La muerte, esa gran y temida aventura


401

Cuando vemos la política que se genera en los bosques nos olvidamos de la otra, la humana, que tanto ruido expresa y tan mentirosa parece mostrarse. Es cierto que la naturaleza elimina las impurezas psíquicas de la sociedad. De alguna forma nos sana por fuera y por dentro. Nos pone en contacto con la esencia vital de la existencia y te olvidas, casi por arte de magia, de las miserias que acechan día y noche la organización de un sistema que cae por sí solo, día a día, irremediablemente. También te pone en contacto con los ciclos de vida y muerte, viendo con expectación como uno se sucede al otro continuamente. La vida resucita una y otra vez sin perder su hilo conductor.

Por eso el día de las elecciones, tras votar por correo a un partido animalista, lo pasamos trabajando, construyendo, ingeniando, resucitando. Era la mejor forma de reivindicar un nuevo mundo, un nuevo espacio donde todo sea más fácil y menos ridículo. También lo pasamos editando libros, que es nuestra gran pasión, la que nos da vida para seguir adelante con todos los proyectos. Editar un libro siempre es algo complejo porque requiere de un esfuerzo que no siempre se ve recompensado económicamente, pero siempre se ve premiado espiritualmente. Haces tu trabajo de editor lo mejor que puedes, le das vida material a algo tan intangible como puede ser una idea o un sueño y luego esperas a que ese halo de vida recorra libre por las sendas de la existencia. Editar un libro es como encarnar en la tierra una idea intangible. Es algo bien emocionante.

Hemos tenido la oportunidad de editar un librito que habla sobre la vida más allá de la vida. Es un relato breve pero profundo que nos habla, desde la propia experiencia, de un tema que nos afecta a todos por igual: la muerte.

Tal y como se nos relata en el prólogo del libro, “Rafael Conca nos habla en este libro sobre la inmortalidad del alma, que en su proceso evolutivo se manifiesta en la tierra a través del “vehículo” que forman nuestros cuatro cuerpos: físico, etérico, emocional y mental. El autor se apoya en textos que consideramos autoridad en la materia, y que Rafael estudió y trabajó durante años, primero en su dimensión teórica, luego en la práctica (que es la que importa); pero más allá de ello, se apoya en su propia intuición, entendida intuición como el sexto sentido que ya no se genera desde el vehículo terreno, sino que llega desde el alma. Cuenta para ello Rafael también con la ventaja de su experiencia cercana a la muerte (ECM), ocurrida en 1936, y que también recogemos en las dos entrevistas incluidas en este volumen, que datan de abril de 2006 y de marzo de 2012 cuando Rafael contaba 89 y 95 años, respectivamente”.

Es un libro importante porque nos ayuda a reflexionar sobre nuestra propia vida aquí en el planeta de forma sencilla y clara. Sobre la dimensión temporal que se escurre rápida y audaz entre las manos. De nuestra diminuta pero importante aportación como seres con libre albedrío, con conciencia de sí mismos y con consciencia de lo trascendental, al mismo tiempo que misteriosa, de la vida. Nos habla abiertamente de los cuerpos que animan a nuestro vehículo físico y nos habla, igual de abiertamente, con esa sabiduría de lo experiencial, sobre el alma. Un pequeño librito que os podrá servir de guía intuitiva para reflexionar profundamente sobre nuestro propósito vital. Un aliento en el camino para pensar detenidamente como estamos agotando esta maravillosa oportunidad.

Podéis comprar el libro por tan solo nueve euros, gastos de envío incluidos, en este enlace:

“LA MUERTE, ESA GRAN Y TEMIDA AVENTURA”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s