Es importante hacerlo


apolo persiguiendo a dafne

Un sueño que sueñas solo es sólo un sueño. Un sueño que sueñas con alguien es una realidad” John Lennon

A veces nos llaman o sentimos la llamada. A veces es una intuición, una mirada, una voz, un rostro o un alma entera. A veces es una idea o un valor, un relieve que se dibuja en nuestra psique interna o simplemente el roce de una pupila que atraviesa esos márgenes ocultos de nuestro interior. Esa llamada nos impulsa o nos paraliza, nos conmueve o nos aterra dependiendo de toda esa siembra que llevemos dentro. A veces nos convierte en árbol de laurel, como le pasó a la ninfa Dafne. Otras nos impulsa a seguir adelante, porque de alguna manera sabemos que ante la pérdida o la derrota, lo importante siempre es seguir la estrella matutina que adumbra nuestros horizontes.

Si optamos por seguir, por atravesar la puerta estrecha, por adaptar nuestra cargada mochila a las aventuras del camino, cientos de pruebas nos aguardan. Es ahí, ante la adversidad, ante el silencio, ante la soledad más absoluta, cuando tenemos la oportunidad de volver atrás o transformar nuestro miedo en amor. Y una vez abrazados a la fortaleza del amor, todo lo demás es acción, movimiento, posibilidad de percibir el mundo como una entrega donde nunca pierdes, solo ganas.

Esto sirve para todo. Para el amor en pareja, para el amor hacia un proyecto, un propósito, una visión, una amistad, una familia, la decisión de tener o no un hijo, la decisión de atrevernos a desvelar un enamoramiento sincero, la temeridad de persuadir al destino para no quedarnos sentados al borde del camino viendo pasar la vida sin ser partícipes de ella.

Los miedos, las excusas, la desconfianza, el exceso de cálculo, la precisión a la hora de valorar las cosas como pérdidas y no como ganancias y todo aquello que paraliza la acción siempre nos ancla a una vida sumisa ante las circunstancias. Los trenes pasan una y otra vez pero siempre los vamos aplazando. Ya iré mañana, ya lo haré mañana, ahora no tengo tiempo para esto o para lo otro o no es el momento para el amor, para la amistad o para la simple aventura del vivir. El gozo siempre lo anclamos a nuestra parcela de seguridad pero nunca nos atrevemos a lanzarnos a esos vacíos de improvisación, de readaptación de la realidad, de nuestra existencia entera.

Hace poco me llamaba una hermosa mujer. No nos conocíamos pero sentimos una conexión muy especial. Cuando percibí la llamada, cierta llamada, enseguida desplegué ante mí todas mis artes de espantapájaros. A pesar de la pasión de ese tiempo infinito de conversación ambos, quizás por la edad, quizás por las horas, pusimos excusas, barreras, muros y fronteras donde solo había llama y pasión, diversión y aventura. Cuando ocurren este tipo de cosas me pregunto, -y esto si que es una cosa de dos-, porqué no somos capaces de destruir toda esa colección de prejuicios y miedos y explorar nuevas posibilidades. Ya lo decía sabiamente el poeta: “Es importante hacerlo, quiero que me relates tu último optimismo, yo te ofrezco mi última confianza. Aunque sea un trueque mínimo debemos cotejarnos. Estás sola, estoy solo, por algo somos prójimos. La soledad también puede ser una llama”. Benedetti entendía perfectamente que en el halo de lo intangible la llama puede ser un trueque mínimo. Sin prisas, sin exigencias, sin desvelos. Pero siempre, es importante hacerlo, aunque sea un trueque mínimo.

Ante la imposibilidad del pacto, del trueque, lancé una silenciosa propuesta y hoy puse una chimenea en el salón de la gran casa. “Me encantan las chimeneas. Lo siento pero no podría vivir en una caravana”. Esas fueron sus últimas palabras. Mañana esa chimenea ya tendrá fuego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s