Renunciamos a tener razón, por eso votamos a PACMA


cuadros-de-dali-mariposa

Así como la rata no abandona la despensa, la gente no abandona al rey mientras crea en la existencia de la comida en su almacén”. David Malo, jefe hawaiano.

¿Puede existir la humanidad sin gobernantes ni gobernados? Se preguntaba el antropólogo Marvin Harris en su “Jefes, cabecillas, abusones”. El deseo de tener poder por el poder ya lo mencionó Hobbes. De alguna forma, tenemos implantada una semilla que necesita reconocimiento. Todos estamos predispuestos genéticamente a una necesidad de amor, aprobación y apoyo emocional. Y en muchas ocasiones, eso puede distorsionarse hasta convertirse en necesidad de poder, que no sería mas que un exceso de falta de amor, aprobación y apoyo emocional en dosis considerables. Es decir, la escasez y la carestía a según que niveles pueden ocasionar una perversión de distinto calado. El poder a veces viene asociado a ese requerimiento de poseer aprobación, admiración y respeto, es decir, mayor prestigio sobre los demás.

Hace unas semanas, y en un momento quizás inoportuno, dos personas de talante diferente nos llegaron a llamar egoicos y casta. Simultáneamente siempre pensamos que cuando alguien ve en ti algo oscuro o sospechoso es porque dentro de la otra persona, a modo de reflejo, existe tal naturaleza. Si alguien nos llama vanidosos es porque la otra persona solo puede ver eso mismo que alberga su naturaleza. Los seres amables y generosos ven en los otros precisamente aquello que llevan dentro. Aquí lo podemos ver todos los días. Cada uno nos da su parecer gratuitamente sobre lo que cree de nosotros, que no es más que aquello que recibe de su interior. A modo de un consumo conspicuo, como lo acuñó Thorstein Veblen en su “Teoría de la clase ociosa”, generalmente queremos imitar y emular aquello que deseamos, y cuando no lo conseguimos, deseamos destruirlo mediante el chantaje, la envidia o el desprecio. Con el poder ocurre lo mismo, si no podemos conseguirlo, lo aborrecemos y lo despreciamos. Pero en el fondo, todos lo deseamos.

El poder y la riqueza intimidan. Muchos de nosotros aspiramos a poseer todo aquello cuanto deseamos, sin reconocer en nosotros nuestras propias limitaciones. El otro día, observaba atento como un señor de anciana edad, de apariencia humilde y alegre sonrisa depositaba su voto presumiendo de que lo había hecho al partido conservador en el poder. Me preguntaba atónito como además de aquel hombre humilde millones de ciudadanos seguían votando a un partido corrompido hasta la médula por casos de corrupción y otras traperías. No hay mucha diferencia entre la intimidación que los antiguos reyes ejercían sobre las clases populares, las cuales creían a pies juntillas que sus poderosos tenían descendencia divina, y la intimidación que los nuevos poderosos ejercen sobre nosotros. En el fondo, todos queremos reconocimiento, o lo que es lo mismo, todos aspiramos a cierto poder, a cierta riqueza, ya sea material o afectiva. El votar a unos u otros no es más que satisfacer ese afán de reconocimiento grupal, de afectividad necesaria.

Cuando ella votó al partido animalista sentí cierta extrañeza. Unos comicios tan importantes, que para algunos eran considerados plebiscitarios, y ella terminaba votando a un partido que no tenía ni una remota posibilidad de influenciar en el curso de los acontecimientos históricos que se venían encima. Tardé meses en entender su posicionamiento, al mismo tiempo que tardé meses en hacerlo mío propio. Ella no necesitaba poseer ningún tipo de razón. No necesitaba mendigar prestigio, ni afecto grupal, ni esperaba admiración ni nada que tuviera que ver con ningún tipo de búsqueda de poder o riqueza material o afectiva. Se limitaba a defender una causa y no renunciar a sus principios y libertad por la misma. El resto, de alguna forma, sentimos cierta lealtad al poder, a los superiores que viven la vida ociosa, a las riquezas y privilegios. De alguna forma aspiramos a ser como ellos, a emular sus costumbres, sus formas de vida, sus manías consumistas. De alguna forma nos convertimos en egoicos abatidos o en casta, siempre con nuestro propio estilo, con nuestra disimulada careta.

La historia nos hace recordar que el poder solo es posible mediante la violencia. Antiguamente los hombres poderosos hacían uso de la guerra para motivar a sus súbditos obediencia y sumisión. La violencia solo fue un germen necesario para dominar unos sobre otros. Cuando veíamos los debates televisivos entre los candidatos al poder podíamos ver esa violencia congénita en los gestos, en los mensajes, en las palabras. Como si nada hubiera cambiando en estos miles de años.

Nosotros, estupefactos, callamos y dimos la espalda a ese sistema, a esa formación mafiosa del Estado, como la llaman algunos teóricos. Nos fuimos a los bosques para aprender sobre la benevolencia y la generosidad primigenia. Sin violencia, sin orgullo, sin nada. Antes que aceptar toda esta mentira, huimos a tierras de nadie y territorios sin explorar. En todo caso aprendemos de la vida y la experiencia totalmente desnudos, volviendo a nacer en estos bosques profundos desde la escasez acompañada de riqueza interior. Observamos y nos retiramos sin pretender tener razón, y acabamos, en silencio, votando a PACMA.

(Ilustración: de Salvador Dalí).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s