La construcción de nuestra realidad


20160522_200213

“Si has construido castillos en el aire, no es necesario que tu trabajo se pierda; es ahí donde deberían estar. Ahora, pon los cimientos debajo de ellos.” H.D. Thoreau

El mundo nunca fue un lugar objetivo. La realidad siempre se ha amoldado a la visión de aquellos que lo contemplan. La física cuántica ya ha podido demostrar que esto es así. Miramos un paisaje y este se modifica según seamos por dentro. Si interiormente sentimos dolor, el paisaje, lo de fuera, es un lugar doloroso. Si dentro hay rabia, la injusticia se apodera de nuestras vidas. Si dentro hay felicidad y amor, las posibilidades que entraña el espectro de realidad son infinitamente acordes con esa emoción.

Lo mismo ocurre con las personas que nos rodean. Pensamos que aquellos que se acercan a nuestras vidas nos quieren hacer daño. Somos de la creencia de que si alguien nos dice esto o lo otro nos puede llegar a perturbar. Pero realmente no es así. Todo aquello que nos perturba es porque existe dentro de nosotros. Nada es bochornoso o doloroso si eso no vive dentro de nosotros. Por lo tanto, las personas solo pueden dañarnos si se lo permitimos entregándoles nuestro poder.

La capacidad de construir realidades tiene mucho que ver con nuestra capacidad de empoderarnos interiormente. Podemos tener un rol de víctimas o un rol de poder. Si el primero es el que nos gobierna es muy probable que siempre estemos viviendo una existencia apática y cargada de sufrimiento. Seremos incapaces de sentir felicidad, de ser felices con nosotros mismos y con los otros. Resulta complejo darnos cuenta de que no debemos dar ese poder, un poder que solo nos pertenece a nosotros, a terceros o a circunstancias ajenas a nosotros mismos. Cuando nos acercamos con paciencia a esa verdad, descubrimos que nada de lo que hay ahí fuera puede bloquearnos, saturarnos o persuadirnos. Si somos fuertes, si consideramos que todo lo que nos afecta parte de una profunda raíz interior, entonces empezamos a caminar por la senda de la sanación, del empoderamiento, de la felicidad.

A veces hay situaciones o personas que por alguna razón extraña despierta en nosotros algún sentimiento, alguna emoción. No importa la calidad de la emoción. Lo importante es observar por qué ese reflejo de realidad, esa circunstancia cargada de personalidad puede afectar a nuestro equilibrio. Cuando descubrimos el epicentro de nuestro propio terremoto interior aceptamos con vehemencia que esa persona o circunstancia nada tiene que ver con nosotros, y nada de lo que diga puede afectarnos si comprendemos que todo nace de nuestra subjetiva realidad.

Esta es la sencilla teoría que hoy en una sobremesa hemos podido dilucidar de forma amable con ejemplos prácticos, con profesionales de la psicología que han descubierto en nosotros entornos erróneos, miradas equivocadas y visiones de la existencia erradas por circunstancias que a veces se remontan a una herencia psicológica de nuestro pasado familiar o a traumas no superados desde hace tiempo. Estamos profundamente agradecidos a la magia que esta tarde hemos podido compartir gracias al encuentro de almas bonitas que han querido disfrutarla en esta casa abierta y de todos.

Anuncios

One thought on “La construcción de nuestra realidad

  1. Pingback: La construcción de nuestra realidad | Mediterraneo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s