voy a morir solo. Y eso que hablas del karma pues la berdad me da igual porque si hai otra vida nada va a poder quitar que en esta soy un miserable, que hice daño a las personas que queria y que muero solo.
    Perdona amigo todo esto pero me veo reflejado en lo ke te pasa. Yo pense que todo iva bien y lo que hacia era dañar a mi gente hasta que me espulsaron de su lado merecidamente y todo paso poco antes de los 50 que deve ser los años que tienes ahora. Para los hombes es muy mala edad porque si lo haces mal ya no te recuperas y estar solo y saver que mueres solo es lo peor de la vida.
    Si yo pudiera volber atras lo aria encantado y actuaria bien para no estar todos los dias pensando en lo malo que e sido. No se cuando lei que eres mago pero no lo entendi bien. No se si eres mago de los de la tele como Tamariz o eres otro mago de otro tipo pero si eres mago de berdad haz magia para camviar, actuar bien y que no te insulten. Si lo consigues si eres un mago de berdad. Sino son palabras.Un abrazo amigo.

    Me gusta

    • Gracias querido Antonio por tus sinceras palabras. No conozco la naturaleza ni el autor del insulto, por lo tanto, no puedo saber el origen de mi error. De ahí mi queja. En el mundo virtual es fácil esconderse e insultar por cualquier cosa sin conocer al otro, sin saber el drama por el que pueda estar pasando. Mi osadía, quizás también mi ingenuidad, consiste en desnudarme excesivamente en estas letras. Pero es mi forma de sanar, de vivir, de aprender. Nunca le deseo el mal a nadie, y si tengo enemigos, que den la cara, porque no desearía otra cosa en esta vida que el poder abrazarlos y pedir perdón, si cometí alguna falta… Nadie es perfecto, nadie aspira a ello. Somos humanos, y como tales, seguiremos haciendo las cosas como podamos… Unos mejor, otros peor… un abrazo grande…

      Me gusta

      • Buenos dias amigo. Soy Antonio otra bez. Perdona por lo que voy decir pero en cosas me veo en ti cuando tenia tu edad. Puedo estar equibocado pero pienso que te engañas tu mismo y yo era igual. Todo callendo a mi lado, gente insultando y en bez de pensar asta doler la cabeza en que estava equibocado y en que hacia daño yo solo daba buenas palabras. Ahora estoy arrepentido porque por orgullo deje de hablar con mis hermanos y no estube en el funeral de mi padre y ni no se donde esta enterrado. Por orgullo y no saver escuchar a mi esposa y a mi hija e perdido a las 2. Mi mujer queria que la dejara en paz y que olvidara de ella pero en bez de respetar su decision y apartarme estube detras de ella asta que no aguanto mas. Siempre pregunto que abria pasado si huviera desaparecido yo. A lo mejor ahora podriamos hablar como amigos o conocidos o a lo mejor no la huviera vuelto a ver pero seguro que con respeto ahora si veria a mi hija. Pero por no escuchar y engañarme yo solo llebo ya 20 años sin hablar con ellas. No se si tengo nietos si esta casada o si consiguio ser medico como queria y me lo merezco. Perdona otra bez por desagorame aqui. Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

        • Querido Antonio… siento mucho todo lo que cuentas… Y siento mucho el dolor profundo por no poder ver a tu hija… Ojalá algún día eso pueda cambiar y podáis reconciliaros… No escribo aquí para decir buenas palabras… Solamente para compartir experiencias, por si pueden ayudar a alguien a reflexionar o cambiar algo al mismo tiempo que yo también reflexiono e intento cambiar todo aquello que hay en mí y que puedo mejorar… un abrazo grande y gracias por compartir tu testimonio…

          Me gusta

Responder a Antonio Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s