Sueña. Explora. Descubre


a

Dentro de veinte años lamentarás más las cosas que no hiciste que las que hiciste. Así que suelta amarras y abandona el puerto seguro. Atrapa los vientos en tus velas. Sueña. Explora. Descubre”. Mark Twain

Hace unos años estaba a punto de coger un avión para viajar hasta Adís Abeba, la capital de Etiopía, y participar en una expedición solidaria entre los pueblos Oromo y Amhara. De repente una desconocida apareció en la puerta de embarque con el único propósito de darme un sentido abrazo. Había llegado hasta el aeropuerto solo para desearme un buen viaje y mirar nuestros rostros de frente, a los ojos, al alma.

Ese gesto para mí fue una lección de vida, una revelación inolvidable. El camino del corazón es el único que vale. Lo épico de la vida es seguir ese camino, todo lo demás son máscaras vacías, decía hoy a alguien que buscaba un trozo de esperanza mientras recordaba ese instante. Aquella persona se atrevió a viajar para ese abrazo y consiguió con ese gesto una profunda y bonita amistad. Nadie imaginó en ese momento que luego ella misma nos acompañaría en otro viaje solidario a la India o que haríamos tantas cosas juntos. Nadie imagina nunca lo milagroso de un gesto, por pequeño que sea.

Hoy era ella la que viajaba y cogía un avión. Me enteré de que estaba en Santiago de Compostela y fui a verla después de años sin abrazarla. Quedamos en el café que tanto frecuentaba Valle-Inclán, el Derby, en la plaza Galicia. Nos dimos otro abrazo sentido, nos pusimos al día y la acompañé hasta el aeropuerto. Había cierta magia en el gesto porque de alguna forma volvíamos al punto de origen: un aeropuerto, un lugar que como decía Inclán se puede convertir en una misteriosa lámpara maravillosa.

A las pocas horas, aprovechando el viaje, quedé en el mismo lugar con una joven y hermosa actriz que participa en una serie de televisión. El tema central de nuestra charla eran los sueños y como alcanzarlos. Cuando hablaba con ella me preguntaba qué precio hay que pagar por alcanzar nuestros más profundos anhelos. ¿Qué ocurre si en un mundo tan materialista como el nuestro eres un poeta, un soñador o un trovador de esperanza? ¿Qué precio o valor tiene un verso? ¿Quién paga a un juglar o a un inquieto idealista? Y sin embargo, nuestra civilización no sería igual si no fuera por la poesía o los soñadores. Los cimientos de nuestra cultura han crecido gracias a ellos.

Por eso nadie entiende cuando explico que quiero darlo todo para convertirme en un soñador, en un trovador, en un poeta. Nadie valora el esfuerzo de quedarte sin nada para poseer lo más importante de todo: el alma de las cosas. Soñar, explorar, descubrir como decía el escritor Mark Twain no puede ser algo ajeno al espíritu. Debe venir acompañado de esa pérdida para alcanzar un cielo, un horizonte más amplio.

¿De qué viviré en los próximos años? La verdad es que aún no he pensado en ello, quizás porque esta sociedad no esté preparada para valorar la escritura, la poesía, el arte. Pero realmente casi no me importa. Estoy preparando el escenario para ser aquello que siento, para hacer aquello que me inspira confianza. Las cosas podrán disfrutarlas otros. Mi disfrute será el abrazar el misterio, besar a la poesía y soñar despierto en ese nuevo mundo, mejor, más simpático, utópico. Para los maoríes existe un término, hau, que designa el espíritu de todas las cosas. Es el espíritu, el hau, lo que realmente me interesa. Es la poesía y el misterio que hay detrás de las palabras lo que realmente me da vida y sostén. Es allí donde encuentro mi verdadero alimento.

Al llegar a casa alguien me escribió para compartir un anhelo. Me sentí agraciado por esa magia que nos une unos a otros. Tendí la mano como aquella mañana en el aeropuerto de Madrid. Sentí que debía hacerlo. Sentí que la magia debía continuar. Sentí que debía explorar de nuevo, soñar de nuevo, descubrir de nuevo. Algo se gana cuando todo se pierde.

Gracias Ana, Paloma y Lorena por la inspiración de un día tan especial.

(Foto:En Santiago de Compostela cerrando nudos gordianos y abriendo el corazón a la nueva vida. Gracias Via Lucis, bienvenida Via Mundi…).

 

Anuncios

2 thoughts on “Sueña. Explora. Descubre

  1. Son las palabras sensibles de un artista, poeta, escritor, pintor etc. Nadie mas podría explicar y comentar con tanta pasión. La forma de vida de los artistas es explorar cada instante, cada momento, sintiendo, tocando y gozando los latidos del corazón. Es lo que le da sentido a la vida, TIC TAC… TIC TAC… Y aun después de muerto seguir sintiendo…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s