Aceptando el reto de sanar


img_20181122_193925-e1543056035311.jpg

Con la doctora Natalia Prego en Santiago de Compostela

Quedamos unas horas antes para conocernos y charlar un rato. Llovía en Santiago y la Plaza Roja estaba gris. Dos zumos de naranja acompañaron una intensa charla donde pudimos, casi sin conocernos, reconocer de inmediato aspectos profundos de nuestras vidas. Esto ocurre en contadas ocasiones, pero a veces conoces a personas con las que resulta familiar la conversación, como si las conocieras de toda la vida. La doctora Natalia Prego resulta ser uno de esos seres profundos y sentidos que abren su corazón y expresan abierta y valientemente todo aquello que sale del mismo. Sin miedo, y por lo tanto, con amor.

Realmente fue toda una suerte conocerla, escucharla y sentir la profundidad de su vida, de todo lo que le ha ocurrido para llegar al punto de luz en el que ahora se encuentra. Nos fuimos al lugar de la presentación. Ya estaba todo preparado y la gente empezaba a entrar en la hermosa librería que nos acogió. Me senté a escuchar la maestría de esta doctora ahora entregada a la promoción de su libro “Aceptando el reto de sanar” y sentí que con sus palabras me volvía a trasladar al sentido intenso de ser verdaderos humanos.

Nunca sabes cómo las personas llegan a ti. Algunas te ven con indiferencia, otras con alegría, otras con desconfianza y temor, otras con esperanza. Pero en la profesión de editor, puedo decir que todo ese cúmulo de personas con las que trato al día es todo un regalo. Especialmente cuando ese regalo viene precedido por la generosidad y el amor incondicional de alguien que sin conocerte se siente afortunada de hacerlo. Cuando todo forma parte de un entrelazado mundo multidimensional cuyas reminiscencias se reconocen, y un libro, o una edición, solo sirven de puente o excusa para el encuentro.

En los tiempos que corren, es arriesgado emprender cualquier empresa editorial. Editar un solo libro se ha convertido en una proeza osada. Pero a veces esa osadía tiene su recompensa cuando conoces a personas de tal calibre humano. El editor sucumbe al reto humano del compartir y el autor abraza con agradecimiento la oportunidad del encuentro. Cuando el mensaje es verdadero, cuando lo que se quiere decir sale del corazón, lo demás es un fluir continuo.

Así que gracias a la doctora Natalia Prego por su sensibilidad, por su buen hacer, por su forma de transmitir la necesidad de sanarnos desde la aceptación y el amor, desde el cariño y la confianza. Gracias de corazón por esa labor de divulgación para que todos, poco a poco, vayamos tomando confianza en la vida y vayamos descubriendo nuestro lugar en el mundo. Gracias también por tu testimonio de vida, por abrirte a compartirlo desde la sinceridad más absoluta. Gracias en definitiva por ser y por compartir tanto valor y confianza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s