El Jardín de Epicuro


a

Estimado F.,

Mientras aquí nosotros en O Couso hemos conseguido un pequeño y modesto Jardín de Epicuro, el cual, por cierto, era también de Samos, vosotros habéis conseguido vuestro propio Liceo aristotélico o Academia platónica con los Encuentros Eleusinos. Cada uno encontrando su propia paideía, a su estilo, a su manera, pero siempre como fijación la de compartir el saber Ser con el saber Hacer. Una forma de inspirar al hacedor que llevamos dentro y de paso, secuestrar del olimpo a ese dios Ser que todos somos. O dicho de otra manera, seguimos siendo unos golfos, es decir, unos ángeles caídos con esa irremediable necesidad interior de robar el fuego a los dioses. Osados, eso somos. 

Lo habéis conseguido y de alguna forma nos sentimos agradecidos por secuestrar ese soplo de aliento, por haber arrebatado algo de vosotros, que sois maestros en el arte de la provocación y en la ensoñación de esa búsqueda unitaria de la luz. Ya no se trata de seguir en la inopia de la búsqueda. Algo ya hemos encontrado gracias al aporte de lucidez. Ahora solo resta, a modo de tributo, salir del laberinto del yo para abrazar el compartir del nosotros. Por más que nos pese, por más que nos aturda, por más que nos creamos algo, nada puede existir ajeno a ese plural irremediable. Es el nosotros en su triple manifestación interior, voluntad, sapiencia y amor, lo que nos aproxima al magullado Misterio.

Aquí en las montañas, en los bosques que nos rodean, en la huerta con forma de mandala, en la casa de piedra o cerca del pozo lo vemos de frente, sin atajos, sin prisas. Sentimos la presencia del Misterio en cada poro de tiempo, en cada suspiro de vida. Allí, en vuestro templo, en vuestro liceo o academia, se respira de igual forma en las hojas contemplativas de la erudición, del placer intelectual y la luz que nace siempre de la razón. Son solo dos vías, la del místico y la esotérica, que aspiran a fusionarse en el adepto que todos llevamos dentro. El adeptado no es más que esa fijación integradora de todas las vías. Es la visión multidimensional de aquel que además de vida, conocimiento y fuego arrebató algo de Misterio al Hacedor.

Dios, o lo que sea, te guarde muchos años más para que sigamos disfrutando de más Encuentros.

Quedamos siempre agradecidos por tanta luz. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s