Sobre el oficio de espantapájaros


a

Esta tarde fui con el amigo Iván a trabajar sobre un naciente proyecto editorial a un nuevo espacio que han abierto aquí cerca, en Sarria, donde con mucho gusto han creado un lugar alternativo con productos ecológicos y libros con conciencia. Nos reíamos mucho porque no nos habíamos dado cuenta de que veníamos de los bosques con esas pintas de haber estado toda la mañana trabajando como fontaneros, granjeros, cavando zanjas y manchándonos de lodo todo el cuerpo. Pero nos sentíamos cómodos y ciertamente graciosos en ese rol de emprendedores que andaban buceando en la creatividad cibernética para ofrecer un buen producto al público que lo necesite al mismo tiempo que reíamos sobre lo surrealista que resulta vivir en una caravana mientras intentas cocrear cosas interesantes. Había cierto entusiasmo en todo, incluso en las pintas.

Una de las partes más divertidas ha sido cuando hemos empezados a hablar sobre el mundo de las relaciones, las parejas, el amor. Mientras repasábamos los últimos detalles del proyecto le contaba con cierta gracia que un chico que vive en una caravana en mitad de un bosque tenía pocas posibilidades de ligar o encontrar una pareja. Más tarde le escribía a una amiga sobre el oficio de espantapájaros. Cuando siento interés por una chica o veo que alguna pobre despistada lo siente por mí me pongo muchas veces el disfraz de espantapájaros.

Lo del espantapájaros viene de mis días de gloria material, por decir algo. Era fácil atraer parejas aparentemente nobles y duraderas cuando las cosas iban viento en popa. Si eres joven, con algo de dinero, alguna propiedad y un futuro de éxito la suerte en el mundo de las relaciones está garantizada. Pero descubrí con cierto sabor amargo que cuando lo pierdes todo, te arruinas un par de veces y te quedas sin nada las parejas (a veces también los “amigos”) huyen despavoridas. Eso fue una gran lección de vida, y desde entonces decidí convertirme en un espantapájaros para evita futuros malentendidos. Así, cuando una chica se acerca, primero saco mi nariz de zanahoria y le recuerdo, como hacía Oliverio Girondo, que hay que saber volar. La profundidad del mensaje es encriptado, pero muy claro: soy un chico pobre, cargado de deudas que vive en una caravana en mitad de un bosque frío y helado y que además le importa un pito el sexo, excepto si la mujer tiene los senos como magnolias o un cutis de durazno y además sabe volar, donde, ante la tentativa de una belleza hermosa, uno puede hacer alguna vital excepción. Ante este expediente y expectativa, casi tengo un cien por cien garantizado que las chicas desaparezcan de forma instantánea, y además, rotundamente, sin oportunidad para al menos poder exhalar algún poema o llevarla a volar. ¿Para qué? ¿Quién querría estar con un elemento así? Mi éxito como espantapájaros está garantizado. Todas huyen.

Pero no es algo que me preocupe en exceso, aunque algunas noches admito, como la de ayer, que se siente cierta pena o cierta soledad extraña. Luego llega la mañana, uno se relame de todas las heridas y se pone a trabajar como fontanero, leñador, granjero, electricista o todo aquello que la comunidad requiera. Por la tarde, desaliñado y sin duchar, termino en un precioso lugar con el amigo Iván riendo de todo esto y viendo de paso pasar a todas aquellas chicas que nunca se acercarán a mi aliento insecticida, mi nariz de zanahoria o mi cutis de papel de lija. Como diría el poeta, si no saben volar pierden el tiempo conmigo. Así que sigamos disfrutando de ser un perfecto idiota, espantapájaros de profesión y altivo poeta insufrible.

Anuncios

6 thoughts on “Sobre el oficio de espantapájaros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s